“Los palestinos no viven, sobreviven a diario”

altLa vida de millones de palestinos vuelve a estar marcada por una guerra que lleva abierta desde hace más de 100 años. Se cumple un mes desde que comenzaran de nuevo los bombardeos en Gaza, y los muertos ascienden ya a 1889 palestinos.

 

 

 

 

Ashraf Ayoub es Secretario General de la Comunitat Palestina de Catalunya, una institución que lucha desde España para encontrar una solución que ayude a resolver un conflicto que se ha cobrado ya casi 2000 vidas en un mes.

 

 

alt

 

La vida de millones de palestinos vuelve a estar marcada por una guerra que lleva abierta desde hace más de 100 años. Se cumple un mes desde que comenzaran de nuevo los bombardeos en Gaza, y los muertos ascienden ya a 1889 palestinos.

 

Desde distintos puntos del mundo, innumerables palestinos son testigos de los hechos, y luchan a diario por conseguir una solución.

 

Ashraf Ayoub, Secretario General de la Comunitat Palestina de Catalunya, es uno de ellos. Junto a otros compañeros, Ashraf lleva a cabo proyectos de cooperación con Palestina, enfocados a la ayuda humanitaria en el terreno palestino y a la concienciación y sensibilización de la población española.

 

Como uno de los representantes del pueblo palestino en Catalunya, Ashraf mantiene una posición firme ante la situación entre Palestina e Israel, y es el encargado de ejercer de portavoz con el Gobierno español y catalán.

 

Después de mucho empeño, Palestina ya es un estado

 

Palestina es un territorio ocupado, que ha sido y será ocupado hasta que no haya un cambio político general. Lo que se ha declarado como Estado de Palestina, en Cisjordania, es un estado municipal, que desempeña labores municipales. Las fronteras, los suministros y las demás cuestiones importantes son controlados por el ejército de Israel.

 

La declaración de estado no cambia la situación diaria a la que los palestinos tienen que hacer frente. La Comunidad internacional pretende vender que con la declaración de estado todo está solucionado, pero nadie ha ido a ver qué tipo de estado tenemos, ni con qué condiciones.

 

¿Qué está pasando en Palestina?

 

Lo que pasa en Palestina no es algo nuevo. La escala de violencia existe cada día en Palestina. La vida de los palestinos está controlada totalmente por un ejército militar. Diariamente hay heridos, hay muertes, hay detenciones, pero la repercusión es diferente cuando en una semana tienes cuatro mártires y cuando en una semana tienes más de 1000.

 

En Palestina estamos viviendo una ocupación directa. No se trata de un conflicto, sino de una ocupación militar directa por parte de Israel.

 

¿Cuál es el objetivo de Israel?

 

Llevar a cabo su proyecto sionista para formar el Estado de Israel acabando con todos los palestinos. Podrían ocupar lo que les resta de la Palestina histórica unificando todo el territorio bajo el Estado de Israel, ellos tienen el poder de hacerlo, pero no les interesa, porque tendrían que acoger a los palestinos que viven allí y brindarles los mismos derechos que a sus ciudadanos.

 

La comunidad internacional ha lanzado propuestas que recogían la posibilidad de unificar el territorio bajo un estado único, con los mismos derechos para todos los ciudadanos, pero Israel lo ha rechazado.

 

Desde que se firmaron los acuerdos de Oslo en 1994, los palestinos hemos aceptado la creación de dos estados, uno israelí y otro palestino, porque somos conscientes de la existencia de esta población. Y hemos aceptado la creación de un estado al 26% de la Palestina histórica.

 

Sin embargo, Israel se ha dedicado a llevar a cabo un proyecto de apartheid, construyendo el muro, creando más colonias en territorio palestino y obligando a miles de palestinos a sufrir a diario las consecuencias de no contar con los mismos derechos que los israelís.

 

Ahora, Palestina cuenta con el 18% del territorio, y con lo que está pasando, todas las zonas atacadas serán zonas muertas, declaradas zonas militares.

 

alt¿Qué supone para los palestinos que estas zonas se declaren militares?

 

Los territorios que se declaran zonas militares quedan controladas por el ejército israelí. Esto supone que si un palestino tenía un terreno o una casa en ese lugar, ya no puede volver. Es lo que ha pasado desde 1948. Poco a poco, los palestinos han ido perdiendo su tierra.

 

Para oprimir a un pueblo no es necesario llegar a acciones militares como las que se viven ahora en Gaza. Hay muchas formas más que Israel practica a diario.

 

La ley en Israel es una ley militar, y cada dos días cambian las normativas, siempre en perjuicio de los palestinos. Un palestino que fue expulsado en los años 50, que ahora vive en Chile, y que no tiene ningún documento que acredite que es palestino, no puede volver a su tierra, y tampoco reclamar su terreno o su casa, porque, según las leyes de Israel, el gobierno es el propietario.

 

Es lo que le ha pasado a mi familia. Aún conservamos algunas llaves de nuestras casas, y contamos con los contratos, pero no se puede hacer nada. No tenemos derecho ni a denunciarlo.

 

Ahora, la idea de Israel es presionar a la gente para que se vaya, porque ya no pueden volver a hacer una expulsión masiva de palestinos como lo hicieron en 1948.

 

¿Se puede hablar de colonialismo?

 

Y tanto. Hay mucho interés en la zona de Palestina. Estamos hablando de potencias mundiales que llevan a cabo su juego político. El problema no es Palestina, ni un conflicto religioso entre  judíos y musulmanes, el problema es político y económico.

 

Rusia y China, como potencias mundiales, tienen sus alianzas en la zona. Cuentan con Irán, con Hezbolá en Líbano, y con el gobierno actual de Siria. Europa y EEUU, sin embargo, se han quedado sin alianzas, y están forjando una nueva con Israel.

 

Quien está financiando al Estado de Israel para que pueda mantener esta ocupación, que cuenta ya con más de 66 años, es Europa y EEUU. Hace poco, EEUU hizo una donación de 20 billones de euros a Israel para cubrir los gastos de esta guerra. Obama declara su rechazo a la violencia y la matanza de civiles, pero, en cambio, pagan ellos los misiles.

 

¿Es Hamás un grupo terrorista?

  

Para empezar, la resistencia del pueblo palestino es legítima, tenga el color que tenga. No hay que olvidar que el pueblo palestino es civil, no tiene ejército. Israel cuenta con uno de los ejércitos más fuertes del mundo.

 

Lo que pasa actualmente en Gaza es resistencia, y no sólo de Hamás. En Palestina, cada grupo político tiene su grupo de resistencia, y ahora, en Gaza, están todos unidos, luchando por la misma causa e intentando proteger a los suyos.

 

Hamás tiene el poder del gobierno, es la autoridad, pero hay muchos grupos más apoyando al pueblo palestino, entre ellos Al Fatah y Hezbolá.

 

Hamás es un grupo político, conservador y musulmán, pero eso es una cuestión interna de los palestinos. Fue elegido en unas elecciones, y no constituye ni el 20% de la población. Que no vendan Hamás como Al Qaeda, porque no es lo mismo.

 

¿Cuál es la situación de la población palestina?

 

Los palestinos no viven, sobreviven a diario. Cualquier palestino, aún sin estar metido en política o relacionado con movimientos de resistencia, está resistiendo. En Palestina no hay existencia, sino resistencia. Para ir al trabajo o al hospital tienes que cruzar un puesto israelí. Para viajar a una ciudad necesitas un permiso especial. Cada día están resistiendo.

 

Esta resistencia, pasados tantos años, ha empezado a formar parte de la vida diaria de los palestinos. Cada palestino es consciente de que su vida es una resistencia.

 

Gaza lleva años viviendo un bloqueo a todos los niveles, pero la gente sobrevive. Estudian, se casan, trabajan. Intentan hacer una vida normal, a pesar de las circunstancias, pero cuando se dan situaciones como las que se viven actualmente, todo resulta más complicado.

 

¿Por qué no hay intervención internacional?

 

Porque no interesa. Desde la Comunitat Palestina de Catalunya, lo primero que hemos hecho es pedir al gobierno español y catalán la ruptura de todas las relaciones con Israel, y ha sido rechazado.

 

Hemos presentado una moción al Parlament de Catalunya, con una serie de puntos en los que se alude al respeto de los derechos humanos, a la autodeterminación de una población y a la ruptura de todas las relaciones militares con Israel, y ha sido rechazada.

 

¿Qué relaciones tiene España y Catalunya con Israel?

 

Hay muchas relaciones, a nivel de seguridad, de educación y de comercio. La más importante, gestionada con dinero público, tiene que ver con la formación del Cuerpo Nacional de Policía y de los Mossos d’Esquadra.

 

Muchos agentes realizan su formación policial y militar en Israel, con empresas de seguridad israelís que los entrenan en territorio palestino. Esto supone que un Mosso d’Esquadra puede entrar en la casa de cualquier palestino para entrenarse y practicar ataques militares.

 

Este tipo de cuestiones, gestionadas con dinero público, no pasan por el Parlamento, ni catalán ni español, y la población no se entera.

 

Además, según las leyes de la Unión Europea, está totalmente prohibido trabajar con cualquier entidad israelí que tenga sedes o relaciones con las colonias en Cisjordania. Sin embargo, Artur Mas, cuando fue a Israel en noviembre junto a 20 empresarios y profesores, firmó un acuerdo entre la Universidad de Vic y la Universidad de Tel Aviv, que tiene uno de los centros más grandes de investigación en una colonia.

 

¿Cuál es el futuro de Palestina?

 

Lamentablemente, si el juego político mundial no cambia, la situación de Palestina seguirá igual, porque ya no depende del pueblo palestino, que lleva décadas de revolución, sino de los intereses internacionales.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*