El intento de agresión de un entrenador a una árbitro al final de un encuentro de fútbol de alevines (niños de 10 y 11 años) ha levantado la indignación en las redes después de que el video del incidente se hiciera viral. Los hechos se produjeron el pasado sábado en la ciudad catalana de Badalona.

En la grabación se aprecia cómo uno de los entrenadores del equipo alevín A del C.F. Bufalà de Badalona, Luis Morales, de 23 años, después de haber sido expulsado minutos antes de que se acabase el partido, entró corriendo al terreno de juego para recriminarle a la colegiala algunas de las decisiones que había tomado.

Su actitud agresiva hizo que varias personas que se encontraban en el campo le sujetaran para que la situación no se agravara. Ante la impasividad de la árbitra, que hizo nulo caso de sus increpaciones, el hombre hizo ademán de agredirla por la espalda. Todo ello en presencia de los pequeños.

El video de lo sucedido se viralizó en las redes sociales ante la indignación de numerosos usuarios que calificaron de lamentable un suceso de este tipo con el agravante de que sucediera en un encuentro infantil.

Después de anunciar que habría consecuencias por lo sucedido, el C.F. Bufalà comunicó el domingo que se había llevado a cabo una reunión de urgencia en la que Luis Morales presentó su dimisión como entrenador. Además, mostró su rechazo a «cualquier acto violento» y pidió disculpas en nombre el club, especialmente a la árbitra, María García Guerrero.

También el entrenador se pronunció este domingo. Morales pidió disculpas a la colegiada por una imagen que es «vergonzosa y no se puede permitir» y afirmó que se sentía «muy avergonzado y arrepentido de una actuación impropia» de él.

Asimismo, se disculpó con los jugadores y el club por la «espantosa imagen», sosteniendo que «es algo que no se puede tolerar». Además, confirmó su dimisión porque es «absolutamente imperdonable una actitud así». «Soy un chico de 23 años que se ha equivocado y tengo que afrontar las consecuencias», afirma en un comunicado.

Sin embargo, las críticas a esta actitud, calificada de machista, no han cesado. Así, incluso el entrenador del equipo visitante, Arnau González Argudo, se ha pronunciado para pedir que se acabe con estas actitudes y para alabar al resto del equipo técnico del Bufalà y a la afición, que han condenado las acciones de violencia.

 

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: