Un bloguero ucraniano ha publicado recientemente un vídeo de canibalismo en sus redes donde aparece cocinando y comiendo carne aparentemente extraída de los restos de un soldado ruso.

El bloguero afirma en su video que «estaba buscando un hueso ruso para hacerme un mango de cuchillo». Según la filmación, encuentra restos humanos en un tanque destruido de las fuerzas armadas rusas. Es entonces cuando decidió «cocinarlo y comérmelo».

Dado que la mayoría de videos que se difunden en las redes sociales sobre el conflicto de Ucrania son difícilmente verificables, no se descartaría que el bloguero en cuestión se lo estuviera inventando todo y que su publicación fuese una mera acción de marketing para atraer público a su canal. Quién sabe.

No obstante, el vídeo, aparte de ser de mal gusto, sí que guarda cierto impacto propagandístico contra el bando ruso. De hecho, no es la primera vez que influencers ucranianos participan de la maquinaria propagandística de Kiev (OTAN). La influencer ucraniana Natsya Tuman, con más de un millón de seguidores en TikTok, se grabó orgullosa enseñando a sus followers como manejar un tanque blindado ruso capturado por las fuerzas ucranianas. Fue acusada de alentar el conflicto.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: