Existen en ocasiones frases milenarias como las anteriores que inducen a la reflexión, cautela, sensatez, sentido común, etc. sobre todo, ante la fragilidad extrema de una Economía de recorrido inseguro y deambulante, en la cual causan estragos los precios de alimentos, y otros.

En nuestra opinión, obviamente un ciego sería el Gobierno, y el “acompañante”, los ciudadanos privados de recursos.

Cito, al Poder y Socios de mutua conveniencia, en la creencia de que en un año de Elecciones “aminorará y endulzará” ante los votantes, mediante cantos de sirenas, la descalabrada economía actual.

Suele ser un acto clásico en política, y no me duelen prendas, reconocer que otros Partidos ya lo hicieron en la legislatura anterior y repetirían, sobre todo, cuando comienza a producirse “entre bambalinas” el estado de pánico que produce la sospecha de ser ignorados a medida que se aproximan las Elecciones a través de encuestas no satisfactorias que comienzan a aflorar en las respectivas sedes.

Recuerdo en junio 2018, Columna titulada: HIGIENE POLÍTICA TARDÍA DEL PP (modificadosobraspublicas.com) en cierta forma admonitoria del desastre electoral de dicho partido en abril 2019, con la pérdida de 3.7 millones de votos.

Algo similar podría ocurrir dentro de un año, pero en distinta dirección, si un número suficientemente ingente, se decidiera dar la espalda a Paridos Políticos en las urnas, no acudiendo a ellas. Los cuales deciden legislatura tras legislatura, renunciar a la REGENERACIÓN POLÍTICA, “Alma Mater” de cualquier regeneración de un país.

El pasado mes de agosto, les ofrecíamos los Índices de confianza del euro barómetro respecto a la opinión de los españoles sobre los Partidos Políticos; Congreso y Gobierno: ¡DEPLORABLES!, absteniéndome de repetir sus porcentajes altamente negativos.

Hace unos días, ANTENA 3, daba a conocer, tres meses después, una Encuesta sobre Tendencias Sociales elaborada por el CIS gubernamental, incluyendo a los mismos protagonistas que el EUROBARÓMETRO, más un nuevo componente: LOS SINDICATOS.

Digo yo, ¡que algo tendrá el agua cuando la bendicen!, y ese nuevo desplome podría significar un nuevo síntoma electoral de ignorancia en ciernes hacia los Partidos. Es decir, una forma de rechazo legítimo adelantado a quienes pretenden representarnos.

Por otro lado, en breve dispondremos del IPC adelantado de noviembre, posiblemente, con un mínimo descendente respecto a octubre 2022, que fue del 7,3%, implicando éste, una reducción del -1.6% respecto a septiembre; 8.9.% y -2.5% desde el máximo alcanzado 9.8% en marzo pasado.

Francia, con un 7.1%, ha tenido un IPC inferior al 7.3 de España.

Congratula indudablemente posicionarse ante la Sociedad con un ritmo de descensos hasta un 2.5% en 7 meses, vanagloriándose con tales dígitos, pero sin echar campanas al vuelo, pues no olvidemos que, en los hogares, la repercusión de alimentos y bebidas sin alcohol alcanzaron en octubre + 15.4%, tasa más alta desde 1995, y ese flanco hasta ahora se encuentra desguarnecido, sin frenos ni subvenciones.

Contribuyeron al descenso los “apaños” energéticos, moviendo volatilidades, cuyas oscilaciones en un sentido u otro, acompañan siempre a las alzas o bajas.

Sin embargo, dentro de la objetividad, Italia y Alemania, tuvieron respectivamente, en dicho mes, un 12.6 y un 11.6% de inflación respectivamente, pues existe un mayor nivel de vida, y los supermercados se encontraban llenos en Baviera.

A tenor de los Indicadores del mercado, y nada me alegraría más que equivocarme, creo que el IPC ha tocado suelo con posible breve repunte en los dos próximos meses, tradicionalmente inflacionistas, y a partir de ahí, un mullido 7.5-8.0%, el cual debe predominar, además de las sombras de contracción o ralentización para nuestra Economía, que servirán de preámbulo a 2023, ante un paréntesis de escepticismos.

Según los expertos, se abre un brumoso y amplio abanico de pronósticos, más claro en CRECIMIENTO, para España, como consecuencia del “bajonazo” de la época pandémica.

En cuanto a INFLACIÓN, ningún experto en su sano juicio se atrevería a pronosticar en España, año de Elecciones, donde las AA PP tienden a endeudarse más, y, algunos políticos aparecerán abrazados a ficticios “Cuernos de la Abundancia”, sinónimos de riqueza y prosperidad como si estuviésemos en la Mitología Griega.

En otro orden de acontecimientos, en próximas Columnas, si lo permiten, me tomaré nuevamente la licencia de opinar sobre esta especie de “Rosario de la Aurora dialécticamente descarnado”, que se viene produciendo a través de distintos “desaguisados” en el panorama político.

Articulista en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Doctor en Derecho por la U.C.M. (Cum Laude). Licenciado en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas. Caballero de Mérito de la Real Orden (Noruega).

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.