Maria Meluck Blanville

Maria Meluck, al oír que buscaba a la condesa, la cogió con fuerza —estaba desmayada— y la llevó a un granero apartado donde se hallaba el maniquí, y por última vez recurrió a su arte: puso a la condesa en los brazos del maniquí que apretó sobre su pecho con […]