El excomisario José Manuel Villarejo y la exlíder del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, pactaron una estrategia mediática para luchar contra el ‘procés’ independentista que implicaba a varios medios de comunicación como El Mundo, el ABC, El Periódico de Catalunya, la revista Interviú, la emisora ​​Onda Cero y Telecinco. Según los audios publicados por el digital El Mundo, Villarejo y Sánchez-Camacho se reunieron el 6 de noviembre del 2012, dos semanas antes de las elecciones autonómicas del día 25, y concluyeron que era necesaria una «guerra» para acabar con el independentismo y evitar que consiguieran mayoría absoluta en el Parlament de Catalunya.

Villarejo avisó de que «el apretón» sería el día 12 de noviembre y añade: «Insisto, esta guerra que vamos a hacer es para evitar que este tipo (los líderes soberanistas) no saquen mayoría absoluta«. Sánchez-Camacho coincide con el parecer del excomisario y pronostica que si el independentismo logra la mayoría parlamentaria «acabaremos viendo declaraciones de independencia» y alerta de que, entonces, «España se va al carajo». «Hay que meterlos en prisión y se ha acabado la historia», concluyen ambos.

«Yo estoy apretando al Grupo Zeta porque tiene aquí El Periódico, estuve con Miguel Ángel Liso (director editorial del Grupo Zeta), que conozco desde hace muchos años», explica el excomisario, que manifiesta: «Intentaremos apretarles, pero de todas formas a partir del lunes 12 comienza la caña en Interviú, en ABC, El Mundo, y en la radio con Carlos, de Onda Cero, con Carlos Herrera, e involucraré también a Telecinco, conozco muy bien Ana Rosa Quintana«. Villarejo advierte de que una vez pasen las elecciones «hay que seguir currando» y que «tras el 25 (en referencia a la fecha de los comicios) queda toda una guerra».

Una vez acordada la estrategia mediática, el ex líder del PP catalán pregunta si es necesario informal la delegada del gobierno español en Cataluña, Llanos de Luna (actualmente diputada del PP en el Congreso), y Villarejo responde que «sólo hace falta que le digas que nos están ayudando desde Madrid y cualquier información nos la puede dar”. El excomisario y Sánchez-Camacho pactan que se comunicarán a través del teléfono fijo del despacho de Villarejo y que la exlíder del PP llamará diciendo que es la «prima Josefina o María».

«Para no quemar el partido», en referencia al PP, el excomisario explica a Sánchez-Camacho que «ya le he dicho a María Dolores (de Cospedal) que ni tú ni nadie debe dar esa información nuclear a los periodistas bajo ningún concepto, nunca» y ambos acuerdan hacer como si este encuentro no hubiera ocurrido: «¡Tú y yo no nos hemos visto!«, pactan.

(*) Con información de varias agencias y medios de comunicación.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: