Es frecuente hablar de la industria japonesa en las películas para adultos porque casi siempre se parodia casi cualquier superproducción de ese país o de los grandes ratings cinematográficos. Esta vez, Taiwán se le adelantó y realizó el mundo de Squid Game en una versión sexual muy explícita.

El Juego del Calamar es probablemente la serie de este año con mayor impacto. Las redes sociales sucumbieron ante el sanguinario inicio de la serie, el cual parecía que sería más un drama que sobre un juego mortal. No es de extrañar que poco después de este boom aparezca una parodia.

Lo que sabemos hasta ahora

El internet se llenó de las primeras imágenes promocionales de la parodia porno del Juego del Calamar. En ellas podemos ver a los “jugadores” con un uniforme sexy y en posiciones sugerentes. También aparecen los mediadores, quiénes tienen una postura claramente dominante.

Una de las actrices de la película, Mi Sha, anunció en Twitter que se estrenó por primera vez el 31 de octubre en un servicio de suscripción local llamado LOVE6. Por ello, en Occidente no hemos podido verla, incluso si la suscripción de la plataforma es bastante barata.

Aunque Taiwán haya tomado la iniciativa e hiciera su propia película para adultos basada en la serie, todavía no tenemos muchos detalles. Aún así, la trama de castigos y una gran presión constante es la oportunidad perfecta para explorar escenas del mundo BDSM y fetichismo relacionado con la humillación.

Por otro lado, la fama de la serie original ha orillado a los espectadores a resubir el filme a distintas plataformas del cine para adultos.

Un poco sobre la producción

A primera vista, notamos en las imágenes y algunos vídeos que circulan que la producción no es de tan buena calidad. Los escenarios son bastante pequeños, y la iluminación no ayuda a crear un ambiente en el que sumergirse. Aún así, los estándares son bastante altos si consideramos que es una película porno.

Resulta muy llamativo que la película cuenta una historia en el mundo del Juego del Calamar, incluso si no suele ser necesario en este tipo de producciones. De hecho, sigue los juegos de la película, aunque los castigos son diferentes.

En el primer juego, la muñeca que detecta los movimientos de los jugadores es reemplazada por una mujer. Los perdedores son sometidos a un castigo por parte de los hombres de rojo, quienes disfrutan de su recompensa. El juego de la galleta también es emulado, con castigos de índole sexual.

Si bien el resultado no es una obra de arte, sí tiene una calidad apreciable en el mundo de la pornografía. La historia es entretenida y las actuaciones están bastante bien, al igual que la adaptación de la obra original. El producto final es una película de alta calidad dentro de su género.

Por otro lado, la actriz principal Mi Sha ha subido a YouTube un vídeo en formato de blog. En él, habla un poco sobre cómo ha sido la producción de la película y cuenta su experiencia. En los detrás de cámaras se nota el carisma de Mi Sha, cuya participación ha sido clave para atraer a tanto público en su país.

El hentai y el Juego del Calamar: dos producciones que juegan con la perversión

En realidad, Oriente es pilar en las producciones para adultos. Constantemente sacan nuevas series y películas, y apenas una parte relativamente pequeña es la que llega a este lado del mundo.

El Hentai es un género de ficción nacido en Japón que logró extenderse a todo el mundo, incluso lleno de polémicas. Su erotismo es particular porque no tiene las limitaciones físicas (o legales en muchos países) a las que están sometidas las producciones pornográficas live action.

La palabra Hentai significa perversión en japonés. El nombre le encaja perfectamente porque los diferentes géneros del anime hentai juegan con la mezcla del morbo con la fantasía, dando como resultado producciones que aprovechan lo mejor de los dos mundos al no estar limitados de ninguna manera.

Muchas historias hablan sobre fantasías que no podrían ser realizadas de otra manera: violaciones, humillaciones y hasta monstruos imaginarios aparecen en estas producciones. Y esto es posible porque no están involucrados actores, además de que el dibujo puede romper las normas de la realidad.

En este sentido, la nueva producción del Juego del Calamar comparte mucho con el Hentai. Si bien no tiene tanta libertad en su desarrollo porque es un live action, tiene este componente fantasioso y perverso a la vez, con una retórica muy particular.

La influencia de la serie ha dado pie a grandes movimientos: nuevas series inspiradas en la original, juegos realizados en el mundo real (legales e ilegales), promociones en comercios, entre otras. Era normal que llegara más pronto que tarde su versión pornográfica.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: