Panrico pagó a UGT y CCOO para imponer la paz social ante los ERE’s

 

 

altEl 16 de octubre de 2015 la Audiencia Nacional sentenciaba (1) a Panrico-SAU a indemnizar a CCOO por haberle cortado la financiación acordada en el 2011 de 30.000 euros por año, dos liberaciones completas más extras. 

 

 

El 16 de octubre de 2015 la Audiencia Nacional sentenciaba (1) a Panrico-SAU a indemnizar a CCOO por haberle cortado la financiación acordada en el 2011 de 30.000 euros por año, dos liberaciones completas más extras.

 

alt

 

Pero en el texto de la Audiencia sale todo el preparativo de la dirección de Panrico y las direcciones de CCOO y UGT para imponer los dos ERE’s a los trabajadores: cientos de despidos y una brutal rebaja salarial para dejar la empresa a punto para la venta a Bimbo.

 

PANRICO PONE PRECIO AL COMPROMISO DE CCOO Y UGT

 

El 5 de abril de 2011 la dirección de Panrico suscribe un acuerdo con la Federación Agroalimentaria de CCOO (FEAGRA-CCOO), UGT no quiere firmar otro similar. El texto analiza la “situación difícil” de la empresa y “el importante papel a desempeñar por los trabajadores para afrontar los retos a los que ha de enfrentarse en los próximos años” (¡vaya eufemismo!), y para “contribuir a la mejora del clima laboral” es “necesario dotar de medios suficientes a la legítima representación de los trabajadores”. El objetivo de esos recursos a CCOO es la “búsqueda constante de soluciones negociadas a cuantas controversias pueden surgir en el devenir de las relaciones laborales”. Estos “medios suficientes” tienen “la finalidad de garantizar el desarrollo de manera efectiva de la labor (…) de CCOO dirigida a la consecución de los objetivos reseñados en el presente acuerdo”, son:

 

1.- dos “liberados institucionales” a tiempo completo, con todos los derechos y garantías.

 

2.- “PANRICO aportará a dicha Federación la cuantía de 30.000 € al año”, y esa cantidad se actualiza con el IPC.

3.- “de los gastos derivados de las reuniones entre CCOO y la empresa se hace cargo PANRICO”.

 

O sea, cuando la empresa tiene dificultades económicas decide gastar una importante cantidad adicional en financiar a los dos sindicatos mayoritarios. Pero esa cantidad tiene por objetivo comprar la paz social. Con lo que retrocedan los trabajadores, se recuperará la inversión con creces… ¡una buena inversión empresarial!

 

Y por si no estuviese claro el objetivo de la empresa con el acuerdo, el 6 de junio de 2013, la empresa deja de pagar el dinero acordado a CCOO y le escribe: “el citado acuerdo definía el marco de colaboración entre PANRICO y la FEDERACION AGROALIMENTARIA DE CCOO para que ésta desarrollase adecuadamente su actividad sindical, sobre la base del diálogo, la negociación y la paz social entre las partes.” y considera que CCOO está incumpliendo su parte cuando, por ejemplo, impugna la aplicación del Convenio Colectivo de Catalunya. Panrico propone a CCOO darle 10.000 euros para liquidar definitivamente el acuerdo y “renegociar” uno nuevo. Pero CCOO no acepta y exige sus 30.000.

 

La empresa dice claramente ante el juez que el acuerdo firmado con CCOO “fue un acuerdo mercantil”, que se trata de un “contracto de servicios” y que una parte vulneró su contenido. UGT, que sí firmó todos los acuerdos recibe íntegros el dinero y liberados hasta el día de hoy. La sentencia reconoce que “la empresa extinguió unilateralmente el contrato como penalización por la negativa del sindicato demandante a alcanzar acuerdos con la empresa.”. Pero da la razón a CCOO que dice que no fue un acuerdo mercantil sino una “mejora de derechos sindicales” y que “una cosa es dialogar y otra alcanzar acuerdos, puesto que si lo hubiera hecho, se habría convertido en un sindicato rehén de la empresa a cambio de un precio”.

 

CCOO INTENTA IMPONER PAZ SOCIAL HASTA EL ÚLTIMO INSTANTE

 

Pero así como dialogar no implica acordar, tampoco querer imponer la paz social supone conseguirlo. CCOO intentó por todos los medios imponer la paz social, pero no consiguió doblegar la resistencia de los trabajadores/as. La secuencia no deja lugar a dudas: El 10 de octubre se firma un acuerdo (2) en presencia del propio Gila, UGT y CCOO (incluido el presidente del comité de empresa de Santa Perpètua). En el punto 5 dice: “las partes se comprometen a negociar en un marco de buena fe, procurando el mantenimiento de la paz social”; en el 6: “El presente acuerdo supone la no convocatoria de la huelga objeto del presente conflicto”; en el 7: “La parte social se compromete a que no se desarrolle ninguna jornada de huelga que se inicie el 13 de octubre, para lo que harán las gestiones que en su caso corresponda.” y el punto 8: “En el supuesto que en algún centro de trabajo llegase a desarrollar alguna jornada de huelga que se inicie el 13 de octubre, el presente acuerdo quedará sin efecto”. ¡Faltaban tan solo tres días para el inicio de la huelga! Efectivamente la siguiente reunión ya se hace sin los representantes de CCOO, porque la dirección de CCOO en Santa. Perpètua -a pesar de que lo intenta- no consigue imponer la desconvocatoria de la huelga.

 

Pero esa actitud continúa a lo largo de todo el conflicto: aislamiento de la huelga de Panrico del resto de movilizaciones (Alston…); negar el apoyo material a la caja de resistencia; negativa a pagar el autocar para viajar a Madrid en juicios por el ERE, a pesar que la gran mayoría eran afiliados/as; firma de tres delegados de CCOO del ERE’s que castigaba especialmente a la planta de Santa Perpètua en huelga, uno de ellos es el tal Argimiro (3), delegado LOLS estatal de CCOO; maniobra para aplazar el juicio del 20 de marzo; denuncia pública brutal de la CONC contra los trabajadores/as del 24 de marzo; y por si fuera poco la denuncia explícita del jefe de los abogados del Interfederal de CCOO, Enrique Lillo, el 24 de setiembre de 2014 (4), publicando las cartas en las que demuestra las presiones y amenazas que ha sufrido desde FEAGRA-CCOO para que dejara en indefensión a los trabajadores/as en plena huelga indefinida. No hay ninguna duda: la dirección de CCOO ha defendido con uñas y dientes su parte del trato con Panrico, traicionando la lucha de los y las trabajadoras…

 

¿Cuándo se desprende Panrico de Argimiro? Dice la sentencia: “La empresa consintió que el señor Argimiro estuviera relevado hasta la conclusión del despido colectivo.” La empresa le quita la representatividad y le obliga a volver al trabajo, “inmediatamente después de la negativa de CCOO a firmar el acuerdo de 19-05-2015”, no mientras va firmando los ERE’s: Roma no paga traidores.

 

CUÁNTO VALÍA LA TRAICIÓN A LA HUELGA INDEFINIDA DE SANTA PERPÈTUA: ¿30.000 EUROS O MÁS?

 

En una de esas cartas que publicó el abogado de CCOO Enrique Lillo, fechada en 7 de julio de 2014 y dirigida al Secretario General de FEAGRA le dice:

 

“… se dice que la empresa ha efectuado alguna donación o aportación a la Federación, aunque ésta no está vinculada al desistimiento del pleito.
No obstante, si ello fuera cierto, estas donaciones podrían interpretarse como donaciones remuneratorias, lo cual implicaría que el asunto podría tener una dimensión penal, cuya trascendencia no debo esconderte”.

 

Sería extraño que el abogado de CCOO no supiera del acuerdo Panrico FEAGRA-CCOO de fecha 5 de abril de 2011, sobre todo cuando es el abogado para la reclamación de ese dinero en el reciente juicio. ¿A qué cantidades se refiere Lillo en plena huelga indefinida de Santa Perpètua?

 

Los afiliados de Panrico de CCOO, ante el escándalo que suponen los contenidos publicados por Lillo se dirigieron a CCOO para pedir explicaciones, pero lo que encontraron fueron desprecio y amenazas, sin que se hayan tomado medidas ni sobre las presiones contra el abogado ni sobre la posible financiación que podía ser motivo de denuncia penal.

¿Daños morales a CCOO o a los trabajadores?

 

La sentencia condena a Panrico a pagar a CCOO los 3 años a razón de 30.000 + IPC. Pero también le reconoce 6000 euros por daños morales. Al sr Argimiro le asigna 4322’34 euros por el “daño patrimonial importante” que supone retirarle su liberación “obligándole a trabajar en vez de representar a sus compañeros” ¡a razón de 58’41 euros por día a lo largo de 74 días hábiles! Y también una indemnización por daños morales de 1000 euros.

 

Leer esta resolución y lo ocurrido a lo largo de estos años en los que se imponen dos terribles ERE’s a los trabajadores (cientos de despidos y recortes brutales de salario) provoca rabia y un daño moral terrible. Es inmoral lo ocurrido y parece increíble que CCOO tenga la cara dura de reclamar el dinero con el que la patronal exigía que impusiera el silencio de los trabajadores/as. La empresa se preparó para los ERE’s atando en corto a CCOO y UGT con la compra de la paz social. Los trabajadores/as tuvieron que salir a luchar por sus puestos de trabajo contra la empresa, la Generalitat, las direcciones de CCOO y UGT. Por ello es más asombrosa todavía la capacidad de estos poco más de 200 trabajadores/as que resistieron ocho meses de huelga contra tan poderosos enemigos coaligados. Esa lucha, que al final tuvo que dejar la huelga pero no cedió en la firma que tanto buscaban y necesitaban ellos, es lo que explica las dificultades que tienen para cerrar el conflicto, porque pisotearon tantos derechos de los trabajadores/as que necesitaban que alguien pasara página para olvidar lo ocurrido. Pero no lo han conseguido y la lucha sigue para recuperar puestos de trabajo y condiciones laborales perdidas.

 

*Escrito por:

Agustín Cintas Dueñas, trabajador de Panrico.

Mª Carmen Torres Tejada, trabajadora de Panrico.

Jacinto García Vega, trabajador de Panrico.

Carlos Rodríguez Pérez, Lucha Internacionalista.

Josep Lluís del Alcázar Fabregat, Lucha Internacionalista.

 

Notas:

1) Resolución de la Sentencia: ESTIMATORIA PARCIAL

2) Citado en la sentencia del TSJC

3) Argimiro: es uno de los “liberados institucionales”, se trata de José Oliva de Puente Genil, el otro liberado institucional de CCOO demandante es Pedro Izquierdo de Sta. Perpètua, aunque deja las indemnizaciones para cuando se vea su despido.

4) Reproducimos cartas de Enrique Lillo colgadas en el bloc de López Bulla

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*