“Vivimos en una dinámica del caos”

Autor: Joan Colás

Ya está hecho. Mariano Rajoy vuelve a ser presidente del Gobierno y su “nueva” ejecutiva volverá a las andadas. Los mismos que aplicaron la ley Lomce y que ahora han tenido que detener, que aprobaron la reforma laboral que ha precarizado la vida de las trabajadores y que ha dejado casi vacía las arcas de las pensiones.

Europa y el FMI respiran tranquilas. El Consejo Europeo lleva tiempo reclamando los 5.500 millones que se les debe y para ello volverán aplicar recortes. El Fondo de Reservas de la Seguridad Social ya está temblando. Y no es para menos. Cuando entró el anterior gobierno su saldo era de 63.000 millones de euros, el año pasado ya iba por los 32.400 millones y se estima que este 2016 acabe con unos 13.500 millones de euros.

pensiones-02
Fotos: Francesc Sans

Pero nada parece detenerlos. Y la gente empieza a preocuparse. Los jóvenes dan por hecho que no van a tener jubilación, los mayores de 40 dudan si verán algo y los que ya la perciben van viendo como año a año, su jubilación es más escasa para vivir.

Las teorías siguen y siguen. Tanto es así que ya hace un tiempo corre un mail y mensaje de Whatsapp con enlaces al Wall Street Journal sobre como el Gobierno de Rajoy ha ido comprando deuda pública española con el dinero de los fondos de pensiones. Por eso la revista Rambla se ha puesto en contacto con un Albert Berrio, economista, para que nos cuente que pasa con las funciones y cuales son los riesgos de estas actuaciones.

– Para aclarar las dudas que asaltan a la gente que ha recibido estos mensajes, empecemos por aclarar los rumores. ¿Qué hay de cierto en lo que cuentas estos mensajes y artículos aparecidos en la prensa internacional?

Estos mensajes y artículos ya llevan unos años circulando y, sinceramente, es una chorrada absoluta. Hay cosas realmente más preocupantes.

– Pero el Gobierno está colgándose medallas reduciendo la deuda pública mientras retira el dinero del Fondo de Reservas para la Seguridad Social.

Eso no es grave. De hecho, es un mal menor. Te cuento. Si el Gobierno, que dispone de este dinero, tuviera esos fondos sin hacer nada, no darían fruto. Siempre serían los mismos y cuando se saca va bajando y bajando. Muchos países optan para moverlos y que crezcan sus intereses.

 – Cómo un fondo de pensiones.

Exacto. Esto es lo que hace. Pero en vez de ponerlo en un capital de riesgo o privado, algunos gobiernos compran bonos del Estado, que tienen un riesgo casi mínimo para asegurarse cierto interés con menos riesgo. Así salen ganando. Y se ha hecho siempre. El problema, más bien, sería que se compró todo. Éstos Fondos son producto del dinero acumulado por jubilados que no han podido disfrutar de la totalidad de su jubilación porque han fallecido antes. Hubo una época, en que la edad de mortalidad era mayor donde se acumulaba bastante y nunca se tuvo que echar mano de él. Y básicamente esos fondos se guardan para cuando se necesiten, como es el caso. Pero ahora el problema es mayor. Se están comiendo todas las reservas.

– De ahí que el ciudadano tema al recibir este tipo de mensajes.

Lógico. Además suceden tres cosas. En primer lugar, las jubilaciones han subido, poco estos años, pero mucho respecto al pasado. Esto se suma a que el índice de supervivencia es mayor y han aumentado el número de jubilados, por lo que ha subido el gasto. Y mientras esto pasa el número de cotizantes. En segundo lugar, la reforma laboral llevada a cabo por el gobierno del Partido Popular ha provocado una gran bajada de los salarios, por lo que entra menos dinero a las arcas. Y por último, y no menos grave, la política del PP subvenciona a las empresas que contratan librándoles de pagar durante un año al Estado las cuotas de alta de su personal. Y este dinero por tanto, es dinero que no entra en la Seguridad Social por parte del empresario, sino que es el Estado quien ha de pagar este déficit i el PP lo ha dejado de hacer. Esto sí que es realmente escandaloso.

– ¿Pero hay alguna solución?

Sí claro. Desde una importante reforma del mercado laboral, hasta subir el salario mínimo y los salarios en general y calcular el gasto público real y hacer una reforma fiscal vía presupuestos del Estado para poder subir los ingresos.

– También hay quien apuesta por los llamados fondos de capitalización.

Sí, eso es lo que les interesa a los bancos. Esa es su solución para acabar con el sistema de reparto equitativo que existe hasta ahora, en el que uno recibe lo que ha cotizado.

– ¿Y en qué consisten exactamente estos fondos de capitalización?

Es una solución beneficiosa para los bancos y poderes económicos que juega en contra de los ciudadanos. Con este método se pretende que el Estado invierta la cotización de todos los asalariados en fondos privados, empresas, bancos… y con el beneficio de las inversiones pagar las jubilaciones. Pero claro, hablamos de inversiones financieras que están sometidas a las fluctuaciones del mercado y que por tanto su valor puede tanto subir y dar beneficios como bajar y perder valor. De hecho, esto es lo que hizo Pinochet en la época de la dictadura y fracasó. Pero esto no sería viable en España, porque para obtener mayores beneficios se necesita una bolsa de trabajo juvenil alta y precisamente el paro juvenil en España es el que tiene las cuotas más elevadas.

– La nueva propuesta del anterior gobierno en funciones fue la posibilidad de comprar el 100% de la jubilación y poder seguir trabajando.

Eso también sería beneficiar a unos pocos. A los que pasados los 65 o 67 sus condiciones laborales les permiten trabajar, y esos suelen ser los trabajos con un mayor salario: profesores, médicos, escritores, periodistas… Y obviamente irá acompañado de una reducción de las jubilaciones. Y eso hará que las personas que no puedan trabajar y sólo dispongan de una jubilación más reducida vivan en peores condiciones. De hecho esto ya sucede en Estados Unidos y Alemania. En Estados Unidos apenas existe la jubilación y en Alemania juegan con los minijobs. Así, las personas cuya jubilación no les da para vivir tienen que acogerse, si pueden, a uno de estos minijobs para poder salir adelante. Y ya sabemos las condiciones que ofrecen estos minijobs. De hecho, esto ya se empezó a regular en España.

– Pero todo esto parece que tiene un fin inmediato. Hay quien dice que en 2017 o 2018 las cajas de las pensiones quedarán vacías.

Se habla del fondo de reserva y se mandan muchos de estos mensajes de pánico expresamente, para acabar con el sistema de pensiones. De hecho, una escritora francesa ya le dio un nombre a este tipo de situación que vivimos, “La dinámica del caos”, en el que avanzaba una voluntad de ciertos sectores de crear una situación de caos entre la población y los altas esferas para así hacer volar el sistema de pensiones. Porqué finalmente lo que se va a hacer es castigar a las pensiones altas y quitar las pagas extras y no equiparar, como ya hacen las pensiones con el IPC. Así que todas estas amenazas creo que no son más que esa dinámica del caos para acabar aplicando estas soluciones que sólo beneficiarán a unos pocos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*