Más de 400 granjeros se manifestaron este jueves en la ciudad de Pau, en el sudoeste de Francia, para protestar contra el aumento del coste de la producción de alimentos, según informan medios locales.

La movilización fue convocada por el sindicato de la Federación Departamental de Sindicatos de Agricultores (FDSEA) para tomarse las calles de la urbe en rechazo a las medidas propuestas por el Gobierno ante la crisis del sector, consideradas insuficientes.

Los manifestantes llegaron con varios remolques llenos de estiércol, neumáticos y residuos, que fueron arrojados y quemados frente a la sede de la Prefectura.

El Ministerio de Agricultura francés anunció el pasado 16 de marzo un plan de resiliencia para el sector, que incluye ayudas de 400 millones de euros para alimentación animal, una reducción en el costo de los combustibles, la devolución parcial del impuesto al consumo interno de productos energéticos, elegibilidad de las ayudas para las empresas consumidoras de gas y 60 millones de euros adicionales para cubrir las cotizaciones a la seguridad social.

Sin embargo, los granjeros consideran insuficientes las medidas propuestas y temen la ineficacia del plan ante los impactos relacionados con la explosión del costo de la alimentación animal, la energía y los fertilizantes, entre otros, desde hace meses, un problema que se ha agudizado desde el inicio del conflicto en Ucrania.

«Este apoyo no ayudará a nuestras granjas vasco-bearnesas. Para los criadores de rumiantes de nuestro departamento, los principales gastos se han incrementado globalmente respecto a 2021 en un 15 % y en más de un 82 % en fertilizantes, 42 % en energía y lubricantes y del 30 al 50 % en compra de alimentos. Y no ha terminado», dijeron los manifestantes a la prensa.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: