Racismo televisivo a joven musulmana

Autor: Miguel R.

Ilustración: Ricardo Jurado

Noel Gallagher, supongo que sabes, el líder de Oasis, dijo en cierta ocasión cuando le preguntaron sobre las 10 cosas que odiaba más: “La clase media, odio a la clase media, son gente horrible, horrible!”. La misma que por otra parte le compraba sus discos. Y yo estoy totalmente de acuerdo.

Un vídeo o tu artículo pueden llevar mucha verdad. El fin de escribirlos a efectos prácticos poco importa. Ahí están, son una realidad, pero vivir tal y como se piensa o se dice que se piensa es mucho más difícil. Por eso me gustó tu artículo, porque escribes como piensas.

Dices que a pesar de todo España es un gran país. No creo que España sea un país grande, y ahora no estoy hablando de racismo; tampoco digo que haya mucho donde escoger en el mundo… España es un país en el que ver a una familia tomando algo en un bar es algo normal, pero ver a alguien tomando un café, y sobre todo, leyendo un libro, es algo que les parece raro. Al momento ese ser se convierte en lo anormal, la pastilla roja ¿o era azul?, de Matrix, el “rarito”, la excepción que confirma la regla, lo malformado en un mundo de bellos.

¿Lo opuesto? Con demasiada frecuencia se tiende a la “ambición intelectual” de la que habla el budismo, que consiste en acumular conocimiento como quien acumula dinero para poder adoctrinar. En este sentido no hay mucha diferencia entre la opulencia de un Rolls Royce y la disertación de un snob letrillas.

Dices que en el fondo España es un país tolerante, pero creo que empleas mal la palabra, solo lo digo para hablar con rigor, sin más. Y no lo digo por tí, pero estoy más que harto de escuchar que somos un país “tolerante”, que lo mismo tolera a los inmigrantes que a los políticos corruptos, vamos que le da igual ocho que ochenta. Aquí hay mucho zafio, mucho cobarde sicofanta, mucho snob. Pero he de mencionar a la otra parte. Gente muy válida, con principios reales que nadie les deja ejercitar.

Eso es la tolerancia, se tolera una dolor fuerte de cabeza porque no hay otra, no te soporto o no me gusta verte por aquí, pero te tolero, te concedo la gracia de tolerarte, que es como decir, si por mí fuera te mandaba bien lejos al carajo, pero como soy políticamente correcto, te tolero.

No sé el origen de tanta filis para esa palabra en España, yo la escuché por primera vez a Felipe González. Otra de sus joyas progres (“toleransia”), como lo de “sofista”, cuando él era el mayor sofista.

Yo no soy tolerante, soy intolerante con la gente que odio o me cae mal. Cualquier persona de una raza diferente la considero lo mismo que cualquier otro ser humano, de hecho tener que escribirlo me parece de idiotas, obvio y absurdo, debería darse por sentado; todos tendremos defectos y virtudes, punto.

No puedo criticar realmente a nadie, porque ya conmigo mismo tendría para llenar mil infiernos de mierda y basura. Así que entiendo el mecanismo racista, ellos son tolerantes o intolerantes con otras razas. Yo soy intolerante con los racistas y con los adiestradores de amebas. Pero el problema es que al mismo tiempo insultan lo único que ha conseguido el ser humano socialmente, que es disponer de cierta cultura. Y es que odiar a gente de otra raza, país o región es sencillamente de necios.

Dices que es la manipulación lo que provoca que haya tanto votante de partidos zombis, o tanto racista. Esa visión nace de los advenedizos intelectuales de siempre, cuyo “precoz” teorema social de pensar que el ser humano es bueno ergo cuando es malo es porque es corrompido por gente poderosa y mala, terminó por inundar los pocos resquicios de luz que aún quedaban. Pero es esa misma gente la que convierte a España en lo que actualmente es porque ha nacido así, porque es así, y no me refiero a los poderosos. No nos pongamos un trapo delante de los ojos para no ver.

Yo a veces, en mi delirio, pienso que en realidad son aliens y que son mayoría, y que todos van a votar siempre, como hormigas programadas por no se sabe qué Dios miope y torpe, con su sonrisita hipócrita, con su “adiós Joaquín” jeje. Espera que te pida dinero a ver si eres tan guay y vecino de primera…; y cuya misión es jodernos a todos la vida votando a la misma mierda de partidos una y otra vez, una y otra vez…, como El día de la Marmota, como un maldito tiovivo infernal, y hablo de todos, los antiguos y los nuevos, nacionalistas o no, de masas o de minorías, de un color o del otro.

Si eres religioso, te lo diré como hablaría el Demonio: “Yo no hago nada que no hayas querido hacer tú antes”. Yo solo te doy los medios adecuados para hacerlo. Podrían estar horas y horas educando en el crimen, en que matar es bueno. Habría que ver cuánta gente ve la excusa para hacerlo y cuánta gente se niega en redondo pase lo que pase.

Es el ejemplo fácil, pero, ¿y si lo hacemos para que odien desde pequeños a alguien, a un colectivo, a una región, a un país de forma sutil, muy sutil…?

Es esa poca gente realmente valiosa y realmente sincera la que aún mantiene todo esto y evita que todo se vaya al carajo. Porque no creo que sean mayoría. Si lo fueran el mundo iría mejor.

Suelo tener un “deporte”. Respondo a spam ideológico allá donde se me envía. “Métete tu mierda por tu culo, gilipoyas! ” es siempre mi respuesta. La suya es: “mail deivered sub system” o algo parecido…

No nos engañemos, es ese gen idiota o masoquista que prefiere seguir destrozado, subyugado y sometido a evolucionar, a tener un mínimo de pensamiento crítico, a decir basta… Yo no puedo concebir a esos seres como seres humanos, no puedo respetarlos, lo siento, soy intolerante con ellos. Si esto es la clase media, es el grupo de seres más involucionado de la historia de la Tierra, hubiera preferido la compañía de dinosaurios.

No se puede apoyar lo que se critica. La cabra tira al monte, se dice en el argot español. Una frase más verdadera que cuatro tratados de sociología.

Toda la razón, señor Noel Gallagher, ojalá hubiera podido decirlo yo en público, debe ser la ostia poder hacerlo.

No quiero deprimirte, no creas que todo el mundo ve a los musulmanes de la misma forma. Muchos no somos racistas y realmente estamos maravillados de todo lo que aportó el Islam en España, porque ha dejado grandes obras de Arte, de Literatura, de Ciencia, de Historia, de Cultura y de Humanidad al fin y al cabo. España no sería la misma sin el paso del Islam por aquí. Y realmente prefiero gente de otro país en España, me da igual del país que sea.

Por cierto, si lo piensa, lector desconocido, YO NO SOY SOCIALISTA. Lo digo por si anda pensando en esto de: socialismo: amigo racial, de derechas: enemigo racial. Por favor, métase su dualismo donde le quepa. No, tampoco soy de derechas, ni de centro, ni de extrema izquierda ni de extrema derecha. Si quiere hacer perfiles coja varios ladrillos, los une en forma de esquina y ahí lo tiene.

El planeta, La Tierra, no pertenece a nadie, nosotros pertenecemos a La Tierra. Otra cosa es que por motivos económicos, sociales o políticos todo esto lo manipulen, pero la realidad es otra, es algo objetivo, la Tierra ya estaba aquí mucho antes que el ser humano. La injusticia es injusticia, aunque alguien la justifique. La gente piensa que es co-propietaria de algo llamado España, de un pedacito de mundo rodeado de mucha agua, pero cuando mueran la Tierra seguirá aquí, dando vueltas. Pobres necios.

Al igual que en la época de los Reyes Católicos y Torquemada, es la nueva secta, es decir, la televisión, los banqueros, las escuelas, las familias, los políticos, el Estado, las multinacionales, etc. los que adoctrinan a los ignorantes, pero es que ellos quieren ser adoctrinados porque son incapaces de pensar con objetividad o por sí mismos, porque prefieren distraerse con soma antes que dedicar cinco minutos a investigar con criterio; se dejan llevar por un tipo de sentimiento, y ciertos sentimientos pocas veces nos benefician.

Mi mayor descubrimiento en esta vida, lo que más me ha sorprendido para alguien a quien poca cosa puede sorprender, es la cantidad ingente de personas con muy poca inteligencia o valores, y esto es extensible a todo el planeta Tierra… Es un filón para los camastrones que manipulan porque pueden hacerlo, pero es que lo tienen tan fácil como convencer a un gato para que juegue con un trozo de hilo.

Mucho recelo al inmigrante supongo que también viene por la religión, mientras que otros siguen en el estúpido y cenutrio mundo dualista cristianismo vs islam, como en la Edad Media. Otros, como es mi caso, estamos hartos de que se hable de la religión asociándola a ciertas cosas. ¿Por qué no hablamos de Espiritualidad, de Sufís?

Es como decir que Cervantes es mejor que Shakespeare o viceversa. El dualismo vende, siempre lo ha hecho, es parte de la historia, es un instrumento muy poderoso de manipulacón, y solo ha traído desastre tras desastre. Todos los populistas y fascistas lo usan, es su mejor instrumento para conseguir el balido de la masa.

Lo que más gracia me hace es que los racistas están llenos de genes musulmanes, judíos, negro-africanos corriendo por sus venas… jajaja. Pobres ignorantes.

No hay nada más natural, incluso en el más puro sentido evolutivo, que las mezclas raciales, porque es crecimiento natural del ser humano, porque obviamente tenía que pasar sin que nadie pudiera evitarlo. Las personas salen más bellas, más inteligentes y de mente más abierta, hasta saltan mucho más y tienen una increible fuerza. ¿No me cree?, vea la saga Underworld. Lo siento, tenía que escribirlo…

Pero es que alguien o “alguienes” con mucho poder y dinero están muy muy interesados en dividirnos y por tanto enfrentarnos, y los poco duchos en usar la quijotera son los primeros que caen en la trampa, o símplemente caen en la trampa porque QUIEREN caer en ella… Esto último va contra natura, pues no es la evolución natural del ser humano.

Es la “educación para la ignorancia” y otras, cubierta con la bonhomía habitual de la ataraxia social tan típicamente española. Pero hace 20 años no era tanto así, la tele era menos estúpida, la gente leía más, había una visión más favorable hacia otras culturas. ¿Y nos llaman Generación X o perdida? Lo que tiene uno que escuchar…

Tú no lo viviste porque eras muy joven, pero yo sí lo recuerdo. La Crisis sobretodo, el ambiente, cambiado y provocado por los poderosos, consiguió hacer más estúpidos a los estúpidos, cosa que ya de por sí no tiene mayor mérito.

Un gran saludo y respeto, porque si escribes como piensas, he de respetarte y saludarte, por mucho que piense que tienes una idea equivocada de España; y que sepas que somos muchos los que no opinamos como los zombis.

Revista Rambla - Suscriptores

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.