Nicolás Maduro abandona a sus pensionistas

Autor: Clemente Moraleda

Fotografía: Clemente Moraleda

Existen alrededor de 12.000 pensionistas venezolanos residentes en España, desde finales de 2015 el gobierno de Venezuela ha dejado de ingresar sus pensiones. Pese a las reclamaciones, en estos dos años no han recibido comunicación ni justificación alguna. La situación es de total abandono, estando muchos de ellos, al borde del precipicio de la exclusión social y la indigencia.

Las primeras incidencias se sucedieron a mediados de 2015, inicialmente eran retrasos de uno, dos o tres días. Más tarde llegaron a ser de 30 días. Desde diciembre de 2015, el gobierno de Venezuela no ha pagado ninguna pensión en el extranjero. Tampoco ha respondido a los que posteriormente a esa fecha han solicitado el alta en el sistema de pensiones.

Esto es en el mejor de los casos, los pensionistas venezolanos residentes en España que trabajaron como funcionarios públicos en Venezuela, lo tienen mucho más complicado. Cobran sus pensiones por semestres, llevan en algunos casos dos años y medio o más sin cobrar. A esto hay que sumarle que no las reciben en España, deben cobrarlas en Venezuela a través de un apoderado, solicitar el cambio de divisa (controlado en exclusiva por el gobierno venezolano desde 2002) y transferirlas finalmente a su entidad bancaria.

¿Qué dice el gobierno de Venezuela?

Absolutamente nada, en estos dos años no ha habido respuesta ni comunicación oficial. A pesar de que existe un convenio de seguridad social firmado con España en 1988, en vigor desde el 1 de julio de 1990.

La única mención, se ha dado en la entrevista realizada a Nicolás Maduro por un conocido periodista español, publicada en televisión a finales de 2017.

Según Nicolás Maduro, el problema es debido a una reconfiguración del presupuesto exterior, causado por las fluctuaciones en el cambio de divisas. Se comprometió además a resolver la situación en diciembre de 2017.

A día de hoy el problema no se ha resuelto y el gobierno de Venezuela continua sin emitir comunicado alguno. La realidad es que los afectados confiaban poco o nada en las promesas de Nicolás Maduro, tachando de Cantinfléricas las explicaciones ofrecidas en la entrevista.

FAPEJUVE: la unión hace la fuerza

Los pensionistas de Venezuela residentes en España, no han conseguido (de momento) cobrar sus pensiones atrasadas. Lo que si han logrado es unirse para alzar la voz y hacer llegar sus protestas a las principales instituciones.

En noviembre de 2016 se crea la Federación de Asociaciones de Pensionados y Jubilados de España (FAPEJUVE), agrupa todas aquellas asociaciones ya creadas o en vías de constituirse legalmente en las diferentes comunidades autónomas españolas.

  • Andalucía: Jubilados y Pensionados Venezolanos en Andalucía (AJUPEVEN)
  • Asturias: Asociación de las y los Pensionados y Jubilados de Venezuela en Asturias (ASOPEVEASTURIAS)
  • Canarias: Pensionados y Jubilados de Venezuela en Canarias (ASOPEVEC)
  • Catalunya: Pensionados y Jubilados de Venezuela en Catalunya (PEJUCAT)
  • Comunidad de Madrid: Asociación de Pensionados y Jubilados Venezolanos de la Comunidad de Madrid (ASOPEJUVECMA)
  • Comunidad Valenciana: Pensionados y Jubilados de Venezuela en la Comunidad Valenciana (PEJUVEVAL)
  • Galicia: Pensionados y Jubilados de Venezuela en Galicia (APEJUVEG)
  • Jubilados en el exterior: Asociación de Jubilados Venezolanos en el Exterior (ASOPEX)

Como resultado de las primeras jornadas se formalizó el primer acuerdo, la llamada Declaración de Madrid en la que explican la situación crítica de los pensionistas, así como las acciones previstas.

El pasado 11 de febrero se concentraron en diversos lugares de España, para protestar y exigir al gobierno venezolano que deje de bloquear el pago de sus pensiones, y cumpla con el convenio de seguridad social firmado con España.

El Senado español insta al gobierno a atender a los pensionistas abandonados por Nicolás Maduro

la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado español aprobó en octubre de 2017 –a pesar del voto en contra de Unidos Podemos, En Comú Podem y En Marea- una moción que insta al gobierno a promover, a través de los instrumentos de la ayuda social y las comunidades autónomas, convenios, acuerdos y ayudas para el colectivo de pensionistas venezolanos en España.

Según Juan Carlos Larrañaga secretario de FAPEJUVE y presidente de la asociación en Catalunya (PEJUCAT), el 70% de los afectados poseen además nacionalidad española, por lo que tienen garantizadas ciertas ayudas. El 30% restante han vivido momentos muy duros, en parte, por los cambios en las leyes de asistencia sanitaria.

La desesperación es profunda, se consideran un colectivo en exclusión y en situación de indigencia, según Juan Carlos Larrañaga, en Catalunya se conocen cuatro casos de suicidio.

Las asociaciones que han creado, además de reivindicar sirven para detectar los casos más graves, para organizarse ellos mismos y atender a los más necesitados y de mayor edad.

Subraya Juan Carlos Larrañaga que no tienen suficientes palabras de agradecimiento para organizaciones como Cáritas y Cruz Roja. Gracias a estas organizaciones tienen cubiertas sus necesidades alimentarias más básicas.

La realidad paralela de los pensionistas venezolanos en España

Juan Carlos Larrañaga, nos relata que además de no percibir sus pensiones, han tenido problemas para acceder a las ayudas sociales.

Sobre el papel, sumando las pensiones venezolana y española, prácticamente todos superan la cuantía mínima. La realidad en la mayoría de los casos, es que la pensión venezolana que no están percibiendo representa el porcentaje mayoritario, dándose casos de pensionistas que llevan dos años cobrando 8€ mensuales, la parte española.

FAPEJUVE ha solicitado al Instituto de la Seguridad Social en España que se sustituya el criterio “pensión reconocida” por el de “ingreso real”. El objetivo es que se reconozca oficialmente la carencia de ingresos para el colectivo de pensionista venezolanos residentes en España. Una vez obtenido el reconocimiento, tendrán derecho a percibir la pensión mínima garantizada y podrán acceder a las ayudas sociales.

Según Juan Carlos Larrañaga, pueden acreditarse alrededor de 300 sentencias judiciales a favor de los pensionistas, admitiendo que no están cobrando las pensiones por parte del gobierno de Venezuela. Sentencias que avalan el derecho de estos a poder recibir ayudas sociales.

En la actualidad y gracias a estas presiones, en algunas comunidades el colectivo de pensionistas venezolanos en España está recibiendo diversas ayudas. En Catalunya la Renta garantizada de ciudadanía que asciende a unos 564€. Canarias ha aprobado en enero de 2018 una nueva línea de ayudas de emergencia para este colectivo, consistente en una prestación de aproximadamente 533€.

El futuro: reinserción laboral

Ante el negro futuro, la federación y asociaciones de pensionistas venezolanos además de seguir luchando por lo que les pertenece, han decidido buscar alternativas. Estas pasan por estudiar las mejores opciones y propuestas para reinsertar laboralmente a los miembros que puedan desarrollar algún tipo de trabajo.

Muchos de ellos son licenciados universitarios y están pensando, por ejemplo, en dar clases de idiomas. Han surgido otras ideas como cuidar personas o niños. El proyecto está todavía muy verde, por el momento, según Juan Carlos Larrañaga, cobra fuerza la idea de formar una cooperativa de trabajo.

Revista Rambla - Suscriptores

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.