LAS MUJERES DE LA TERTULIA FEMINISTA DEL ATENEO DE MADRID

Las mujeres de la tertulia feminista del ateneo de madrid, constituidas en PLATAFORMA FEMINISTA, ante la inminente celebración de elecciones municipales y autonómicas, se dirigen a los partidos políticos con el fin de conocer cuales son los programas que defienden para resolver aquellos problemas que afectan a las mujeres, entre los que encontramos como más graves y urgentes:

 

 

altLas mujeres de la tertulia feminista del ateneo de madrid, constituidas en PLATAFORMA FEMINISTA, ante la inminente celebración de elecciones municipales y autonómicas, se dirigen a los partidos políticos con el fin de conocer cuales son los programas que defienden para resolver aquellos problemas que afectan a las mujeres, entre los que encontramos como más graves y urgentes:

 

1.- El inaceptable número de casos de violencia física, psíquica y sexual contra las mujeres, así como de femicidios que se producen cada año, que el Observatorio de Violencia del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad cuantifica en 545 mujeres asesinadas desde 2003, primer año en que se unifican las estadísticas. En cinco años el terrorismo machista ha acabado con la vida de 345 mujeres. 

 

2.- El alarmante aumento de la prostitución debido a la crisis económica, tanto por las mafias dedicadas a la trata de mujeres con fines de explotación sexual como por la inducción a la misma por proxenetas que pueden ser familiares de la víctima, incluyendo a niños y muchachas menores de edad, que obtienen cada año mayores ingresos de esta clase de esclavitud.

 

3.- El avance de la feminización de la pobreza en todos los sectores más débiles: solteras con hijos menores, divorciadas que no cobran las pensiones compensatorias ni de alimentos, viudas sin pensión o de importe miserable.

 

4.- La ofensiva machista que han desencadenado las asociaciones de hombres en la campaña de las denuncias falsas por violencia contra la mujer, así como la utilización del Síndrome de Alienación Parental, aceptado por una parte de la judicatura y de la fiscalía y aprobado por algunos psiquiatras, que está causando terribles problemas a las madres y a los hijos menores, víctimas de violencia y de abusos sexuales. 

 

5.- El desempleo crónico que padece la población femenina, que dobla el masculino.

 

6.-  El porcentaje de población activa femenina española que es uno de los más bajos de la Unión Europea, situándose en este momento en el 52% .

 

7.- Las escandalosas diferencias salariales entre las mujeres y los hombres, de las que ni siquiera se tienen datos fiables, ya que en este mes de marzo se ofrecen porcentajes muy diferentes según las comunidades. Así mientras Emakunde, Instituto de la Mujer del País Vasco, dice que los salarios femeninos son la mitad que los masculinos, unos medios informan que la media española se sitúa en el 18% y otros alcanzan el 30%.

 

8.- El subempleo de las mujeres que tienen mayor preparación intelectual y profesional que los hombres. 

 

9.-  La minúscula presencia de mujeres en los cargos directivos, tanto de las empresas privadas como de las públicas, cuyo porcentaje presentado oficialmente con motivo del Día Internacional de la Mujer es del 10%, y que desdiciendo los supuestos avances publicitados oficialmente ha descendido en los últimos años. Según el estudio sobre la presencia de mujeres en los consejos de administración del Ibex35 que publica el observatorio Add Talentia, sólo 4 accedieron a un puesto en alguno de estos consejos durante 2010, frente a las 6 del año anterior o a las 14 de 2008.

 

10.- Las tareas de cuidado y atención doméstica son realizadas en su mayoría por mujeres, a las que dedican de media 4 horas diarias.

 

11.- La baja natalidad, la menor del mundo, con 1,3 hijos por mujer adulta, lo que significa que no existe relevo para la generación anterior. La población española descenderá en los próximos años con el consiguiente empobrecimiento y falta de recursos de toda la sociedad.

 

Ante semejante decepcionante descripción de la situación de la mujer,

CONSIDERAMOS, que la mayoría de estos problemas que indican el abandono del inalienable deber de protección que debe el Estado a sus ciudadanas, en un país democrático, industrializado y avanzado, se deben a las carencias que padecen los servicios públicos en nuestro país.

 

Así, las deficiencias que sufren los cuerpos de seguridad, tanto las policías locales como las autonómicas, con personal escaso, con poca preparación y no especializado hacen ineficaz la protección que precisan las mujeres amenazadas de violencia machista, así como la investigación y persecución de los delincuentes. Del mismo modo la falta de agentes y de medios provoca que se desatienda la vigilancia y el desmantelamiento de prostíbulos, locales de alterne, Puti-clubs, casas de masajes, donde encubierta o directamente se ejerce la prostitución incluso con mujeres traficadas de otros países y menores. El escándalo es que algunos ayuntamientos concedan licencias de construcción y permisos de explotación directamente a burdeles. 

 

La insuficiente dotación de la Administración de Justicia –como ejemplo ofrecemos la información de que mientras en Alemania con 80 millones de habitantes posee 80.000 jueces, en España, con 45.500.000 tenemos de todas las jurisdicciones 4.700-, lo que significa que no existen suficientes juzgados especializados, ni fiscales, ni funcionarios para atender la tramitación de las denuncias por violencia, violaciones, abusos sexuales a menores, así como son escasas y a veces únicamente anecdóticas las unidades médicas forenses. De tal modo, es imposible que se atiendan con prontitud y la atención debida los procesos de violencia, violación, abusos sexuales a menores, divorcio, custodia, pensiones alimenticias, que precisan de exploraciones psicológicas y psiquiátricas en profundidad, de investigaciones policiales y del tiempo adecuado para que el juzgador tenga un conocimiento exacto del problema que debe sentenciar. Tal falta de medios, que origina la precipitación y negligencia  en la actuación de los órganos judiciales, conduce a menudo a resoluciones judiciales injustas que perjudican a las mujeres y a los menores.

 

 La escasa y mal distribuida red de escuelas infantiles, campamentos y organizaciones de vacaciones para niños y adolescentes, residencias para personas mayores, atención primaria sanitaria, trabajadoras y asistentes sociales, les impide a las madres con hijos menores y a las mujeres que deben cuidar a mayores y discapacitados aceptar un trabajo asalariado a jornada completa. El 60% de las mujeres activas dejan su empleo cuando tienen su primer hijo y no suelen retomarlo hasta cinco años más tarde, con la pérdida económica y de valoración personal que eso supone tanto para ellas mismas como para el país. Los contratos de trabajo eventual, a tiempo parcial y sin cobertura de seguridad social, son fundamentalmente femeninos. 

 

Teniendo en cuenta que la implantación de una red suficiente y adecuada de los mencionados servicios públicos constituiría a su vez un importante caudal de empleos para las mujeres.

 

CONSIDERAMOS que puesto que una parte importante de las competencias que hacen referencia a los problemas y carencias que hemos reseñado anteriormente corresponden a los Ayuntamientos y a la mayoría de las Comunidades cuyos gobiernos se renuevan en esta convocatoria electoral, está en la responsabilidad de estas instituciones resolverlos con prontitud y eficacia.

 

Por lo que,

 

NOS DIRIGIMOS  a todos los partidos políticos que se presentan a estas elecciones reclamándoles una declaración explícita de cuales son sus programas para resolver tan importantes y decisivos aspectos de la organización social y económica que no solo afecta a las mujeres, sino a todos los ciudadanos de nuestro país que construyen día a día  el futuro.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*