Miles de turistas internacionales vuelven a llenar los lugares más emblemáticos de Barcelona como la Sagrada Familia, la Rambla o las playas aprovechando la primera Semana Santa después de la pandemia.

Muchos de ellos están de crucero y hacen su primer viaje largo en dos años. Uno de los puntos que ha suscitado más interés este sábado son las playas, puesto que las altas temperaturas invitan a pasear, tomar el sol y bañarse.

También vuelve a hervir con la presencia de turistas la Boqueria, donde muchos aprovechan para dar un bocado y hacer algunas fotografías de las coloridas paradas. En la Sagrada Familia se repite la estampa y se acumulan cruceristas de muchas nacionalidades. Algunos no han podido entrar al templo porque las entradas se han agotado.

Los visitantes extranjeros, que en los últimos dos años se habían dejado ver con cuentagotas, han vuelto a llenar la Rambla, donde las terrazas vuelven a estar llenas después de funcionar a medio gas. También vuelven a tener salida los souvenirs de la ciudad: gorras, camisetas y llaveros que desde hacía meses lucían en los quioscos sin llamar la atención.

Las playas también se han masificado y encontrar una mesa para tomar algo en un chiringuito era tarea casi imposible. Han ayudado las altas temperaturas de este fin de semana, que han hecho que muchos extranjeros hayan optado por pasear o hacer deporte por el paseo. Otros han preferido tomar el sol, estirados en la arena para empezar a coger color.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: