“Yo soy el nadie, no tengo nombre… pero tengo memoria”

altVarios miles de personas han participado este sábado en la manifestación convocada en Barcelona contra el “racismo institucional” en la Unión Europea (UE) y en protesta por su respuesta ante la crisis de los  refugiados, plasmada en el acuerdo con Turquí a que permitirá,

 

 

Varios miles de personas han participado este sábado en la manifestación convocada en Barcelona contra el “racismo institucional” en la Unión Europea (UE) y en protesta por su respuesta ante la crisis de los  refugiados, plasmada en el acuerdo con Turquí a que permitirá, a partir de este domingo, expulsar a todos los inmigrantes llegados irregularmente a las costas griegas, incluidos los refugiados que huyen de las guerras en Oriente Próximo.

alt

 

La plataforma Unidad Contra el Fascismo y el Racismo (UCFR), uno de los organizadores de la manifestación, ha subrayado que el acuerdo firmado por los jefes de estado de Europaes ilegal” y “viola diferentes leyes internacionales“. En la misma línea, Stop Madre Mortum ha criticado que Europasubcontrate” en Turquía su responsabilidad de garantizar el respeto a los derechos humanos. “Parece claro que la UE está dispuesta a acabar con todos los valores de igualdad y solidaridad que dice defender”, señaló la organización en un comunicado. La manifestación también contaba con el apoyo de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado

(CCAR) y SOS Racismo.

 

La manifestación, que se ha iniciado en la Estació de França y ha finalizado en la playa de la Barceloneta, iba encabezada por una gran pancarta en la que podía leerse ‘Prou Racisme’ (Basta de racismo) y ‘Bienvenidos refugiados’ (escrito en inglés), portada por representantes de organizaciones sociales y oenegés. Tras ella han desfilado “contra el fascismo y el racismo” una representación política de todos los partidos del Parlament, excepto el PP y Ciudadanos.

 

El portavoz de UCFR, David Karaval, señaló que la manifestación tiene mucho sentidotras el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía“, y ha recalcado que se trata de un acto que también a favor de los refugiados y contra la islamofobia y el racismo institucional, según recoge la agencia Efe.

 

 

La protesta se celebra en una cuarentena de ciudades de toda Europa.

La manifestación ha contado también con una nutrida representación de políticos, que se han agrupado detrás de los miembros de la sociedad civil. Entre ellos estaba la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, los consejeros Raül Romeva y Neus Munté, así como el diputado de Juntos por Jordi Turull, los socialistas Jaume Collboni y Javi López, la dirigente de ICV Marta Ribas y el diputado de Cataluña se puede Lluís Rabell. Por parte del Ayuntamiento de Barcelona han asistido Jaume Asens y Gala Pin.

 

 

Precisamente ayer, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, hizo explícita la voluntad del Gobierno de acoger 4.500 refugiados. De hecho, la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, ha insistido este sábado que la Generalitat quiere gestionar directamente la llegada de refugiados y no depender de las decisiones del gobierno central, por lo que apuesta portirar por “en este asunto y” pasar de Madrid “. En una entrevista con Catalunya Ràdio recogida por Efe, Baja aseguró que el Gobierno está estudiando “la manera de poder tirar por el camino del medio“. “Pensamos que, como por el Estatuto de Autonomía tenemos el artículo que nos permite hacer acogida e integración, lo tenemos que coger por ese lado y pasar de lo que se decida en Madrid”, añadió. En la misma línea, Munté ha tachado de “absolutamente penosa y lamentable” la reacción del Gobierno tras conocer la carta de Puigdemont.

 

alt

 

APOYOS DEL PSC Y ERC

Antes de la marcha, la iniciativa de la Generalitat ha recibido apoyos explícitos del PSC y ERC. Miquel Iceta, primer secretario del PSC, ha aplaudido la propuesta de ofrecer Catalunya como “lugar de acogida” en un contexto de “crisis humanitaria”, y ha lamentado que las administraciones “no trabajen de la mano y haya recelos que no tienen razón de ser”.

 

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha asegurado que la iniciativa de Puigdemont “dignifica una situación absolutamente indigna”, y ha apuntado que el “enfado” de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría “refleja la catadura moral” del Gobierno español, que se comprometió a acoger 15.000 refugiados y solo ha reubicado hasta ahora 18.

 

alt

 

alt

 

 

alt

 

alt

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*