Miles de manifestantes salieron a las calles de Bruselas ayer miércoles para exigir salarios más altos y precios de energía más bajos. Según la policía, más de 10.000 personas acudieron a la capital belga cuando se reveló que alrededor del 64% de los ciudadanos del país temen no poder pagar sus facturas. Si las cosas no mejoran, se prevé una huelga general para el próximo nueve de noviembre.

Las manifestaciones fueron organizadas por sindicatos belgas, que afirman que la factura energética media de las familias del país ya se ha triplicado a más de 700 euros (691 dólares) al mes.

“No es que no queramos pagar, pero no podemos pagar”, dijo Thierry Bodson, presidente de la Federación General del Trabajo de Bélgica, mientras se dirigía a miles de activistas sindicales en la Place de la Monnaie. Si bien la familia belga de promedio solo gana € 2500 ($ 2468) al mes, Bodson señaló que es “absolutamente imposible” que alguien por debajo de esa línea pague sus facturas.

Al abordar la recomendación del gobierno para que los ciudadanos usen menos energía, Bodson dijo que esto era “inútil”, ya que la mayoría de los belgas ya tomaron todas las medidas posibles para reducir su consumo de energía, pero aún no es suficiente.

Los carteles vistos en la multitud compartían los sentimientos de Bodson, algunos decían “Congelar los precios, no las personas” y “Todo está subiendo excepto nuestros salarios”.

Los manifestantes exigen que las autoridades belgas hagan más para combatir el aumento vertiginoso de los precios y afirman que deberían obtener recursos adicionales de las compañías energéticas que han reportado ganancias récord este año y han ganado miles de millones mientras el nivel de vida de la gente promedio se ha desplomado.

Inflación

El mes pasado, la agencia de estadísticas Statbel de Bélgica informó que la inflación en el país había subido al 9,94% en medio de un aumento en los precios de la energía, casi alcanzando un récord establecido en 1976.

Mientras tanto, el primer ministro belga, Alexander de Croo, advirtió que “los próximos cinco a diez inviernos serán difíciles” debido a los precios récord de la gasolina, pero afirmó que Bélgica soportará la crisis “si nos apoyamos mutuamente en estos tiempos difíciles”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: