¿Se necesita reforzar la relación de pareja? No importa el tiempo que tengan juntos, hay aspectos fundamentales que pueden mejorarse para hacer avanzar la convivencia y llevar a cabo los objetivos a corto y largo plazo. Aquí hay siete sugerencias para mejorar el vínculo y apreciar cada segundo del tiempo juntos.

Tiempo

Hay que dedicar tiempo a la relación, aunque ello supone también que cada miembro de la misma tenga espacio para sí mismo y sus actividades. No se trata de hacer todo juntos ni de invadir el espacio y las actividades del otro. Esto podría ser agobiante.

Aunque la rutina diaria sea tediosa y cada quien tenga su gran cúmulo de responsabilidades, hay que establecer un cronograma de cosas para hacer juntos, al menos una vez a la semana.

 

Obviamente, esto estará determinado por los gustos de cada quien y las cosas en común. Puede ser desde ver una película enrollados en un relleno nórd ico para parejas, pasando por hacer senderismo o kayak en un río o ir a una ópera o teatro.

Compartir juntos las experiencias y descubrir nuevos lugares es algo recomendable para tener tiempo de calidad y de pareja.

Salir de la rutina

A pesar del ajetreo diario, hay que mantenerse abierto a participar en los planes de la pareja, sonreír y dar lo mejor de sí mismos en la relación. Al hablar de salir de la rutina, no se trata de pasar unas vacaciones en París. Los pequeños detalles distintos del día a día son los que construyen con una relación sólida y duradera.

Traer un chocolate para compartir después de la cena o una flor comprada antes de llegar a casa, así como sentarse en la terraza un rato y tomar un trago tras llegar del trabajo son buenas opciones para romper la rutina y hacer algo diferente.

Comunicación y confianza

No puede haber relación de pareja estable sin que haya una mejor comunicación. Esta es vital para crear confianza. Hay que tomar en cuenta que la pareja es una persona que se conoce y que, en un principio, es alguien completamente extraño.

Por eso hay que conocerse y comunicarse. Posiblemente existan puntos divergentes en cómo hacer las cosas, gustos por alimentos o cómo llevar la rutina diaria.

Cuando estas diferencias surjan lo mejor es aclarar lo que gusta y lo que no. Decir lo que se piensa sin herir sentimientos ni minimizar a la otra persona es lo que trae acuerdos y negociaciones en una relación.

Escuchar siempre

Mientras hay un esfuerzo constante por entenderse a uno mismo y reaccionar ante la vida, no se debe dejar de prestar mucha atención a las preferencias, opiniones y problemas de la pareja.

Todo hay que conversarlo y escuchar al otro permitirá que no se vayan generando resentimientos o se pierda la magia. Una pareja es un equipo compuesto por dos individualidades que tienen que compenetrarse para sacar la relación adelante.

Hay que evitar a toda costa el “tú no me escuchas”, “no soy prioridad para ti”. Ese tipo de frases enlodan la relación.

Demostrar cariño día a día

Expresar regularmente el amor por la pareja es algo esencial. Hay que recordar el día en que ambos se conocieron y enamoraron y jamás deben dejarse a un lado las muestras físicas de cariño.

Abrazos, sonrisas, caricias y besos deben estar presentes en la cotidianidad para alimentar más el amor y afianzar la relación.

No es una competencia

Como ya se dijo, ser una pareja es ser un equipo para enfrentar la vida. Esto implica pensar y actuar juntos en las ideas y en la solución de los problemas cotidianos que pauta la vida. No hay que presumir de los conocimientos o habilidades como superiores.

La vida de pareja no es un partido de fútbol, hay que compartir las perspectivas y apoyarse mutuamente.

No criticar

Como nadie es perfecto, es posible que se empiecen a ver más defectos en la pareja a medida que pasa el tiempo. Practicar la tolerancia y el respeto en lugar de intentar corregir o reprender es lo más recomendable. Si hay algo que no sea del agrado del otro, no hay nada que no resuelva la comunicación.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: