Un nuevo video publicado por el grupo neonazi ucraniano Botsman Boys demostraría que esta unidad, integrada en la Guardia Nacional ucraniana, ejecutó a sangre fría como mínimo a un civil en las calles de Bucha. Los Botsman Boys entraron en Bucha el 2 de abril, tras el repliegue de las tropas rusas, según sus propias palabras, «para hacer limpieza».

Lo cierto es que la ejecución no queda recogida en la filmación, pero el sonido sí. El diálogo entre dos soldados y la petición de clemencia de un civil quedan registrados en la grabación. Según periodistas rusófonos de varios medios, la transcripción del video sería la siguiente:

Soldado 1: «Hay tipos sin brazaletes azules en las mangas ¿Puedo dispararles?»
Soldado 2: «¡Por su puesto!»
Civil: «No me maten, por favor»

A continuación se escucha el sonido de dos disparos. La grabación muestra al grupo Botsman recorriendo las calles de Bucha, entre tanques rusos arrasados.

Botsman Boys

Curiosamente, el grupo Botsman Boys, integrado en el Batallón Azov, está liderado por el criminal ruso Sergey Arkadievich Korot-kikh, alias Botsman Maliuta, de 47 años y nacido en Toliatti, a orillas del río Volga. La trayectoria de este neonazi es de sobras conocida en Rusia: fue expulsado de la KGB a mediados de los años 90 (ornización en la que adquirió conocimientos bélicos) y está considerado un terrorista al ser sospechoso en el caso de la explosión en la plaza Manezhnaya en diciembre de 2007. En ese momento era uno de los líderes de la asociación de ultraderecha NSO. También se le relaciona con movimientos de extrema derecha bielorrusos.

Botsman Maliuta (centro) recibiendo el reconocimiento ucraniano.

Para los ucranianos, en cambio, es un héroe después de librar batallas en Ilovaisk y Mariupol contra las milicias antifascistas del Dombás. En esta región se le conoce bajo el apodo de Boatswain (contramaestre). Botsman tiene una reputación siniestra: los asesinatos de alto perfil, del periodista Pavlo Sheremet y de otro líder de Azov, Yaroslav Babych, están relacionados con él, así como actividades de extorsión, secuestros, robos y contrabando. Pese a no compartir su ideología, en una entrevista, Botsman llegó a afirmar que los yihadistas del ISIS son «buena gente» porque «luchan según sus creencias».

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: