El colega de mus de Joe Biden, el barcelonés Xavier Trias (1946), será finalmente el candidato de la derecha independentista a la alcaldía de Barcelona en las próximas elecciones municipales. Tan vivaracho como siempre, Trias ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa a pie de calle, dejando claro que su objetivo a batir es Ada Colau: «Solo hay una cosa que es segura: no votaremos nunca de alcaldesa a la señora Colau, porque su programa y su manera de pensar van en contra de lo que pensamos nosotros».

Efectivamente. Segundo hijo de una familia franquista de doce hermanos, se formó en los jesuitas de Sarrià y ejerció de lamebotas del corrupto Pujol durante más de veinte años. Licenciado en medicina (su padre era dueño de una farmacéutica) se especializó en pediatría, hecho por el cual el Molt Honorable le nombró conseller de Sanitat en los ochenta. Por ello, este pudiente y acomodado ciudadano difícilmente avalaría las políticas sociales, progresistas y medioambientalistas que, a su manera, defiende Ada Colau. Además, la actual alcaldesa no deja de ser su bestia negra.

Al jovial Trias, en Barcelona, ya se le conoce sobradamente. Tras dos intentos fallidos (2002 y 2007), el ejemplar militante de CDC consiguió la alcaldía de la capital catalana en 2011, coincidiendo con el preámbulo del fecundo procés de Artur Mas. Del cuatrienio como primer edil, podemos destacar su empeño por vaciar Barcelona de centros sociales okupados. El ejemplo más notable fue cuando trató de expulsar al colectivo autogestionado de Can Vies para derribar el edificio, hecho que desató violentos altercados en Gràcia y Sants. Para ello no dudó en reformar la unidad de antidisturbios de la Guardia Urbana, dotándola, incluso, con chalecos antibalas. Por lo demás, las clásicas políticas liberal-conservadoras de un feligrés de comunión diaria. Quizás, lo mejor de su mandato fue la cara de pánfilo que se le quedó en 2015, cuando Colau arrasó con el cómo una apisonadora.

Dinero en Suiza

Quien más y quien menos recuerda el bulo que difundió el diario El Mundo en 2014, cuando aseguró que Trias tenía dinero opaco en el extranjero. Detrás de esta información se encontraba el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, otro adalid del nacionalcatolicismo. La Fiscalía anticorrupción archivo la causa.

Lo que ha quedado más diluido en la memoria es que Xavier Trias sí apareció en 2017 en los Paradise Papers una lista de evasores fiscales con las correspondientes pruebas documentales. Entre los implicados salio el nombre de Xavier Trias, que tuvo que reconocer que miembros de su familia habían tenido dinero en Suiza.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: