Desde el principio de los tiempos, a la ciudad china de Wuhan, se la ha vinculado como lugar de referencia de los orígenes del virus junto a otros supuestos, tal y como la fuga desde un laboratorio especializado. Mientras lo resuelven a su estilo, continua la represión.

En cualquier caso, serán los descendientes de nuestros descendientes, los que valorarán transcurrido el tiempo, el rango histórico ocupado por COVID-19, viniéndome a la memoria aquel luctuoso suceso sobre la inadecuadamente calificada como GRIPE ESPAÑOLA, que causó en el mundo más de 20 millones de víctimas mortales, hoy prácticamente olvidada salvo por los estudiosos.

Consecuentemente, el autor opta por seguir fijando su atención ocasionalmente, en lo que sucede en EEUU, a nuestro juicio, los más adelantados.

Curiosa y notoriamente, ha cundido en aquellas tierras el desinterés público por la Pandemia.

Así, el Washington Post, en una encuesta realizada durante las recientes elecciones legislativas del pasado mes, informaba de un único 2% de los encuestados, respecto a que el patógeno, no era el principal problema que afrontaba el País.

Sin embargo, el mismo Medio indicaba con posterioridad a la celebración del día de ACCIÓN DE GRACIAS, que se registraba en los Hospitales un aumento de unos 35.000 nuevos pacientes contagiados.

Según un reciente Estudio llevado a cabo por las Autoridades estadounidenses, optan en estos momentos por el medicamento: PAXLOVID, siempre que su aplicación se realice en los primeros cinco días de contagio.

Se tomaron como base resultados obtenidos de 200.000 pacientes que tomaron el antiviral, frente a 500.00 que no lo ingirieron, con una tasa de hospitalización de un 51% mayor en estos últimos.

¡País de vidas y crisoles!

En España, afortunadamente, las incidencias continúan controladas, salvo algunos “respingos”, como la cifra de 815 casos en el periodo del 20/9 al 2/12/2022, que acecharon fatalmente a los mayores.

A este su servidor, le gusta verificar “in situ”, desde 2020, siempre contando con la amabilidad de los profesionales de algunos Centros de Salud, escuchar sus opiniones sobre la evolución de administración de las dosis.

En esta fase de “cuarta dosis”, en la que nos encontramos, sus destinatarios se lo han tomado con bastante más calma, pues apenas rozan la inoculación un 50% de las dosis previstas, y no sería por falta de disponibilidad. En fin, vuelve a hacerse bueno aquello de “acordarse de Santa Bárbara”…

Articulista en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Doctor en Derecho por la U.C.M. (Cum Laude). Licenciado en Derecho. Licenciado en Ciencias Políticas. Caballero de Mérito de la Real Orden (Noruega).

Comparte: