Guanyem abre a la ciudadania la validación del código ético

altLa ciudadanía podrá votar desde el 26 de noviembre hasta el 3 de diciembre el documento impulsado por Guanyem Barcelona y que está suscrito por PodemBarcelona, Procés Constituent e ICV-EUiA.

 

 

La ciudadanía podrá votar desde el 26 de noviembre hasta el 3 de diciembre el documento impulsado por Guanyem Barcelona y que está suscrito por PodemBarcelona, Procés Constituent e ICV-EUiA.

 

A partir de mañana y durante una semana la ciudadanía podrá validar el Código Ético de Guanyem Barcelona. Después de que hace un mes y medio se celebraran las “Jornadas de Código Ético. Gobernar obedeciendo”, el primer gran encuentro de confluencia entre la ciudadanía y diversas fuerzas políticas (Guanyem Barcelona, Procés Constituent, Podem Barcelona, ICV, EUiA, Trobada Popular Municipalista i Xarxa Ciutadana Partido X), así como con movimientos sociales y personas que de forma individual también participaron en en la elaboración de este documento. Unas jornadas que tuvieron lugar el 10 y 11 de octubre y que sumaron a más de 500 personas.

 

El proceso y la herramienta de validación

 

El documento final del código ético es el resultado de tres meses de trabajo entre las diferentes formaciones y espacios políticos, así como la suma de diferentes enmiendas ciudadanas. Más de 300 personas las han realizado a través de la herramienta digital DemocracyOS.

 

La TPM (Trobada Popular Municipalista) fue la formación que más enmiendas propuso. En el texto final se han incorporado todas aquellas que se recogieron del debate que tuvo lugar en el marco de las jornadas de octubre, así como las que se hicieron a través de la herramienta de participación digital, entre ellas, ubicar el salario máximo en 2.200 euros.

 

La propuesta de creación de un código ético que fijará unas nuevas reglas del juego para gobernar las instituciones públicas fue impulsada por Guanyem Barcelona, entendiendo la necesidad y urgencia de establecer mecanismos de transparencia, rendición de cuentas, limitación de sueldos y mandatos de la política institucional y profesionalizada.

 

Guanyem Barcelona y las fuerzas que lo suscriben, Podem Bcn, ICV-EUiA i Procés Constituent, consideran que las nuevas formas de hacer política pasan por una mayor capacidad de decisión de la ciudadanía en las cuestiones políticas. Es por ello, que el documento definitivo se somete a una última validación ciudadana, de nuevo a través de la herramienta Democracy OS, así quién quiera podrá registrarse y votar durante la próxima semana, del 26 de noviembre al 3 de diciembre. Por su parte, el Partido X continuará haciendo aportaciones a la candidatura en base a sus competencias, tal y como ha hecho con el código ético.

 

La necesidad de un Código ético

 

El documento nace con la voluntad de ser un paso adelante en la necesaria revolución democrática que actualmente necesitamos en nuestro país. Este documento recoge un código de prácticas y acciones concretas que las personas que ocupen cargos electos y de libre designación deberán cumplir para asegurar una gestión política comprometida y cercana a la ciudadanía, con mecanismos eficaces de transparencia en la financiación y rendición de cuentas democráticos y populares y con espacios reales de participación y decisión de la ciudadanía en los asuntos públicos.

 

En el código ético se contemplan medidas que a día de hoy no realiza ninguna fuerza política municipal en Barcelona y que son de inmediata aplicación si hay voluntad política, como la publicación de la agenda de reuniones, o la publicación de los criterios empleados para la contratación de los cargos de libre designación.

 

Respecto la duplicación de cargos, los cargos electos de la candidatura se comprometen a no duplicar cargos, excepto aquellos vinculados a su condición de regidor/a. Así como tampoco cobrarán dietas o remuneraciones extras por asistir a reuniones. A esto se suma el hecho de que los cargos electos cobrarán un sueldo máximo de 2.200€. Este tope salarial no se cumple a día de hoy por ninguna formación, las cuales, a lo sumo, aportan un porcentaje del sueldo a la organización.Asimismo, se recoge que la candidatura hará un uso de la financiación coherente con el código ético y sus valores, realizando aportaciones puntuales y finalistas a fortalecer el tejido asociativo (sin generar dependencias o clientelismos).

 

Hoy en día hay un consenso ciudadano que entiende la necesidad de que la candidatura no contribuya a largas carreras políticas de los cargos electos; a su vez, se ve necesario que se adquiera experiencia y conocimiento para poder desarrollar bien su función. Es por ello que el código ético también incluye la limitación de mandatos a dos, más uno, que deberá someterse a referendum.

Revista Rambla - Suscriptores

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*