La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) ha denunciado este miércoles que durante el salto masivo de la valla de Melilla producido el pasado 24 de junio no murieron 23 personas, como asegura el Gobierno de Marruecos, sino que perdieron la vida 27 migrantes y que otros 64 se encuentran desaparecidos.

El miembro de la organización en Nador, Omar Naji, ha explicado que se han basado en una “fuente muy fiable y creíble” para su censo de muertos presentado este miércoles en un informe sobre la tragedia de Melilla, que también ha señalado que las autoridades españolas realizaron al menos 100 devoluciones en caliente.

Asimismo, el activista marroquí ha denunciado la utilización en exceso de gases lacrimógenos, tanto por parte de las autoridades marroquíes como las españolas, contra los migrantes. La mayoría de ellos, jóvenes de menos de 25 años refugiados o solicitantes de asilo y procedentes de Sudán, Sudán del sur o de Chad.

“El uso excesivo de la violencia hizo que los emigrantes quisieran cruzar rápidamente y todos a la vez, lo que provocó la estampida y el agolpamiento”, ha apuntado en ese sentido Naji, quien también ha evocado los golpes de los agentes del orden como causas de las muertes.

Por otro lado, el informe de AMDH ha criticado también el retraso de ambos países en atender a las víctimas y el “trato inhumano” de las autoridades a los muertos y heridos una vez finalizada la intervención policial que, de acuerdo a la ONG, duró alrededor de unas dos horas.

Los migrantes recurrieron a la violencia 18 días antes de la tragedia

Pero la Asociación Marroquí de Derechos Humanos también ha reconocido el recurso a la violencia por parte de los migrantes en los 18 días previos a la tragedia.

Concretamente, durante los desalojos de los campamentos en los bosques de Bakolla, Jmis Akdim y Gurugú, cercanos a la frontera con Melilla, cuando retuvieron como rehenes algunos a agentes para chantajear a las autoridades y exigir la liberación de sus compañeros arrestados.

“Hemos dicho desde el principio que los migrantes actuaron con violencia, pero fue en los 18 días previos durante los enfrentamientos con las autoridades marroquíes en los bosques”, ha insistido al dejar claro que no fueron violentos durante el intento de salto de la valla en el paso fronterizo del Barrio Chino.

Por su parte, el representante de la sección de la AMDH en Nador, Mohamed Amina Abidar, ha pedido a las autoridades marroquíes la apertura de una “investigación judicial para determinar las responsabilidades” con el ánimo de conocer el paradero de los desaparecidos, identificar a los fallecidos y señalar las causas de su muerte.

“Esta tragedia es el resultado de la política migratoria puesta en marcha por Marruecos y la Unión Europea”, ha lamentado.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: