La inmediatez forma parte de todas las acciones informativas. La tecnología permite contar cualquier acontecimiento de manera instantánea. Los medios online son unos grandes aliados a la hora de comunicar, tanto noticias generalistas como empresariales. La empresa especializada en streaming para eventos se ha posicionado desde 2020 y todo indica que continuarán creciendo durante los próximos años. El streaming es una vía de comunicarse con los clientes, de promocionarse y de atraer el foco de nuevos usuarios.

Cuando utilizamos el término anglosajón streaming nos estamos refiriendo a una técnica de comunicación online y en directo. Esta retransmisión se realiza, además, de una manera muy sencilla para los usuarios: acceden a un enlace y presencian ese evento, sin necesidad de realizar ninguna descarga. A nivel empresa, aparte de comunicarse con los usuarios, promocionarse y buscar nuevos usuarios, el uso de esta tecnología es relativamente sencilla, ya que no es necesario guardar los videos, sino que éstos quedan almacenados en la nube, lo que permite que cualquier persona puede visualizar ese video en cualquier momento.

La importancia del streaming, como sucede en otros órdenes de la comunicación, se mide en datos: el uso de estos medios online aumentó más de un 108% desde el confinamiento. El dato corresponde al mercado de España, muy superior, en comparación a países de nuestro entorno como Francia (un aumento del 82%) y de Italia (un 71%). Obviamente, en este dato, se incluye el uso de todas las plataformas que recurren a este sistema tecnológico de transmisión de datos. Es decir, se incluyen no sólo los videos a nivel comunicación corporativa, sino las plataformas conocidas de emisión de series y películas.

El streaming comenzó a popularizarse con la incorporación de la banda ancha y de la necesidad de comunicar a cualquier potencial usuario independientemente de su ubicación geográfica. Esta forma de hacerlo se basa fundamentalmente en el video (imágenes, audio, subtítulos), pero también debemos dar realce a su parte sonora: el podcast. Éste sistema también está experimentando un importante crecimiento, demostrando que el audio también desempeña un factor determinante en el plan de comunicación de toda empresa.

Antes de profundizar en los beneficios de utilizar el streaming en el ámbito de la empresa, detallaremos el proceso de cualquier retransmisión online en directo.

Establecer el contenido: antes de cualquier evento deben fijarse los contenidos a emitirse, así como el lugar y personas que van a intervenir en el video. Obviamente, el video puede grabarse con anterioridad, siempre y cuando no se trate de un evento.

Fase técnica: la codificación del contenido y el envío al servidor correspondiente para su emisión (normalmente a través de alguna plataforma de videos o canal propio que tenga la compañía), para lo cual se recomienda la contratación de alguna de las múltiples empresas especializadas en este tipo de retransmisiones online.

Retransmisión: se emite ese evento y posteriormente se deja publicado para que aquellas personas interesadas en verlo puedan hacerlo sin mayor dificultad. En cuanto al departamento de comunicación sólo queda evaluar los KPIS fijados en un comienzo, con el propósito de saber si se ha comunicado de manera adecuada y a qué número de personas.

A nivel comunicación de una empresa, el uso de streaming se puede aplicar a diferentes acciones corporativas. Obviamente, cada compañía deberá evaluar qué tipo de vías comunicativas son las más adecuadas en función de su negocio, sus usuarios o el mismo producto a promocionar.

Píldoras informativas

La acción más frecuente, en el uso de streaming, es la emisión de eventos en directo o de videos previamente grabados, con el objetivo de alguna presentación, declaración institucional o promoción de un evento; el contenido dependerá de cada negocio. No se trata de un recurso baladí, sino que hay muchas empresas tecnológicas que presentan sus nuevos servicios y productos a través de un evento que retransmiten a nivel mundial. Asimismo, el streaming ha supuesto un salvavidas para muchas empresas y eventos al tener que hacer presentaciones sin público en el evento.

Como consecuencia del uso de estas retransmisiones online, así como el consumo de los usuarios de estos videos, muchas empresas se han lanzado a nuevas acciones comunicativas centradas en la formación, como son los cursos online o Webinars. Es decir, en función del modelo de negocio de cada empresa, se pueden hacer tutoriales sobre el producto, convocar a un experto que ofrece una clase magistral entre un sinfín de opciones comunicativas. Estos videos, normalmente grabados, deben ser cortos y con un contenido sencillo y directo. De esta manera, el éxito está asegurado, puesto que los mismos usuarios van a compartir estas píldoras informativas y van a dar a conocer a la empresa y sus productos.

El departamento de comunicación de la empresa, por supuesto, deberá cumplimentar con una última acción: compartir estos contenidos audiovisuales en todas sus redes sociales. Al final estamos hablando de imagen de marca, algo que cuidarán muy bien todas aquellas empresas especializadas en las retransmisiones vía streaming. Estamos ante una tendencia al alza desde 2020. Y seguirá. Los avances tecnológicos juegan a su favor.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: