Agricultores y ganaderos holandeses molestos con los planes del gobierno para recortar emisiones contaminantes emplearon camiones y tractores el lunes para bloquear centros de distribución de supermercados, una nueva acción en un verano de protestas en el lucrativo sector agrícola del país.

El Aeropuerto de Schiphol, el núcleo de aviación más bullicioso del país, instó a los viajeros a emplear el transporte público para llegar a sus terminales por temor a que pudieran producirse también bloqueos en aeropuertos. Grupos de pescadores bloquearon también varios puertos como gesto de solidaridad.

El malestar entre los agricultores y ganaderos holandeses se debía a una propuesta del gobierno para recortar en un 50% para 2030 las emisiones de gases contaminantes como el óxido de nitrógeno y el amoniaco. Los gobiernos provinciales han recibido un año de plazo para trazar planes que permitan alcanzar el objetivo.

Se espera que eso reduzca las cabezas de ganado y afecte a explotaciones cuyos animales producen gran cantidad de amoniaco. Los ganaderos alegan que se les ha señalado de forma injusta y con escasa preocupación sobre su futuro.

La policía vigilaba, pero no intervino en un principio el lunes cuando unos 25 tractores estacionaban ante un centro de distribución de la cadena de supermercados Albert Heijn, en la localidad de Zaandam, al norte de ímsterdam. Los carteles y banderas colocados en los vehículos mostraban mensajes como Nuestros agricultores y ganaderos, nuestro futuro.

La organización sectorial de supermercados pidió a la policía que tomara medidas y advirtió de posible escasez en los estantes de las tiendas.

Los bloqueos de centros de distribución afectan a los ciudadanos de Holanda. Los supermercados hacen todo lo que pueden para mantener las tiendas surtidas, pero si continúa, el bloqueo podría provocar que la gente no pueda hacer su compra diaria, indicó en un comunicado la Oficina Central de Comercio de Alimentos.

Las autoridades de tráfico advirtieron a los conductores que se preparasen para demoras y posible tráfico lento por presencia de tractores en las autopistas del país, aunque señalaron que el lunes por la mañana se habían producido pocos problemas en los trayectos de hora punta, posiblemente porque mucha gente optó por trabajar desde casa para no quedar atrapada en el tráfico.

El gobierno nombró durante el fin de semana a un intermediario para dirigir las negociaciones entre las organizaciones descontentas y las autoridades para planificar las medidas de reducción de polución. Sin embargo, el primer ministro, Mark Rutte, ha descartado negociar con los productores responsables de protestas radicales.

El grupo de presión mayoritario de la industria agrícola y ganadera LTO describió al mediador, Johan Remkes, como un importante administrativo con un profundo conocimiento sobre el tema y dijo estar abierto a negociar con él.

Según LTO, en Holanda hay casi 54.000 negocios agrícolas, cuyas exportaciones supusieron 94.500 millones de euros en 2019.

Riesgo de desabastecimiento

En algunos puntos del país, la Policía ha despejado las carreteras que permanecían bloqueadas por los manifestantes, mientras que desde la organización sectorial de supermercados han pedido a las autoridades tomar medidas y advirtieron sobre una posible escasez de productos en caso de que los bloqueos continúen.

El sector agrícola es uno de los más lucrativos de Países Bajos, donde existen casi 54.000 negocios relacionados, cuyas exportaciones supusieron 94.500 millones de euros (unos 98.500 millones de dólares) en 2019.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: