DELIRIOS DE AZNAR Y LA MAYORÍA ABSOLUTISTA DEL PP

 

altUna nueva propuesta surrealista de Aznar y el “abuso de poder” del PP en la polémica nueva ley de seguridad ciudadana han centrado los focos de la política español en la última semana. El pasado lunes, el secretario de organización del PSOE,

 

 

 

 

Una nueva propuesta surrealista de Aznar y el “abuso de poder” del PP en la polémica nueva ley de seguridad ciudadana han centrado los focos de la política español en la última semana. El pasado lunes, el secretario de organización del PSOE, Oscar López, calificaba los dos primeros años de Rajoy como la legislación “de la mentira y el recorte”. Además, añadía que su partido ha respondido al “cambiazo que ha dado el PP a los ciudadanos” con un proyecto político alternativo con varias iniciativas, por ejemplo la reforma fiscal y la reforma democrática, que llevarán próximamente al Congreso.

 

alt

 

Por otro lado, el PSOE se mostraba satisfecho con la decisión del PSC de cerrar filas en torno a Navarro y acallar el sector crítico, ya que pronostica menos indisciplina de voto en el Congreso. En Vic, Fernández Díaz homenajeaba los agentes fallecidos en el atentado contra la caserna de la Guardia Civil, días antes que el único condenado quede en libertad por la derogación de la doctrina Parot. El ministro de Interior aprovechaba la ocasión para enviar un recado al alcalde de Vic, al que no invitó porque “prefería que fuéramos los que queríamos ser”. Vila d’Abadal le contestaba reprochándole que usara las víctimas del terrorismo para intereses políticos.

 

El martes Aznar volvía a sus andadas nacionalistas, tensando la cuerda con Catalunya y recordando a Rajoy quién mueve los hilos. Dos semanas después de reclamar un gran pacto político para combatir el terrorismo “igual que se hizo con ETA”, el expresidente se mostraba partidario de recuperar la pena de prisión de cinco años para los que convoquen un referéndum ilegal. El sueño húmedo de ver a Mas entre barrotes para custodiar la sacrosanta unidad nacional.

 

El tercer día de la semana el relevo light lo cogía Sáenz de Santamaría: acusaba CiU de quejarse de invasión de competencias y, al mismo tiempo, pedir dinero, por lo que pedía coherencia a la formación catalanista. Y en los pasillos de la Moncloa ya se gestaba la nueva ley de Seguridad Ciudadana con opiniones contrapuestas: para el PSOE es una manera de reprimir la libertad por vía gubernativa mientras que Rajoy negaba que quiera poner una mordaza a los ciudadanos sino simplemente garantizar “su libertad y seguridad”.

 

El jueves Rajoy rememoraba el ‘catalán en la intimidad’ de Aznar para pedir literalmente ‘seny’ a Mas e insistir en su letanía unidireccional: que la soberanía nacional reside en todos los españoles. En materia económica, el presidente del Gobierno predecía menos paro en 2014 y 2015 pero descartaba bajar el IVA. Finalmente, el Senado aprobaba el capricho educativo de Pert y la LOMCE salía adelante gracias al único pero suficiente apoyo del PP.

 

La semana ha concluido con las reflexiones de Rubalcaba, según el cuál los socialistas no dan por perdida Catalunya ya que el PSOE y el PSC “comparten un proyecto socialdemócrata y una misma visión territorial”. Por su parte, Rajoy afirma que su intención es no hacer ninguna remodelación del Gobierno en toda la legislatura.

Revista Rambla - Suscriptores

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*