DURANTE EL JUICIO, TUVE LA SENSACIÓN QUE TENÍA QUE DEMOSTRAR MI INOCENCIA

altFiscalía, Generalitat y Ayuntamiento piden hasta siete años y medio de cárcel por volcar un contenedor la huelga general del 29-M
El testimonio de una sola mosso d’esquadra, que les vio a unos 30 metros de distancia, sustenta los cargos
 

 

 

 

Fiscalía, Generalitat y Ayuntamiento piden hasta siete años y medio de cárcel por volcar un contenedor la huelga general del 29-M
El testimonio de una sola mosso d’esquadra, que les vio a unos 30 metros de distancia, sustenta los cargos

 

 

alt

 

Óscar Mateu, Sergio Zafra y Xavier Tadeo afrontan una petición de hasta siete años y medio de prisión por volcar presuntamente un contenedor de basura durante la huelga general del 29 de marzo de 2012 en el barrio del Clot, en Barcelona. El ministerio Fiscal, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya acusan a los tres jóvenes de cometer tres delitos. Uno contra la seguridad vial, al detener la circulación de la calle Aragónotro más, por causar daños al mobiliario urbano, los que sufrió el contenedor, y un último, de desórdenes públicos.

 

Mateu, Zafra y Tadeo, que acudieron a juicio el pasado 5 de junio, formaban parte de un piquete informativo de unas 60 personas que, desde la plaza del mercado del Clot recorrió el barrio en dirección a Glòries. El piquete, integrado por vecinos, e impulsado por la Asamblea de Barrio, buscaba convencer a trabajadores y comerciantes de la zona para unirse a la convocatoria de huelga general. En la confluencia de Aragón con Independència, un grupo de personas empujó y volcó contenedores en el cruce.

 

Los tres huelguistas fueron retenidos durante cerca de una hora por los Mossos d’Esquadra e identificados junto a otras tres personas, a las que se permitió marchar después de que una agente de la brigada de información identificara a los supuestos participantes en el vuelco de contenedores.

 

La agente de los Mossos reconoció en el juicio que nunca había participado en ninguna diligencia de reconocimiento de los acusados, ni en comisaría, ni mediante fotografías ni en una rueda de identificación, y que cuando se produjeron los hechos ella se encontraba a unos 30 metros de distancia.

 

¿Por qué participasteis en el piquete?

 

Sergi: Yo salí no sólo por lo que era la huelga general en , sino por toda una serie de cosas que se le están haciendo a la gente. La cuestión de la huelga era un motivo más por todo lo que está pasando en este país. Se han retrocedido siglos en una serie de derechos. En dos años se han perdido todos los derechos que han tardado 40 años en conseguir mis padres. Salí para ayudar a los trabajadores que se habían puesto en contacto con la asamblea, porque en sus puestos de trabajo se les amenazaba con el despido si hacían huelga. Lo que suele ser el piquete empresarial, del que poco se habla. Nos preocupamos por ser solidarios, no podemos aguantar las injusticias que se cometen en este país.

 

Xavi: Era un día de huelga general, con una amiga habíamos repartido unos panfletos pidiendo la participación del comercio del barrio, era un día para salir y estar con la gente, pero recuerdo el 29M como una huelga en la que había mucha gente que estaba dispuesta a participar, pero sobre todo habia mucho miedo. Miedo a perder al trabajo, miedo a las represalias

 

¿Qué ocurre entonces?

 

Sergi: En la confluencia de la calle Independencia con Aragón, una parte del grupo volcó unos contenedores. Poco después, unos Mossos d’Esquadra nos paran, y nos mantienen retenidos durante más de una hora. El piquete lo formaban unas 60 personas y nos retuvieron a seis. A la altura de Glòries, los Mossos cargaron contra el piquete. La gente salió corriendo. Todos menos seis. A las dos chicas que formaban parte de este grupo, las descartaron casi enseguida y las dejaron marchar. Entonces empezaron a verificar por radio las identidades de los cuatro que quedábamos.

 

¿Os explicaron en algún momento porque se os retenía? ¿Acudisteis juntos al piquete?

 

Xavi: Les pregunté si era una detención o una retención, y me contestaron que, en principio, era una retención. Tampoco nos dijeron si habíamos cometido un delito, nada de nada. Nos lo dijeron después, cuando nos detienen y nos conducen a comisaría. No movimos ningún contenedor juntos, porque no íbamos juntos,  en ese momento no nos conocíamos y cada uno iba por su lado en el piquete.

 

Oscar: Cada uno participaba por su cuenta en el piquete, pero no íbamos juntos. Nos conocíamos del barrio, de participar en las asambleas que se organizaban desde el 15M y que están abiertas a todo el que quiera participar, poco más, en aquel momento no éramos amigos. Nunca había participado en ningún piquete, y lo hice de forma individual. Fui miembro y enlace sindical de UGT, pero de eso ya hace bastante tiempo.

 

alt

 

¿A dónde os conducen entonces?

 

Oscar: A ellos dos, los meten en un mismo coche, a mi en otro, y luego nos llevan a la comisaria de los Mossos, en les Corts. Me dejan un buen rato en el coche, esposado. Luego me preguntan que si quiero hacer una llamada, y pido que se avise a mi familia. No lo hicieron. A la abogada que había pedido, la tuvieron esperando otro buen rato, sólo por hacerla esperar. Luego me negué a declarar. Nos tuvieron dos días así.

 

Sergi: Hasta que consiguieron la juez que querían.

 

Xavi: Nos pasamos así, todo el jueves y todo el viernes. El juzgado que instruye el caso, el nº18, ha llevado también el caso del 4F, que está plagado de irregularidades. Sobre huelgas, lleva también tres o cuatro, en los que está impidiendo que se aporten pruebas. La sensación que tengo es que se esperó a tener un juez favorable. Para es importante decirlo porque esto me ha afectado mucho. Pasé un mes en prisión preventiva, por tener antecedentes policiales, que no judiciales. Fui detenido por el bloqueo al Parlamentunos 1.000 manifestantes se congregaron el 15 de junio de 2011 ante el Parlament de Catalunya, convocados por el movimiento 15M-.  Y en ésta decisión suya, que hay una responsabilidad de la juez. Debería haber sido más garantista, y no decidir ceder a presiones políticas, a llamadas telefónicas de la conselleria de turno. En teoría, el concepto de alarma social ha desaparecido y no es una causa para decretar prisión. En mi caso, se decidió prisión preventiva por esto mismo.

 

Oscar: Es que en el contexto de esos días, nadie sabía nada de porqué se había hecho esto así. Puig -Felip Puig, entonces conseller de Interior de la Generalitat– lo justificó porque había una reunión del Banco Central Europeo, que no se hizo, y por un Barça-Espanyol. Se mezclaron las cosas.

 

Xavi: Dos chicos más que pasaron esos días también en prisión preventiva, están acusados de lo mismo, de cortar una calle. Esto lo están haciendo con nosotros, con gente del Vendrell, de les Corts. En ningún momento se han retirado ninguna de las partes: Fiscalía, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona. Están pidiendo unas penas enormes por mover un container, que además no hemos movido nosotros, en un dia de huelga general.

 

¿Por qué pensáis que las administraciones, el Estado en general, están actuando así?

 

Sergi: Creo que forma parte de la escalada represiva. Piden estas penas porque saben que la protesta social irá a más, y es una manera de presionar a la gente para que se quede en casa.

 

Xavi: Va más allá. En relación al Parlament, las detenciones fueron escalonadas, cada día detenían a 4 personas (aunque lo único que tenían que hacer los mossos era entregar una citación judicial); no fue hasta el tercer día que se supo la lista de encausados, entonces se presentaron en la Ciudad de la Justicia y allí entraron los mossos para realizar las detenciones. Esto crea mucha tensión entre cualquiera que haya participado o mostrado su apoyo. En el 29M, las detenciones se alargaron hasta septiembre. La Generalitat creó una página web para denunciar manifestantes. Se detiene a sindicalistas por actos simbólicos, como quemar un billete en la Bolsa

 

Oscar: Y como medida preventiva, se nos impide ir a manifestaciones.

 

¿Cómo se os identifica? ¿Habéis pasado alguna rueda de reconocimiento?

 

Oscar: No. Una vez retenidos, y a través de llamadas telefónicas entre una mosso de la Brigada de Información y el responsable del dispositivo, al parecer, se nos identifica. Todo esto, mientras estábamos cara a la pared.

 

Sergi: Durante la hora que estuvimos retenidos, siempre se nos mantuvo cara a la pared. Esta agente nos identificó de espaldas. Una vez detenidos, es cuando ellos montan su historia.

De todo esto, la Policía deduce que se afectó el tráfico de la zona. En el informe policial, se habla de frenazos en seco para evitar chocar con los contenedores. Pero en el juicio, la agente declara que no oyó ningún frenazo ni vio ninguna marca de neumáticos en la calzada. NI ella ni nadie, como declaró Coscubiela -el diputado de ICV, Joan Coscubiela, testificó en el juicio por parte de la defensa-.

 

Xavi: Además, el Ayuntamiento presenta una hoja de daños de los contenedores, que los sitúa en la Rambla de Poblenou. Lo hicieron rápido, de manera muy cutre. Los contenedores ni siquiera se revisan el mismo día, sino el 3 de abril.

 

Oscar: No han aportado ningún peritaje, ninguna foto. Ahora mismo, para ponerte una multa de tráfico te hacen tres fotos, pero para pedir siete años de cárcel no hace falta ninguna foto.

 

Xavi: Durante el juicio, tuve la sensación que tenía que demostrar mi inocencia. No había presunción de inocencia, y no habían concretado ninguna prueba. No pasamos ningún reconocimiento, no se hizo nada. La Policía y la Justicia tienen los medios para poder comprobar los hechos, pero no se ha hecho nada. Mientras, a cualquier político acusado de corrupción, se le trata de supuesto, y se pide para él la presunción de inocencia.

 

¿Por qué vosotros entonces?

 

Oscar: Pedí el número de placa a los agentes, me negué a identificarme, si ellos no lo hacían también. Ni uno sólo de los policías tenia el número de identificaciónSergi les pidió explicaciones de por qué se nos retenía si no habíamos hecho nada, y Xavi tiene antecedentes policiales.

 

 

La Generalitat y el Ayuntamiento se personan en la causa

 

Sergi: El Ayuntamiento se puede entender hasta cierto punto, porque reclama daños sobre unos contenedores, pero la Generalitat dice que es por el coste del dispositivo policial

 

Xavi: La instrucción tiene una responsabilidad en todo esto. Dura hasta el 28 de abril y no se practican pruebas. La única prueba concreta que aportan son mis antecedentes policiales, poca cosa más. Fue la Audiencia de Barcelona la que ordenó la puesta en libertad, la mía y las de los otros detenidos el 29M, sin fianza, mientras la juez quería pedir 3000 euros de fianza.

 

¿Pensáis que hay intencionalidad política tras estas peticiones de pena?

 

Xavi: Hay una intencionalidad política clara, se ve en la rapidez de la instrucción, en la forma en que la hicieron. Las detenciones que se hicieron entonces, y otras relacionadas, con huelgas o con protestas sociales, son de diferentes opciones políticas, no sólo de una, es de cualquiera que tenga vínculos con movimientos sociales. Se intenta criminalizar a organizaciones como Arran, la CGT… Han detenido a todos lo que han podido, es una represión amplia.

 

Sergi: Creo que con esto han quitado el freno de mano, se defienden de la población de esta manera. Es que es lo que dijeron nuestros abogados en el juicio. ¿Qué se está juzgando? ¿Qué han volcado un contenedor? Y por eso se piden siete años y medio, mientras ves como a gente como Ortega Cano, se le pedían cuatro años. Una cosa es la legalidad y otra es la justicia, ya lo decía Gandhi, “ni todo lo justo es legal, ni todo lo legal es justo”. El Estado se basa en su legalidad para seguir protegiéndose a mismo. No quieren que nadie levante la voz. Estamos viviendo en democracias autoritarias.

 

Oscar: Durante la instrucción, se buscó mucho considerarnos como un grupo organizado, esto ya desapareció en el juicio, pero se intentó vincularnos con las asambleas del 15M para conseguir un punto que impulsase esa acusación.

 

¿Creéis que se han podido producir irregularidades en el proceso?

 

Xavi: No lo diría así, pero si que hay pequeñas irregularidades, por ejemplo pedí un médico, y no lo trajeron. No se me informó de mis derechos, y a la hora de firmar la declaración se le trató de poner una fecha anterior… El hecho que pidan siete años y medio por mover un contenedor de basura ya es una irregularidad, que el caso se intente sostener sólo con el testimonio de una policia es otra. También que estuviese en Brians 2, ya que es un penal, y a me tenían en prisión preventiva. No sabían dónde meterme. Me trasladaron desde la Modelo, porque tenían miedo a manifestaciones. Esto dicho por funcionarios. En aislamiento, en Ingresos, estuve una semana, que es el máximo que se puede estar.

 

Oscar: Si, no hubo irregularidades, pero si hubo algunas pequeñas cosas, sibilinas.

 

Sergi: Por ejemplo, la mosso que nos identificó habló tras una mampara en la vista, diria que por vergüenza casi, porque es una práctica que sólo se permite en determinados tipos de juicio.

 

 

¿Confiáis en que todo esto se solucione con la absolución o pensáis que esto puede ir a más y tener que ingresar en prisión? ¿Tenéis pensado reclamar ante la Justicia por este proceso?

 

Xavi : Los abogados creen que habrá una sentencia absolutoria, pero estamos pendientes de la presión política. Las manifestaciones no pueden disminuir. El nivel de ahogo que sufrimos ahora es grande. Hay un malestar general grande. No a dónde conducirá este malestar. La cuestión es que si esto explota, el Gobierno ya tendrá la práctica, el tipo de condena que pedirá. Y que nadie dice nada. De nuestro juicio, y de otros parecidos, apenas ha salido nada en la prensa. No hay interés en los medios convencionales. No hemos hecho nada, en el barrio se ha iniciado una campaña en la que se pide no pagar tampoco una posible multa.

 

Sergi: En este país no se tiene conciencia de haber realizado detenciones ilegales. Y es una cosa que ocurre. De momento, estamos esperando la sentencia para ver si denunciamos los hechos, pero, yo, por ahora si que tengo pensado reclamar a los Mossos. Nuestras familias llevan sufriendo más de un año por algo que no hemos hecho, ¿quién cuantifica ese dolor? ¿Qué valor económico se le puede poner a eso? Es una acusación ridícula y surrealista. Si esto acaba mal, me habran expulsado del sistema. Será el Estado el que me habrá convertido en un antisistema.

 

Oscar: Es que no pasó nada, pero según las acusaciones “podía haber pasado”, se juzgaba un abstracto, una posibilidad. Esperemos que acabe así, con la absolución. Pero la otra posibilidad es real, está ahí.

alt

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*