Los vecinos de Bellprat, el pueblo más pequeño de Anoia, están indignados con los tres proyectos de energías renovables previstos. Creen que si se aprueban, el territorio quedará destrozado y están decididos a cerrarles el paso.

Está planeada la instalación de una decena de aerogeneradores, un macroparque fotovoltaico de 65 hectáreas y una línea de muy alta tensión, la MAT, junto al pueblo. Por eso, han decidido cerrar las tres entradas del pueblo para proclamar que no están de acuerdo con la forma en que se están imponiendo tres megaproyectos de transporte y generación de energía en su pueblo.

En total, unos 200 de los 947 municipios de Cataluña tienen un riesgo real de desaparecer. Y uno de ellos es Bellprat, donde viven 73 personas. Estos proyectos bajarán la calidad de vida de los habitantes de Bellprat. Así lo consideran los vecinos, quienes creen que con estas actuaciones el riesgo de despoblamiento se incrementa.

Quienes viven en el pueblo quieren proteger la tierra y denuncian la poca voz que tienen los pueblos pequeños como el suyo, con sólo 73 habitantes.

La próxima semana hará un año que Bellprat quedó quemado por el incendio de la Conca de Barberà y Anoia, que afectó a alrededor de 1.700 hectáreas de seis municipios diferentes. El más perjudicado fue este pequeño pueblo, en el Anoia, donde ardieron más de un millar de hectáreas.

Los vecinos creen que estos proyectos “arrasarán” con el entorno del pueblo que no se quemó. Como queja, han colocado barreras simbólicas en los accesos del pueblo y carteles que claman que son ellos quienes deben decidir qué ocurre en este territorio.

Cataluña tiene pendiente ponerse al día en energías renovables, y cada vez son más los municipios donde planea algún proyecto de placas solares o grandes aerogeneradores.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: