Spectre

altVisionar una nueva película de la saga de James Bond es como un “déjà vu” que me acompaña desde la primera de James Bond, Agente 007 contra el Dr. No, allá por los años sesenta. Vuelven los productores con la entrega 24. Spectre recupera la organización Spectra, que ya apareció en los orígenes de la franquicia, en aquel James Bond de Sean Connery y el biquini de Ursula Andress.

 

 

 

alt

 

Visionar una nueva película de la saga de James Bond es como un “déjà vu” que me acompaña desde la primera de James Bond, Agente 007 contra el Dr. No, allá por los años sesenta. Vuelven los productores con la entrega 24. Spectre recupera la organización Spectra, que ya apareció en los orígenes de la franquicia, en aquel James Bond de Sean Connery y el biquini de Ursula Andress. Spectre tiene un arranque espectacular, como en todos los comienzos Bond, un homenaje al plano secuencia de Welles en Sed de Mal. El presupuesto para rodar esa secuencia equivale al de varias películas españolas. Una repetición de otros inicios, Unos créditos de Daniel Kleinman, viscosos, oscuros, pero muy efectivos, un autohomenaje a otros créditos de antaño del mismo autor, estas imágenes dan paso a la nueva historia de Bond, por cuarta vez Daniel Craig vuelve a protagonizar a este rudo, aunque elegante y seductor agente secreto, mientras de fondo suena la voz de Sam Smith y la música de Tomas Newman

 

Después de tantos años James Bond sigue luchando contra el mal, el mal en esta película es Franz Oberhauser (Daniel Craig) y la organización Spectre, un pulpo de muchos tentáculos y muchas caras que nos hace un repaso a casi todos lo capítulos de 007. 

 

De las calles ruidosas de ciudad de Méjico, durante la celebración del día de los muertos, viajaremos al Londres post Skyfall, Italia, montañas nevadas y desiertos calenturientos. Desde el inicio de la película la muerte aparece constantemente como metáfora, como realidad y como una fantasmagoría que impregna todo el metraje, el director en su segunda colaboración con la saga, nos pasea por el mundo para mostrar la decadencia de un agente secreto que utiliza métodos que ya no se consideran necesarios en este nuevo mundo cibernético donde un “dron” es capaz de ejecutar a un “enemigo” en la distancia. Ese es el meollo de la película, la posible desaparición de los 00. Un nuevo intendente del M16 quiere jubilar a los james bond de turno, pero sabemos por experiencia que es difícil acabar con la gallina de los huevos de oro.

 

Supongo que los tiempos han cambiado, y lo políticamente correcto es no mostrar a ese James Bond chulo y ligón de las primeras aportaciones, con esas escenas entre eróticas y humorísticas satirizadas por el Austin Powers sesentero. Ahora nuestro 007 tiene que lidiar con las chicas Bond en horario infantil, ni la Lucía Sciarra (Monica Bellucci), ni Madeleine Swann (Léa Seydoux), produce tensión erótica, parece que hay un endurecimiento o cansancio producido por los años vividos por el personaje de James Bond.

 

Los fans de la franquicia van a recibir más de lo mismo, poca cosa más que no hayan visto en otras películas, pero también algunas sorpresas, no por anunciadas o desmentidas siguen siendo sorpresas. Repeticiones actualizadas de esas peleas imposibles en espacios reducidos, trenes borregueros que asemejan el Orient Express del desierto sahariano, sádicas e innecesarias torturas y destrucciones apoteósicas. Una compacta aunque cansada actuación de Daniel Craig, que sigue siendo de lo mejor de la película, dando la replica a ese clásico y omnipresente malvado, el oscarizado Christoph Waltz. Aunque en esta ocasión los secundarios, tienen un papel mucho más activo que en otros capítulos, Ralph Phiennes como un M reivindicativo, Andrew Scott como C, el ejecutivo que quiere aplicar un ERE a los 00, Ben Whishaw como Q y sus artilugios, cada vez menos espectaculares y hasta repetidos. Dave Bautista como el malo, malísimo Sr. Jinx. Las chicas como en toda la saga, secundarias, aunque bellas. Breve Monica Bellucci, según reza la publicidad la chica Bond de más edad, Naomi Harris dando la nota de color como Moneypenny y Léa Seydoux, preciosa, que lo mismo actúa en una Misión Imposible que en la última de Bond. 

 

Spectre está tan llena de detalles a modo de juego de trivial de la saga, parece una recopilación de todos los James Bond. Sam Mendes (Skyfall) continúa con la parte humana y familiar de Bond, tema que ya tocó en su anterior película, y nos ofrece un espectáculo para fin de semana de palomitas y refresco.

 

Estreno 6 de noviembre de 2015

 

alt

 

Director: Sam Mendes 

Guión: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade, basado en la creación de Ian Fleming

Reparto: Daniel Craig, Ralph Fiennes, Ben Whishaw, Naomie Harris, Rory Kinnear,Christoph Waltz, Léa Seydoux, Monica Bellucci, Dave Bautista, Andrew Scott… 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*