Juan Benet sobre una crítica de Martín Vilumara

Autor: José Batlló (Martín Vilumara), Ilustración Josep M. Maya

En el número 525 publicábamos una extensa crítica (Gimferrer en catalán), firmada por Martín Vilumara, conocido seudónimo de José Batlló, director y fundador de la colección de poesía “El Bardo”, poeta (Canción del solitario, 1971), antólogo (Antología de la nueva poesía española, 1968, Seis poetas catalanes, 1969, Narrativa catalana de hoy, 1970); traductor de autores como Espriu, Pere Quart, Salvat-Papasseit… La crítica de Martín Vilumara ha provocado la reacción del novelista Juan Benet, quien se expresa del siguiente modo en carta dirigida a nuestro director:

 

Juan Benet Ilustración: Josép M. Maya
Juan Benet Ilustración: Josép M. Maya

Sólo con dificultad acertaré a comprender la razón que le ha podido mover a publicar el artículo sobre el último libro de Pere Gimferrer, firmado por Martín Vilumara. ¿Es correcto, me pregunto, utilizar toda una página de una revista de gran tirada para hacer la crítica adversa de un libro que sólo muy pocos –y de distinta lengua que el lector habitual de aquélla- podrán conocer y defender? Semejante desigualdad es tanto más grave cuanto que el autor del artículo, bajo el pretexto de franquear la barrera lingüística que aísla y distingue a ese libro, se permite traducir de manera caprichosa y adulterante las primeras líneas de siete poemas.

Para el crítico en cuestión –cuya firma arroja el aroma de todo seudónimo utilizado como máscara- , tal inconsecuencia debe carecer de toda importancia a juzgar por la carencia de escrúpulos que, haciendo uso de subterfugios que de nada valen ante la brutalidad de sus frases, compara a Gimferrer con “personajes desvalidos, incapaces” y afirmar tanto que “parece tener miedo de descubrir su impotencia” cuanto que “el mundo le viene grande”, y con la que, abusando de esa providencial intimidad con la historia de que goza el crítico literario, conocedor de sus más secretos designios, “en virtud de la severa lección que recibe de su traductor “ se atreve a advertir a Gimferrer que “reflexione largamente sobre el sentido de su obra”.

En suma, un maestrillo; en una tan demostrativa y bochornosa lección de irresponsabilidad que, si el medio para el que fue dictada fuera sensato, habría de bastar para que le fuera retirada la licencia.

Le saluda atentamente,

Juan Benet

 

Josép Batllo ( Martím Vilumara) Ilustración Josép M. Maya
Josép Batllo (Martím Vilumara) Ilustración Josép M. Maya

Respuesta de Martín Vilumara

Informado por la dirección de Triunfo del contenido de la carta de Juan Benet, deseo hacer las siguientes precisiones:

Sobre el primer párrafo de la carta: Mi artículo no trata sobre un libro determinado de Gimferrer, sino sobre toda su obra poética en catalán, enlazando ésta, además, con su anterior obra en castellano. Para argumentar sobre la incorrección de mi trabajo, Juan Benet se basa en que éste le parece contrario al poeta. ¿Lo seguiría hallando incorrecto si le pareciera favorable? En cualquier caso, agradecería a Juan Benet diese a conocer la lista de libros y autores de que pueda hablarse, favorablemente o no, y de las publicaciones y extensión indicada para cada caso.

Sobre el segundo párrafo: La utilización del seudónimo de Martín Vilumara no es ninguna máscara. Con esa firma pueden hallarse trabajos, desde 1966, en las siguientes publicaciones, entre otras: Claraboya, La Vanguardia, TRIUNFO, Informaciones, Si la píldora bien supiera, no la dorarían por fuera, etcétera. Por lo demás, Pere Gimferrer conocía perfectamente, desde el citado año, la identidad de Martín Vilumara, de la que no se ha hecho nunca ningún secreto. Juan Benet debe haber seguido unas clases de lectura rápida y por eso ha confundido a Gimferrer, como persona, con Gimferrer como sujeto poético, y a éste me refiero exclusivamente en mi trabajo.

Sobre el tercer párrafo: Rezo por la insensatez de TRIUNFO, a fin de que no se me retire la licencia (por cierto, ¿de qué licencia estamos hablando?). Insensatez, por otra parte, felizmente compartida por aquellas publicaciones en que se han acogido ciertos trabajos de Juan Benet, que en cuanto a irresponsabilidad poco tienen que envidiarle a los míos.

Los restantes argumentos de la carta de Juan Benet me parecen tan triviales que me eximo de comentarios.

Martín Vilumara

(En revista Triunfo, número 528, año XXVII, pág. 59, del 11 de noviembre de 1972)                                 

Aquí la crítica de la polémica:

 

Pere Gimferrer Ilustración: Josép M. Maya
Pere Gimferrer Ilustración: Josép M. Maya

Gimferrer en catalán

Me consta que cuando, en 1970, Gimferrer hizo pública su decisión de escribir su obra de creación en lengua catalana hubo algunas rasgaduras de vestiduras (y valga la cacofonía) por parte de quienes le habían erigido en portaestandarte de la nueva poesía española de lengua castellana. Algo parecido a la reacción de Juan Ramón Jiménez cuando sus discípulos de la generación del 27 se desmandaron. A nivel privado, por lo menos, se habló de “traición”. En cualquier caso, la decisión no dejaba de ser sorprendente, por más que sin duda justificada. En diciembre de 1969 aparecía lo que podría llamarse obra poética completa de Gimferrer en castellano. En enero de 1970, según propia confesión, inicia la escritura de su primer libro catalán, Els miralls (1) que aparecería ese mismo año. Un libro breve, como todos los anteriores de su autor, compuesto por doce poemas de muy distinta factura, y que no permitían, a mi modo de ver, hablar de un progreso en relación con la obra anterior.

Por una parte, Gimferrer introduce la relativa novedad de reflexionar sobre la poesía (la propia y la poesía en general). Pero lo hace con escasa originalidad: “Este poema es una hilera de trampas”, “La poesía es un sistema de espejos giratorios”, “Nunca he vivido la distancia entre aquello que se quiere decir y aquello que realmente se dice, / la imposibilidad de penetrar la tensión del lenguaje, de establecer un sistema de actos y palabras, / un cuerpo de relaciones entre el poema escrito y su lectura”. Por otra, el lenguaje ha perdido la extraña fascinación que tenía en Arde el mar, por ejemplo. Más adelante Gimferrer se interna por terrenos más conocidos: plagios de sí mismo (“Interludi”) que parecen plagios de algunos de sus epígonos (Ana María Moix), reflexiones pavesianas que se me antojan filtradas por José Elías (“Trópic de Capricorn”), retorno a la rima, que no utiliza desde Mensaje del Tetrarca, su primer y repudiado libro (“Ara el poeta inicia una acción práctica”, “Juny”). En conjunto, creo que no puede hablarse de Els miralls sino como de un tanteo de posibilidades. Gimferrer no se halla seguro aún de lo que puede, quiere y debe hacer. El nuevo instrumento lingüístico que tiene entre sus manos, le es parcialmente desconocido, y ello le obliga a veces a dudar; otras, a salvar los obstáculos por el simple procedimiento de desviarse de su camino. Su mundo, sin embargo, es el mismo: un mundo construido a base de referencias culturales, a cuyo través accede a una “realidad superior” que sólo en contados momentos acierta a transmitirnos.

El segundo libro catalán de Gimferrer, Foc obert, permanece inédito, y sólo conocemos de él algún poema suelto y las referencias que el propio autor, o algunos de sus críticos, nos han brindado. Hora foscant (2), apareció este mismo año, supone un paso adelante en relación con la anterior obra catalana de Gimferrer. Se trata de un libro aún más breve que el anterior –solamente siete poemas-, cuya construcción formal es muy similar a la de Arde el mar. Versos endecasílabos, por lo general, alternando el italiano con el provenzal y utilizando las rupturas de ritmo como pausa melódica para evitar la monotonía del sonsonante, a diferencia, en esto, de Arde el mar, donde las rupturas tenían una pretensión irónica y distanciada del poeta hacia su propia obra. De donde se desprende que Hora foscant es un libro más severo, escrito por el poeta con mayor concentración y autoconciencia, lo cual no debe querer decir que con mayor cierto. Atendiendo a una estructura más profunda, el libro se halla más cerca de La muerte en Beverly Hills, tanto por su densa brevedad como por su unidad temática, pudiéndose hablar antes de un poema en siete partes que de un libro compuesto por siete poemas.

¿En qué consiste esa unidad temática? Su prologuista, Joaquim Molas (y doy de lado, deliberadamente, las polémicas afirmaciones que Molas hace en su prólogo), nos dice que el libro “es una exploración… insólita y hasta convencional en el campo de la cultura, y más concretamente, de la cultura barroca), entreteniéndose después en establecer una serie de paralelismos, que a mí se me antojan gratuitos, entre versos de poetas barrocos (y de algunos que no lo son) y versos de Gimferrer. A pesar de lo cual, la explicación me parece insuficiente en parte, porque toda obra de arte es, o debería ser, una exploración en el campo de la cultura. Por lo demás, no logro comprender cómo algo puede ser insólito y convencional a la vez. Lo que en mi opinión lleva a término Gimferrer en Hora foscant es una interrogación sobre su propia existencia. Interrogación velada, desde luego, por la serena cadencia del lenguaje, solemne y distante en gracia al ritmo elegido. Veamos, si no, el principio de cada una de las siete partes o poemas del libro: “Con tanta luz, el cielo no lavaba / la oscuridad del mar…”, “¿Aún más? No, ya basta”, “Este cuerpo mío, tan acostumbrado a las nubes, / que toda esta luz se le convierte en ceniza…”, “Cual el carbón, los espacios. Y no hay un árbol / que no sea su signo…”, “Cual la luna que mueve desiertas olas…”, “Solamente yo, solo, nocturno, y esta desazón…”, “Una música ausente ha devorado / nuestro cuerpo”. Enfrentado a una realidad transfigurada por la belleza que siglos de cultura le confieren, Gimferrer parece tener miedo de descubrir su impotencia. No se sumerge, pues, en esa realidad, sino que la describe, la limita, la empequeñece, en suma. Ya que el mundo le viene grande, el poeta se construye otro mundo a su propia medida. Como esos personajes desvalidos, incapaces, que nos retrata en sus relatos Mercè Rodoreda, Gimferrer se nos muestra no en una realidad más honda, sino simplemente en “otra” realidad. Poesía patética al cabo, porque si bien es verdad que las palabras nunca son capaces de decir todo cuanto vislumbramos, también lo es que siempre dicen de nosotros mismos más de cuanto quisiéramos mostrar. “No, los sentidos / no pueden resistir por mucho tiempo / la vista de la verdad”, nos dice Gimferrer, y remacha: “No hablo, comprendedme, / de verdades intelectivas: ve / que nosotros mismos somos la antigua / flauta de madera, más antigua aún / que esta luz, más fácil de comprender / que este hombre, o de no comprender jamás”.

En este sentido, Hora foscant es seguramente el libro más genuino de Gimferrer, el primer libro donde el artificio formal y la sabiduría lírica del poeta quedan trascendidos por una problemática que va más allá de los triviales problemas técnicos que su poesía se había planteado y resuelto generalmente con tanta brillantez. Porque reducir el mundo es también una manera de explicarlo. Porque mostrarse desvalido ante la verdad es, desde luego, una forma más de atacarla y ensalzarla.

Gimferrer acaba de publicar cinco poemas en la revista Camp de l’Arpa (3), con versión castellana enfrentada de Juan Ramón Masoliver. Son poemas que abandonan las líneas señaladas en Hora foscant para retroceder, en cierta manera, a modos anteriores. Gimferrer acarrea sus materiales de los poetas medievales catalanes, de los renacentistas italianos y castellanos. Son en gran parte ejercicios de estilo. La severa lección que recibe de su traductor, en cual “reescribe” con mayor riqueza y soltura los poemas originales, debería servirle para reflexionar largamente sobre el sentido de su obra y continuarla del único e irrepetible que sus indudables dotes nos permiten esperar. Otra cosa sería desperdiciar sus posibilidades y defraudar a quienes, como el firmante, mantienen una firme fe en el futuro de su poesía.

Martín Vilumara

Notas:

1) Els llibres de l’Escorpí. Poesía, 3. Edicions 62. Barcelona, 1970

2) Els llibres de l’Escorpí. Poesía, 9. Edicions 62. Barcelona, 1972

3) Pere Gimferrer: Cinc Poemas/Cinco Poemas. Versión castellana de Juan Ramón Masoliver. “Camp de l’Arpa”, número 3. Págs. 2 a 6.

(En revista Triunfo, número 525, año XXVII, pág. 51, del 21 de octubre de 1972)

1 Comment

  1. De entre el deficitario género epistolar ibérico cabe destacar a Juan Benet como autor de una cierta maestría en el empleo del descabello, vía prototípica por la que dicho género se sustancia en la aguerrida y táurica Iberia. Libre de la sujeción a las normas del amor galante y cortesano que en tierras cispirenáicas se traduce en toda una literatura de la seducción, del acoso y derribo a la enagua cortesana, el escritor ibérico deberá emplearse en la perfección de la puya hasta que sea indistinguible de lapicero con el que escribe sus tostones habituales, y así, diestro en el arte de buscar el cuello de su adversario (escogido no a causa de una intolerable oposición estilística o por una animadversión ideológica, sino obedeciendo a los dictados de la más poderosa de las leyes: porque sí) producirá diez o doce cartas que publicadas en algún diario de tirada nacional ensalcen su fama de arrumbado y cascarrabias, de gente a desmano y portavoz de un mal humor incivil y gratuito que le valga empero la admiración de una parroquia de incondicionales de la disputa de barra o de la querella literaria, que, bien entendidas, deberán reducirse a una y la misma cosa.

    En la disputa arriba recogida, de ello no hay duda, Juan Benet resulta vencedor incontestable. La sola concisión de su ácido argumentario, lo caprichoso del asunto que le mueve a escribir su refutación (la extensión de un artículo) ya es motivo para el triunfo, pues el género punzante exige brevedad en la acción y una cierta severidad en la expresión de la que a todas luces carece su adversario, entregado a una expresión blanda y elástica impropia del estilo navajero. Pierde además toda razón de réplica en tanto en cuanto apela a una dignidad de la que se siente acreditado, al decir que “Los restantes argumentos de la carta de Juan Benet me parecen tan triviales que me eximo de comentarios”, lamentable huída hacia delante que le invalida para ascender en las jerarquías del descabello. De haber ocurrido la disputa en un patio de colegio a buen seguro que tras haber pronunciado semejante frase se hubieran oído no pocas voces infantiles y únisonas coreando aquello de “cobarde gallina, capitán de las sardinas”.

    Y es que las cartas entre Juan Bener y Marín Vilumara reproducen a su escala trapera el irresoluble conflicto entre el estilo y el sentimiento, querella que divide la literatura en dos mitades irreconciliables y que siempre se resuelve en favor del estilista, acaso porque los malos de opereta siempre caen mejor que los que se engolan y apelan a la dignidad.

    Le saluda cordialmente,

    José Antonio Martínez Climent
    En Alicante, a 25 de agosto de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*