Hechos Probados es un documental estrenado en la reciente edición de la Seminci de Valladolid que analiza con un rigor inédito hasta la fecha la relación ciudadano-Estado en vía tributaria. Para ello se sirve del análisis de la historia de Agapito García Sánchez, número 1 de la lista de morosos que publicó el Ministro Cristóbal Montoro en 2015. El documental ha sido rechazado por las plataformas de streaming como Netflix o Amazon. Tampoco es posible verlo en ninguna sala de cine.

Así que Alejo Moreno, periodista y cineasta, estrenó hace meses en su propia plataforma Hechos probados, un documental en el que desvela una desasosegante investigación sobre los excesos, métodos recaudatorios y abusos de la Agencia Tributaria y su persecución del contribuyente. «Yo suponía que iba a ser complicado, pero no esperaba que tanto», comenta el realizador en una entrevista con Efe.

El documental se apoya en el kafkiano periplo y calvario tributario de Agapito García Sánchez, que saltó a los medios en 2015 como el mayor deudor de Hacienda, encabezando la lista de morosos que publicó el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de oscura memoria.

Moreno empatizó con García; «lo que Agapito me contaba tenía una gran solidez», explica, y se puso a investigar. «Justo cuando yo lo conocí -recuerda- salió la declaración de Granada», un documento firmado por 35 catedráticos de derecho que denunciaban un abuso generalizado de un poder del Estado contra el ciudadano.

«El documental es la traducción de ese abuso de poder al margen de cualquier ideología», afirma Moreno, y la Agencia Tributaria, añade, «un instrumento de terror que aplasta al ciudadano en un combate absolutamente desigual, algo que nos afecta a todos y que tiene que ver con la calidad democrática y con el estado de derecho».

García estuvo años (más de diez) pleiteando contra los mecanismos sancionadores de la administración tributaria, pidiendo amparo a los tribunales y perdiendo una y otra vez -a pesar de tener sentencias absolutorias- «por la mala praxis, rozando la prevaricación», dice Moreno, de los más altos responsables del proceso que casi le cuesta la vida al empresario.

Aunque el tema no es fácil, según pasan los minutos, el espectador se va dando cuenta de que la película no solo habla de la titánica lucha de Agapito García, ni de su evidente indefensión: fotograma a fotograma crece el desasosiego porque -desde muchos niveles diferentes- todos somos Agapito.

A la sorpresa (y desconcierto) de saber desde el testimonio de juristas tan incontestables como Matías Cortés, Manuel Lamela, Joaquín Huelin o Ignacio Ruiz Jarabo que los inspectores de Hacienda cobran comisiones, se suma en la primera parte del documental el uso (y abuso) a sabiendas de la vía penal por parte de la Agencia Tributaria para dilatar los procesos con un único afán: el recaudatorio.

«El caso de Agapito García es más que paradigmático», afirma Moreno. Él tuvo que pagar al fisco más de 20 millones de euros cuando su deuda original era de once, aunque le llegaron a pedir 53. Un tiovivo de cifras que el empresario lleva discutiendo con el Estado más de 25 años.

Incansable (aunque no infalible, ya que García acabó ingresado en una clínica psiquiátrica varias veces, aquejado de depresión profunda), el empresario ganaba cada juicio al que llevaba a la Agencia Tributaria, de la Audiencia Nacional al Tribunal Supremo, pero siempre había una recusación.

El documental muestra cómo, a partir de la crisis, la Agencia Tributaria empieza a atenazar más a sus objetivos: el Estado tiene un déficit galopante y hay que recaudar más, como reconoce Ruiz-Jarabo, director de la Agencia Tributaria entre 1998 y 2001. «Cuanta más deuda haces que tengan los contribuyentes, más cobras en retribución variable».

Es, dice en un momento de la cinta, «como si un juez cobrase en función de las multas que ponga, ¿qué credibilidad de imparcialidad tendría?».

Precisamente, «Hechos probados» comienza con una cita a «El proceso», de Franz Kafka, y como en la novela, García Sánchez acaba siendo protagonista involuntario.

Alejo Moreno reflexiona: «¿Por qué sucede esto?, ¿qué está pasando y a dónde estamos yendo?, ¿qué consecuencias puede tener esto en nuestra calidad democrática?, y, lo más pasmoso, ¿por qué no está en los medios de comunicación?. En mi opinión -afirma- esto va a ser cada vez más grave y va a acabar afectando a todos los ciudadanos».

Director y productor de documentales como «La vida a 5 nudos, a bordo del J.S. de Elcano» (2005), Moreno lamenta que ninguna plataforma, ni sala de cine, se ha «atrevido» a estrenar, salvo la Seminci, que lo preestrenó en la sección DOC de su 66.ª edición.

Moreno cree que ha cumplido con su parte de alertar sobre la crisis del derecho en España. Quien quiera saber más, en www.documentalhechosprobados.com.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: