LOS SANTOS INOCENTES CRUZANDO EL ESTRECHO

altNo he podido escribir rápidamente sobre la matanza de inmigrantes en Ceuta, no he podido exteriorizar opinión o sentimiento. Esto no ha sido tan malo. El silencio del espanto me sirvió para reflexionar, e ir acumulando opiniones y meadas fuera de tiesto por parte de los representantes del estadoEste abyecto gobierno que los votantes del PP y los no votantes nos están haciendo padecer

 

 

 

alt

 

No he podido escribir rápidamente sobre la matanza de inmigrantes en Ceuta, no he podido exteriorizar opinión o sentimiento. Esto no ha sido tan malo. El silencio del espanto me sirvió para reflexionar, e ir acumulando opiniones y meadas fuera de tiesto por parte de los representantes del estadoEste abyecto gobierno que los votantes del PP y los no votantes nos están haciendo padecer. Espero que estén siendo más felices que yo

 

Se pregunta una si lo que ha sucedido es un genocidio. Según el DRAE, diccionario al que me gusta ir a comer palabras como bombones, genocidio viene del  griego geno estirpe y cidio matar. Genocidio es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad ¿Qué estamos haciendo en África? Posiblemente un genocidio continuo. No hace falta ir a matarles con nuestras propias manos, sólo hace falta ser cómplices callados del expolio al que han sido sometidos los países del Tercer mundo ¿Qué estamos permitiendo que pase en las fronteras marítimas de Italia, Grecia, España y Portugal? No se me ocurre otra palabra más que genocidio, por omisión de auxilio como en Lampedusa o directamente como en este último episodio infame de la historia de este gobiernoQuizás en el futuro tengamos un “Día de la Memoria” para las personas muertas en el estrecho, como tienen los italianos para recordar las víctimas del Holocausto. Un día para explicarles a los/las estudiantes de secundaria lo que sucedió e inculcarles que eso no se debe volver a repetir: “¡niños, niñas eso no se hace! No se tortura a la gente, no se la quema viva, no se hace jabón con la gente”. Niños, niñas: tampoco se juega al tiro al blanco con pelotas de goma contra la gente en medio del mar.

 

Hay personas que viven tan mal en África que quieren llegarse a Europa.  Santos inocentes que se han pensado que aquí habría una oportunidad, finalmente, de vivir. Ni siquiera vienen a hacerse ricos, ya saben que lugar les correspondería en esta sociedad. Estos santos inocentes no son el Azarías de Delibes, pero si pueden ser los Pacos, si el bajo, el de Landa. Los Pacos, los Manolos, los Beppes y los Paolos, como mi abuelo, que llegaban a Buenos Aires con ganas, finalmente, de vivir, olvidándose de señoritos y terratenientes.

 

Desde hace días que no puedo sacarme de la cabeza a Hannah Arendt y lo banal que es a veces hacer el mal. Adolf Eichmann, el asesino de hebreos, no era más que un funcionario, si, como los guardias civiles de Ceuta. Deben por lo tanto, cumplir su cometido. Pero las preguntas que me surgen, después de haber leído tanta mentira y desmentida, son las siguientes: ¿Cuánto disfrutan algunos  guardias civiles disparando bolas de goma? ¿Cuánto de sadismo personal hay en arrastrar a los nadadores en lugar de subirlos en la lanchas? ¿Cuánto aguantará el corporativismo que los une? Hasta donde llega ya lo hemos visto. La connivencia inmunda del Ministro y el Director de la Guardia Civil es innegable

 

No hay nada tan permeable como las fronteras, y las mediterráneas son el paradigma. A pesar de las cuchillas y el alambre de púa, a propósito, el nuestro es un sistema único en el mundo y allá por el 2006 Estados Unidos se interesó para su frontera con MéxicoEs imposible tapar el sol con un dedo. Es imposible detener la migración. Tan imposible como que el mundo sea un paraíso de igualdad y justicia. Y si así fuere, en la utopía, la movilidad será libre, no constituirá delito seguir al pie de la letra el Articulo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: 1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país

 

En tiempos de crisis brota lo peor de cada uno de nosotros, el sistema en el que hemos crecido es darwinista. Pero existen dos maneras de reaccionar ante la nefanda toma del poder de los predadores sociales. La primera es siendo un mero superviviente adaptado al medio, la segunda siendo comunitarios. Pero la percepción que se tiene de los inmigrantes es de lejanía. No pertenecen a nuestra comunidad. No existe empatía hacia lo lejano si no estás educado en la diversidad. Y otras veces se crean costras a base de hábito. Pues personalmente no me acostumbro a ver cadáveres de jóvenes

 

La percepción de lejanía es sólo eso, percepción. Nos estamos negando la realidad, estamos viviendo en la ignorancia, en las respuestas facilonas, vivimos dentro de un mundo donde pensar es desolador. Por lo tanto negamos la existencia de lo ajeno a nuestro propio dolor. Convertimos a los inmigrantes del Mediterráneo en objetos de discusión, son la excusa que ponemos para no enfrentarnos a los que realmente nos han quitado el trabajo, los que nos han robado las ayudas sociales, la salud y la escuela. Esos, son muy grandes. Los que cruzan fronteras son pequeños objetos sin entidad, destinados a ser usados de chivos expiatorios. Los xenófobos consientes, esos que se morirían de asco si aceptasen que provienen, como todos los humanos, de la pequeña Lucy africana, y los xenófobos por desconocimiento del entorno, del mundo que les ha tocado vivir, necesitan una guerra entre pobres porque tienen pánico de enfrentarse a los dueños de sus vidas. Se preguntan para qué vienen si no podemos salvarnos ni a nosotros mismos. Se preguntan por qué vienen si no hay más recursos que repartir. Pero no se plantean que cuando no tienes nada cualquier cosa es algo. No queremos saber que existen, ni como vecinos, ni como habitantes de los Centros de Internamiento de Extranjeros y menos como arriesgados nadadores. Cosificamos a personas con la intención de obtener el espejismo de una vida más fácil, sin sentimiento de culpa. 

 

Es difícil tener una visión integral de la migración. Comprendo que abarcar la globalización del capital, la destrucción del Tercer Mundo y las consecuentes guerras, hambrunas y emigraciones es tarea ardua, pero no imposible. Cuando comprendamos que formamos parte del ecosistema Tierra quizás nos demos cuenta que comunidad hay una sola, la humana y debiéramos ser una especie protegida. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*