El 8 de marzo es día de celebración, pero sobre todo de reivindicación

Autor: Carmen Morcillo López

Fotografía: CArmen Morcillo López

Todas estas personas, en su mayoría mujeres, reclaman el fin de la violencia de género y la desigualdad entre hombres y mujeres, entre otras muchas cuestiones. Según la Guardia Urbana, más de 200.000 personas acudieron a la movilización.

Miles de personas acudían la tarde del 8 de marzo al Paseo de Gracia de la ciudad condal para protestar contra la desigualdad entre hombres y mujeres y la violencia de género bajo el emblema Juntas somos más. La gran afluencia de gente rebosó las previsiones que se habían planificado en un principio. A la hora del comienzo de la manifestación, a las 18:30 de la tarde, aún seguía saliendo gente de las diferentes bocas del metro próximas a la Pedrera.

Una hora más tarde, la comitiva llegó a la Plaza Cataluña, final del recorrido. No obstante, la movilización se extendió hasta los Jardines de Gracia, situado muy cerca de Diagonal, donde se producía el encuentro. Hay que destacar que no se produjeron eventualidades.

En el recorrido hacia Plaza Catalunya preguntamos a algunas de las mujeres que formaban parte de la comitiva qué significaba para ellas esta jornada. “Para mi significa reivindicar todo por lo que luchamos cada día, por toda la presión que sentimos por las cosas más pequeñas. Tenemos que luchar por todos nuestros derechos y mostrarle al mundo lo que realmente estamos viviendo”. “Estamos hartas de que se nos pisoteen nuestros derechos y la verdad es que la movilización ha sido un éxito”. “Ha sido una jornada importante porque a partir de ahora a lo mejor empezamos a ver cambios con respecto a la brecha salarial.” “Para mí significa un poco reivindicar lo que este año se está haciendo más visible por casos tan mediáticos”.

Opiniones diversas en relación a la brecha salarial, muchas de las entrevistadas no la han percibido, no obstante, mostraban su opinión en relación a este tema. “Yo por mi parte no la he sufrido, porque donde trabajo somos todas mujeres. Yo creo que mucha gente opina que la brecha salarial no existe y que no se puede equiparar porque las mujeres se dedican a otros tipos de trabajos, pero es algo real que existe y debemos hacer algo para mejorar la situación”.

En Plaza Cataluña se procedió a la lectura de varios manifiestos, que ponían en relieve algunos de los puntos más importantes de esta huelga y manifestación. A continuación, se construyeron dos castelleres, que contó como no podía ser de otra forma con la ovación y aplausos de los miles de asistentes a la manifestación. Posteriormente también hubo cabida para música reivindicativa de la mano de grupos como, Percudones, Les Impuxibles, Akelarre, Monique Makon, Marinah.

La protesta ponía fin con una batucada y justo detrás se encontraba un espacio mixto, con representantes de movimientos sociales, sindicatos, plataformas, partidos políticos y ciudadanía.

Ada Colau, la alcaldesa de la ciudad, asistió a la manifestación como una ciudadana más. Colau hizo huelga durante toda la jornada, como así lo hicieron el resto de las concejalas y comisionadas de su equipo.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, acudió a la movilización, pero no a la cabeza de la protesta, sino que optó por ubicarse en la parte final, desde donde no ha querido hacer ningún tipo de declaración. Según Europa Press, el presidente argumentó que las mujeres son las protagonistas de esta protesta y “toca escucharlas y quedar en segundo término”.

Por otro lado, los sindicatos CC.OO y UGT de Catalunya también ocuparon su lugar en la manifestación de la mano de sus secretarios generales; Javier Pacheco y Camil Ros. Ambos hicieron hincapié en que esta movilización sirva para promover la igualdad entre ambos sexos.

No han querido ser menos algunos otros colectivos relacionados con la enseñanza, la cultura, la sanidad, los medios de comunicación y las entidades sociales, entre las que hay que destacar a la presidenta de la Taula d’Entitats del Tercer Sector, Francina Alsina.

Entre los asistentes a la manifestación había opiniones diversas, aunque coincidían en algunos aspectos como que no entendían que algunos partidos políticos no apoyaran la huelga. “Yo creo que todo aquel que tenga un poco de cordura debería de apoyar esta huelga, es como estar en contra de que unas personas tengan sus derechos” apuntaba una chica asistente a la movilización. Recriminaban la incoherencia de algunos partidos, “lo de que hay partidos que no apoyan la huelga porque es anticapitalista es incomprensible, en Madrid este partido apoyo una huelga donde asistieron partidos ultras”.

Esta movilización también ha hecho visible su malestar por el racismo y las discriminaciones hacia el colectivo LGTBI. Se podían escuchar lemas como: Si tocan a una, nos tocan a todas, Estamos hasta el culo, de tanto tío chulo, Sexo débil, los cojones, Vivas nos queremos, ni una menos.

La mayoría de las mujeres entrevistadas coincidían en que aún queda mucho por hacer, “Yo creo que la evolución depende mucho de quién esté en gobierno, con el PP no se puede y con Ciudadanos es más de lo mismo, vimos una foto en Twitter donde salían todos los presidentes de varios países y un fotógrafo con ayuda de Photoshop quitó a todos los hombres y solo quedaron tres mujeres”. “Yo soy optimista, yo creo que sí vamos a mejorar. No somos un país tan represivo, pero aún queda mucho”.

Hay que destacar que a la movilización acudieron sobre todo mujeres de todas las edades, de diferentes razas, con caras pintadas, lazos morados, globos del mismo color y carteles reivindicativos con algunos lemas como: “Pero al final aprenderéis a respetar a las nietas de las brujas que no pudisteis quemar” o “calladita no estás más guapa”.

{"autoplay":"true","autoplay_speed":3000,"speed":300,"arrows":"true","dots":"false"}

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.