Las fuerzas de seguridad rusas que operan en la región liberada de Kherson han descubierto una cámara de tortura improvisada que se cree que fue utilizada por combatientes neonazis o por el ejército ucraniano. En concreto, se ubicaba en los sótanos de un bar de carretera en el pueblo de Zelenovka, a unos 7 km al noreste de la ciudad de Kherson, según publica el portal de noticias ruso Sputnik.

Las fuerzas rusas encontraron en ese lugar una trampa siniestra: el cuerpo de un hombre con uniforme militar ruso con las piernas amputadas y preparado para detonar. “El cuerpo manipulado, presumiblemente de un militar ruso, fue encontrado en el sótano del bar “Old Oak”, junto a la carretera M-14 en Zelenovka. El cuerpo tenía restos de ropa militar especial empleada por las Fuerzas Armadas rusas. El cuerpo no tenía piernas, mostraba signos de tortura y la laringe seccionada”, explicaron fuentes de las fuerzas de seguridad rusas a Sputnik. Según parece, el cuerpo fue encontrado sobre una mina antitanque, con TNT también adherido al cuerpo, con la intención aparente de matar a quien lo encontrara.

En esta cámara de tortura, también se encontraron jeringuillas, presumiblemente para narcóticos, y una gran cantidad de cajas de plástico usadas para almacenar sistemas antitanque Javelin, de fabricación estadounidense, esparcidas por el recinto del establecimiento.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: