28 octubre, 2020

El asesino de Guillem Agulló, una trayectoria de impunidad en la ultraderecha española

Pedro José Cuevas cumplió 4 de los 16 años de prisión que le cayeron y fue absuelto a pesar de que 10 años después le confiscaron un arsenal con lanzagranadas
Guillem Agulló
Pedro Cuevas Silvestre, alias “el ventosa”, asesino del joven antifascista valenciano Guillem Agulló.
R.P.

Este año se cumplen 27 años del asesinato del joven antifascista valenciano Guillem Agulló. Pedro José Cuevas Silvestre, alias el Ventosa, asesino confeso de Agulló, fue condenado el 1995 a 16 años de prisión, de los cuales solo cumplió 4.

Pero, lejos de abandonar el mundo ultra, Cuevas continuó vinculado a toda una retahíla de colectivos de la extrema derecha violenta valenciana, incluido un grupo al cual le intervinieron varias armas de fuego, como por ejemplo un lanzagranadas. Esta ha sido su trayectoria en la ultraderecha española desde entonces.

Frente Antisistema

Una década después de su condena, en 2005, Cuevas fue detenido en el marco de la llamada operación Panzer contra un grupo neonazi que se hacía llamar Frente Antisistema (FAS).

En aquella operación, la Guardia Civil les confiscó un arsenal que contenía desde puños americanos hasta un lanzagranadas modelo Instalaza C90, pasando por escopetas, fusiles y algunos revólveres inutilizados que, según el instituto armado, tenían signos de estar en proceso de rehabilitación.

En el proceso judicial quedó probado que Cuevas fabricaba los puños americanos tipos Panzer que les serían intervenidos. Fue esta arma blanca la que dio nombre a la operación policial.

En julio del 2014, la Audiencia Provincial de València acordó declarar nulas las intervenciones telefónicas de los 18 integrantes del FAS que la policía había aportado a la causa, una resolución que precipitó la absolución por parte del Tribunal Supremo.

Un año después transcendía que los procesados, incluido Cuevas, exigieron que se les devolviera el arsenal. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) reconoció el derecho de uno de los miembros de FAS, José Antonio Andrés Orts, a recibir una indemnización de más de 16.000 euros por la destrucción anticipada de las armas de su propiedad.

FAS fue una organización que operó entre los años 2003 y 2005 y que estuvo implicada en varias agresiones violentas contra inmigrantes y militantes de izquierdas. Además, es heredero de la Hermandad Nacional Socialista Armagedón, un grupo contra el cual se llevaron a cabo 13 detenciones por el ataque con artefactos incendiarios en varias sedes de partidos valencianos en 2000. La policía les seguía la pista desde el 1998.

Alianza Nacional

Pedro Cuevas se presentó por el partido neonazi Alianza Nacional (AN) en la localidad valenciana de Chiva en las elecciones del 2007, dos años después de su detención en la operación Panzer.

Los miembros del FAS eran seguidores de la banda de trash metal Batallón de Castigo. El vocalista de la misma, Eduardo Clavero, cumplió condena por el homicidio de un joven de 19 años en Madrid a principios de los 90.

Clavero también acabaría formando parte de AN, una formación liderada por el abogado Pedro Pablo Peña, un individuo encarcelado por tenencia de explosivos que pretendía utilizar contra un autobús de familiares de presos condenados por pertenencia a ETA.

La Fiscalía del Supremo abrió diligencias para una posible ilegalización de AN en 2013. Y lo hizo a raíz del ataque en el Centro Cultural Blanquerna el 11 de septiembre del mismo año: Peña estaba entre los asaltantes. Hay que decir que de esta iniciativa, no se ha vuelto a saber nada.

AN surgió en 2005 de los remanentes de Alianza para la Unidad Nacional (AUN), una federación del neofascismo español que probó de ocupar el vacío dejado por el Frente Nacional de Blas Piñar, un grupo heredero de Fuerza Nueva.

Es una organización que defiende un programa abiertamente racista: consideran que la pertenencia nacional de los individuos viene dada por la sangre.

Actualmente, al asesino de Guillem Agulló no se le conoce afiliación en ningún partido o colectivo. A pesar de que todavía frecuenta el entorno de la afición radical neonazi del València CF, los Yomus, una docena de miembros de los cuales han sido imputados por delitos de odio y por las agresiones cometidas el 9 de octubre del 2017 contra manifestantes que celebraban la Fiesta del País Valenciano.

Los Yomus llegaron a exhibir una pancarta en la que se podía leer “Guillem, jódete” y a gritar la consigna “¿Dónde están? No se ven, los amigos de Guillem”.

Real Time Web Analytics