Un nuevo vídeo de atrocidades pertrechadas por militares neonazis ucranianos se ha hecho público. El vídeo está grabado al norte de la localidad de Dmytrivka, al oeste de Kiev, a unas siete millas al suroeste de Bucha, el 30 de marzo o alrededor de esa fecha, cuando los rusos se estaban retirando. Los asesinatos parecen ser el resultado de una emboscada ucraniana.

De confirmarse, se trataría de una nueva violación de la Convención de Ginebra por parte del ejército de Zelenski, después de las imágenes en las que se veía como sus soldados disparaban en las piernas a prisioneros de guerra maniatados. Este nuevo vídeo ha sido verificado por The New York Times.

En esta ocasión se trataría de un grupo de militares vestidos con los uniformes de las fuerzas armadas ucranianas, ejecutando, en medio de una carretera, a cuatro soldados rusos indefensos, al menos uno de ellos maniatado y tres con una banda blanca en el brazo, que suelen llevar las tropas rusas. Los soldados están tirados en la carretera a pocos metros de un BMD-2, un vehículo de combate de infantería utilizado por las unidades aerotransportadas rusas. A algunos parece que les han quitado las chaquetas, los zapatos o los cascos.

«Todavía está vivo. Filma a estos merodeadores. Mira, todavía está vivo. Está jadeando», dice un soldado ucraniano mientras un soldado ruso con la chaqueta puesta sobre la cabeza, aparentemente herido, parece respirar. Un soldado dispara al hombre dos veces. Sigue moviéndose, el soldado le dispara de nuevo en la cabeza y se detiene (parte omitida del vídeo por su crudeza). Según parece, las víctimas habrían sido apresadas después de que los ucranianos se apoderasen de su blindado. Algunos analistas apuntan que la cantidad y color de la sangre significaría que los neonazis ucranianos habrían degollado primero a sus captores, para después ejecutarlos con un tiro en la cabeza mientras agonizaban.

Tras la ejecución, los militares ucranianos, previsiblemente, neonazis con brazaletes azules y la bandera ucraniana en el costado, posan sonrientes y orgullosos ante la cámara, dando vivas a Ucrania. Su unidad no está clara, pero en el vídeo, un hombre se refiere a algunos de ellos como los «muchachos de Belgravia», probablemente refiriéndose a una urbanización a unos cientos de metros de distancia.

No obstante, una agencia de noticias ucraniana que publicó un vídeo de las secuelas de la emboscada el 30 de marzo lo describió como obra de la «Legión Georgiana», una unidad paramilitar de voluntarios neonazis georgianos que se formó para luchar en nombre de Ucrania en 2014.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: