El F.C. Barcelona jugaba ayer en Pamplona su correspondiente partido de liga contra el Osasuna. Hasta la ciudad Navarra, acompañando al equipo de Joan Laporta, se trasladó un contingente de Boixos Nois, los neonazis culés que siguen con sus fechorías impunemente pese haber sido descabezados en varias ocasiones por los Mossos.

Por la tarde, antes del partido, un grupo de Boixos se presentó en la Ezpala Taberna, un bar situado en la calle San Juan Bosco del barrio de Iturrana de la capital navarra, lugar de reunión de la hinchada Indar Gorri del Osasuna, de inspiración independentista y de izquierdas.

Una cincuentena de neonazis catalanes aparecieron encapuchados, blandiendo navajas y empuñando bates de béisbol. Destrozaron el local e hirieron a tres personas que tuvieron que ser trasladadas al Hospital Universitario de Navarra. En el siguiente vídeo de Twitter se aprecia el comienzo del ataque:

Tras el altercado, el F.C. Barcelona lanzó un comunicado en el que desvinculaba lo sucedido con aficionado del Barça, se limitó a decir que lamentaba «un incidente entre radicales». Antes del partido se difundieron imágenes en las redes sociales del grupo de Boixos en Pamplona, algunos de ellos realizando el saludo fascista:

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.