DEBATE DE POLÍTICA GENERAL EN EL PARLAMENT DE CATALUNYA: OTRA OPORTUNIDAD PERDIDA

altEl debate de política general en el Parlament de Catalunya ha vuelto de nuevo a poner en evidencia tanto la incapacidad del gobierno catalán y del parlamento para dar respuesta

 

 

El debate de política general en el Parlament de Catalunya ha vuelto de nuevo a poner en evidencia tanto la incapacidad del gobierno catalán y del parlamento para dar respuesta a las demandas de la calle, pero como también la carencia de alternativas claras ni a nivel económico y social ni a nivel democrático nacional. Hay quién ha escrito “Empiezan los pasos hacia atrás”. No le falta elementos de razón, pero más que pasos hacia atrás son aplazamientos sucesivos de una crisis imparable.

 

alt

 

Los temas económicos: recortes no pero porque Madrid nos obliga.

Según las intervenciones de todos los representantes de los grupos parlamentarios políticos, esto es el que más les preocupa puesto que es el primer tema planteado en las encuestas sobre que lo piensa la gente de la calle. Según también todas las intervenciones: no quieren más recortes y no se pueden aceptarpero se repite el mantra de “Madrid no nos deja”. Genial, ya lo hemos oído demasiadas veces: es lo mismo de Rajoy que no quiere subir impuestos pero lo hace porque Bruselas le obliga. Una vez más, el arco parlamentario catalán apoyó este razonamiento y la grandilocuencia de las palabras se impuso a la tozudez de la realidad. En el debate de política general, una vez más se han puesto las bases para unos presupuestos para 2014 donde habrá recortes “por imposición de Madrid”.

 

Pero esto no es cierto. Habrá recortes porque las prioridades de los grandes grupos parlamentarios no son las mismas de la gente: abordar el problema de la desnutrición infantil; el paro, que se agrava con los trabajadores públicos que despide CiU -15.400 trabajadores públicos parados más solamente en  2012-; recortes salariales y de condiciones de trabajo que continuaran en 2014 y en 2015; porque con o sin prórroga de presupuestos, ahora “es necesario” suprimir 74 camas en el Hospital Clínico de Barcelona para ahorrar 17.5 millones más

Porque no hay una sola resolución, de las decenas que se votaron, que fuera tajante y clara y que dijera simplemente: primero se prioriza la atención a las personas que el pago de la deuda a los bancos. Sólo dejando de pagar los intereses de 3 días (estamos pagando 5,8 millones diarios) garantizamos las camas del Hospital Clínico. Los 34 millones de las becas comedor representan una semana… o las pagas de los más de 300.000 trabajadores y trabajadoras públicos, son 4 meses de pago a la ínfima minoría del capital financiero. Todo el recorte del 2013 es menos que los intereses pagados a los bancos, o un 10% de los 16.000 millones que se han pagado a los bancos si sumamos las amortizaciones. Al contrario, preparándose ya paras los próximos recortes que piensan hacer, CiU y ERC han votado una resolución que dice que poco a poco los recortes serán reversibles… o sea que seguirán recortando.
 

El tema estrella: la respuesta a la Vía Catalana de la Diada, se aplaza

Ya dijimos en su momento que el Pacto del Derecho a decidir  hipotecaba el futuro a las negociaciones con el régimen monárquico y a la permanencia en la UE, pero se hacía “de puntillas” bajo la presión de la Diada de 2012 y a unas elecciones que debilitaban la propuesta estrella de CiU -que le permitía compaginar todos sus intereses– del Pacto fiscal. Pero ahora, con El Manifiesto del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir elaborado por Joan Rigol, dirigido a Foment del Treball (la patronal catalana), al PSOE y a las presiones internas del capital financiero expresadas por Unión Democràtica de Catalunya, se cierra cualquier respuesta real a las aspiraciones de la calle. Entre el pueblo y el régimen: CiU, con ERC, IC-EUiA y PSC, hacen piña para condicionarlo todo a los acuerdos con la burguesía española y con los mercados europeos. Si el primero ya contendía todas las contradicciones, este de ahora es su versión más explícita.
 

Pero ERC necesitaba alguna contrapartida para vender a su electorado. Es la segunda resolución votada: la que limita los juegos con Madrid hasta final de año, pero que tampoco le dice al millón de personas de la Vía Catalana de 2013 que pasará después. Si Rajoy dice no, ¿Garantizarán la consulta?; o si Madrid dice si, como está tratando conseguir Duran y Lleida, con una enrevesada pregunta que divida el voto, ¿Lo aceptarán?; o ¿Se entrará en la convocatoria de las elecciones plebiscitarias? En realidad, se aplaza el choque tres meses, con el visto bueno de CiU, ERC, IC-EUiA, y el añadido de la CUP-AE.
 

Sigue sin consolidarse una alternativa sólida

Para nosotros, que hemos apostado por la CUP-AE como alternativa, esta es la gran preocupación. A nivel económico-social, se presentó una batería de propuestas, algunas muy acertadas (propuestas desde movimientos sociales), pero sin hacer hincapié en una que pudiera responder al centro de la desazón y de la impotencia, -“porque no hay dinero”que tiene la gente: ligar recortes y deuda, anteponiendo la gente y empezar un trabajo amplio y de base para parar los presupuestos.

Pero lo más grave es el aval político de la CUP-AE a la resolución con CiU, ERC y IC-EUiA, una posición que se agrava con la abstención ante el Manifiesto de Rigol. No se puede caer en el juego parlamentario y correr desesperado detrás las propuestas que nos hagan los partidos burgueses y reformistas: hay que ser sólido y coherente hacia las demandas centrales de la gente. La Vía Catalana pidió el día, la hora y la pregunta de la consulta –es la segunda vez que un millón de catalanes lo pidey no se presentó una resolución nítida que responda a esto: con propuesta de fecha y pregunta, y evitando los condicionantes… En lugar de hacer esto se cayó en el juego de las presiones,… y acabó avalando un plazo más para poner fecha y pregunta, facilitando las negociaciones de unos y las maniobras dilatorias de los otros que quieren, aplazar –si no evitarcomo sea, el choque que comporta dar una respuesta a las demandas de la Vía Catalana de la Diada 2013.
 

¡Es una lástima! Es otra oportunidad perdida de la CUP-AE, para consolidarse como lo que creemos y queremos que sea: una alternativa real, con el máximo apoyo social, en ruptura con el régimen monárquico y el sistema capitalista y al servicio de los trabajadores y los pueblos.
 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*