La creación de nuevas empresas está expandiéndose cada día más a través de las sociedades que permiten acrecentar el negocio con el capital necesario. Por ello, lo habitual es que las empresas funcionen a través de una sociedad, en la que se requiere el asesoramiento abogados expertos en el área.

El objetivo es que la empresa esté preparada para identificar los riesgos que se puedan producir en la empresa o la sociedad mercantil, ofrecer respuestas óptimas y concretas para evitarlos, o bien remediar cualquier situación desfavorable. En este sentido, el asesoramiento de los abogados concursal y mercantil es fundamental para proteger los intereses de la empresa y sus socios.

¿En qué consiste el derecho concursal y mercantil?

El derecho concursal y el mercantil no están tan alejados. Ambos conforman un conjunto de ordenamientos que ofrecen soluciones en cuanto a las sociedades de una empresa. En primer lugar, el derecho concursal funciona en las sociedades mercantiles para resolver situaciones complicadas con respecto a los ingresos y obligaciones de algún socio.

Se enfrenta a la insolvencia financiera, que es cuando el deudor no cuenta con los recursos para realizar los pagos correspondientes a los acreedores. La vía de actuación son los convenios, cronograma de pagos, liquidaciones, etc. para satisfacer los intereses de cada socio o acreedor.

Por su parte, el derecho mercantil se encarga del proceso para la creación de empresas comerciales, sus relaciones, funcionamiento y otros aspectos. También busca regular la relación de las empresas con las sociedades mercantiles creadas. Es tipo de derecho sujeto a las modificaciones modernas e invenciones tecnológicas que influyen significativamente en las relaciones de socios y terceros. Por ejemplo, los procesos mercantiles virtuales que antes era sólo presenciales pueden regularse con eficacia desde el asesoramiento de un abogado.

Es así como el derecho concursal y mercantil están latentes en todo el mundo con gran importancia en los procesos societales debido a la digitalización empresarial. La organización mercantil ahora se realiza de forma automática con sistemas computarizados y papeles con tratamiento digital, mientras que los problemas societales se solucionan con asesoría online en empresas con socios tanto dentro como fuera del país.

¿Cuáles situaciones requieren de un abogado concursal o mercantil?

Es habitual que la sociedad mercantil de una empresa tenga problemas relacionados con el factor económico. Suelen llevarse a cabo enfrentamientos entre los socios inversionistas por la distribución de gastos, reparticiones de ganancias, decisiones económicas y más. A su vez, el conflicto de poder entre socios es otra situación muy común, siendo una solución la asesoría de un abogado mercantil para determinar el rol de cada socio.

Otra situación es el conflicto de la visión de futuro por parte de los socios que tienen desacuerdos con respecto a la gestión de la empresa para el mercado futuro. Es ahí cuando el abogado mercantil puede intervenir para llegar a acuerdos en beneficio de todos. El papel del abogado concursal también es importante en estos casos porque orienta sobre los convenios, pagos, retiros o acciones para resolver cada situación.

Soluciones para evitar conflictos mercantiles y societales

Una de las mejores soluciones para evitar que existan conflictos entre los socios de una empresa es buscar el asesoramiento de un abogado experto en derecho concursal y mercantil. De este modo, es posible establecer una prevención con acuerdos o pactos para que cada socio conozca su rol y cumpla con sus responsabilidades. Para evitar los conflictos en el presente y futuro, se recomiendan las siguientes soluciones:

  • Asesoramiento a inversores: para que la empresa gestione con eficacia los activos e inversiones puede contar con el asesoramiento legal para los procesos concursales.
  • Asesoramiento mercantil: es ideal para la gestión diaria de la empresa manteniendo la estructura jurídica mercantil más óptima.
  • Asesoramiento tributario: facilita las operaciones fiscales, planificación fiscal y costes tributarios a escala nacional e internacional.
  • Asesoramiento laboral: permite que las empresas configuren sus relaciones laborales en el ámbito legal para anticiparse a las necesidades sociales de los empleados, como el coste de la Seguridad Social.

Es fundamental que las empresas se asesoren en los distintos ámbitos del derecho concursal y mercantil para evitar malentendidos y problemas societales en cuanto a la gestión empresarial. En consecuencia, se genera un alto nivel de confianza entre los socios que disminuye los riesgos de inversión, acciones, capital, etc. Los abogados hacen énfasis en cómo prevenir o solucionar los posibles conflictos con el asesoramiento jurídico en beneficio de la empresa y sus socios.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: