Es difícil encontrar a una persona que no le guste viajar. Conocer nuevos lugares, culturas, gastronomías, personas es realmente fascinante. Pero esa experiencia puede acarrear contratiempos y estresar a los viajeros.

Algunas etapas pueden traer desafíos, como, por ejemplo, elegir las acomodaciones, planear las actividades, contratar un seguro, entre otros ejemplos. Vé los problemas más habituales en viajes y cómo evitarlos.

Problemas con transporte

Uno de los mayores miedos de los viajeros es perder el tren, el avión o el autobús. Si eso ocurre, la única solución es sacar un nuevo billete. Solo puedes reclamar a la compañía si la pérdida se debe a un problema de la empresa.

Por eso, es esencial planear adecuadamente los tiempos de salida y llegar con antelación a aeropuertos y estaciones. Es preferible contar con tiempo de sobra que arriesgarse a perder el transporte y comenzar el viaje con mucho estrés.

Si viajas en tu propio vehículo, es recomendable revisar tu coche con antelación, especialmente si hay algún indicio de problema grave. Ese es un cuidado básico para prevenir accidentes o contratiempos.

Documentación

Especialmente si el viaje es al extranjero, es esencial investigar la documentación necesaria para viajar. Un problema muy común es no disponer de los documentos que te piden para viajar — y esto puede impedirte de tomar el vuelo.

Por eso, es importante renovar tu pasaporte. Lo más común es que el país te pida por lo menos 90 días antes de caducar. También es recomendable no esperar a la última semana para renovarlo.

Otro problema común sobre la documentación es su pérdida, por robo o por despiste. Por eso, antes del viaje, es importante escanear tus tarjetas y documentos, y tenerlos bien guardados en un lugar diferente de emergencia. Además, es obligatorio poner una denuncia policial y buscar la embajada y el consulado.

Pérdida de equipaje

Otro problema común en viajes es la pérdida de equipaje. Por eso, es recomendable no poner objetos de valor en tu equipaje. Lo más aconsejable es llevarlos contigo. Si ese problema ocurre, debes hacer una declaración de valor ante la aerolínea y conservar siempre el número asociado a tu maleta, ya que esto es esencial para que la empresa pueda investigar lo que ocurrió.

Si viajas en tren, no podrás recuperar tu equipaje, pues las compañías no se hacen responsables. Por eso, si usas ese tipo de transporte, pone atención en tu equipaje al máximo.

Enfermedades

Otra situación que ningún viajero quiere vivir es tener alguna enfermedad. Ese tipo de situación puede traer problemas serios, como deudas, si no tienes contratado un seguro para tener una cobertura total de los gastos con servicios de salud.

Por eso, busca un seguro médico con una buena cobertura, para evitar no sólo gastos, sino también el estrés de buscar hospitales y equipos de salud. Con un buen seguro, puedes saber rápidamente dónde puedes ir en caso de problemas de salud. Otro cuidado importante es llevar tu cartilla de vacunaciones, especialmente si viajas a países con enfermedades inusuales en tu país de origen. Ve si hay vacunas obligatorias para acceder al destino y, si hay, providenciales.

Problemas con el alojamiento

Con Internet, es rápido y fácil buscar un alojamiento. Pero eso requiere atención e investigación exhaustiva antes de reservar. Eso puede ocurrir a través de la lectura de las opiniones de otros viajeros, la consulta a diferentes fuentes para tomar una decisión informada.

También es recomendable investigar sobre el hotel o alojamiento — si tienen problemas judiciales o denuncias de cualquier tipo. Si conoces personas que viven o que hayan visitado tu destino, busque recomendaciones de hospedajes para evitar.

Si encuentras problemas con tu alojamiento al llegar, es necesario comunicarlo de inmediato con la recepción. No dejes para hacerlo después de unos días. Si el hotel no provee una solución satisfactoria, contacta a la plataforma de reserva para buscar alternativas. Para eso, es necesario tener en mano los detalles de la reserva y la documentación.

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: