El pasado 30 de mayo, la multinacional H&M inició un proceso de restructuración de empleo en todos sus centros de atención al cliente de sus tiendas online a nivel mundial. Solo en el centro que la empresa sita en Barcelona, donde trabajan más de 200 personas, este proceso afectó a 36 personas trabajadoras, de las cuales 17 han sido despedidas, con una media de edad de 40 años, aduciendo causas organizativas, y el resto de las afectadas han visto como sus roles han sido extinguidos y han sido recolocados a nuevas posiciones sin posibilidad de negociación de sus nuevas condiciones laborales.

Tras la convocatoria de una Asamblea de Personas Trabajadoras, se decidió la convocatoria de una concentración en la tienda insignia de H&M España, en Passeig de Gràcia 16, el sábado 1 de julio a las 18:00 horas, para protestar por los despidos y los procesos de automatización que destruyen puestos de trabajo.

CGT ha tenido acceso a información que indica que H&M ha iniciado un proyecto consistente en la implantación de un sistema informático de gestión de personal, una plataforma digital de formación y una herramienta interactiva para el canalizado de contactos. Con estos procesos automatizados, H&M estima una reducción de 75.000 contactos al año.

Esta restructuración no es más que otro paso en el proceso de digitalización en el que H&M, la segunda empresa textil mundial tras INDITEX, lleva tiempo envuelta. Durante y tras la pandemia, con el auge de la venta online, cientos de tiendas físicas cerraron y siguen cerrando, siendo despedidas cientos de trabajadoras. También H&M despidió a 1500 personas trabajadoras dentro del departamento técnico en los últimos meses y en el mes de abril despidió a 150 personas en la fusión de dos de sus marcas alternativas (MONKI y WEEKDAY).

La sección sindical de CGT, mayoritaria en el Comité de Empresa de H&M Atención al Cliente, denuncia la falta de transparencia en el proceso y en su opinión, puede haberse producido una vulneración del derecho de la representación legal de las trabajadoras de ser informadas y consultadas respecto a las reestructuraciones de plantilla y la implementación de sistemas de organización y control del trabajo. H&M informó al Comité de Empresa en una reunión que finalizó solo quince minutos antes del primer despido. Es por ello que ha cursado denuncia a la autoridad laboral pertinente de lo que califica, a su entender, de una estrategia empresarial de vulneración del derecho sindical, ya que es la tónica habitual en las relaciones laborales desde que CGT consiguió la mayoría en el Comité de Empresa.

CGT defenderá siempre los puestos de trabajo ante la inhumana maquinaria capitalista que, ante la más mínima pérdida de beneficios, o incluso ante no llegar a las cuotas de beneficios marcada, no le tiembla el pulso en recortar salarios afectando a cientos de familias, cuyos miembros han visto como sus puestos de trabajo han sido extinguidos y que han sido despedidas aun disponiendo de altos datos de productividad.

CGT se enfocará en proteger los cientos de puestos de trabajo de las personas que trabajan como agentes de atención al cliente, que irremediablemente se verán afectados en los próximos meses ante este proceso de digitalización, a la vez que hace un llamamiento a la ciudadanía y su conciencia social a la hora de utilizar, tanto en los sectores del comercio textil, como en el telemarketing, la alimentación o cualquier otro, los procesos automatizados que las empresas ponen a su disposición, sin que nos paremos a pensar en el coste humano que estamos pagando y seguiremos pagando como clase trabajadora.

CGT acudió a un encuentro internacional sindical en la ciudad de Frankfurt, Alemania, los días 9 y 10 de junio, donde se debatió sobre cómo afecta al comercio textil en todas sus fases (comercio, logística y producción) los procesos de digitalización, enfocándose mayormente en las empresas del grupo INDITEX, H&M y IKEA.

Comparte: