Misiles Tochka-U, usados exclusivamente por el ejército ucraniano, han provocado, a primera hora de este viernes, la muerte de como mínimo 50 civiles en la estación ferroviaria de Kramatorsk, en la República Popular de Donetsk, al este de Ucrania. En el ataque han resultado heridas más de 300 personas. La estación estaba repleta de civiles, después que el presidente ucraniano, Volodomir Zelenski, lanzara ayer jueves una advertencia a la población para que evacuase de la zona. La Oficina de la Fiscalía General de Ucrania ha asegurado que hoy había unas 4000 personas esperando en la estación. Como explicamos en otro artículo de Rambla, el número de serie del misil que impacto en la estación de Kramatorsk indica que el proyectil pertenece al ejército ucraniano.

Transcurridos pocos minutos del suceso, desde el gobierno ucraniano ya se ha señalado a Rusia como autora de la masacre. El propio Zelenski ha apuntado que Rusia “extermina” a la población civil. Sus palabras han sido recogidas por altos mandatarios occidentales como Josep Borrell, quien ha tildado la acción de “ataque indiscriminado de Rusia”. Bajo la premisa de este “exterminio” el gobierno de Kiev sigue demandando el envío de armas a los países de la OTAN. Reino Unido y Alemania han anunciado hoy mismo el suministro de más armamento a Ucrania. La Unión Europea, por su parte, destinará otros 500 millones de euros a ayuda militar.

Desde Moscú se niega que sus fuerzas armadas hayan sido las autoras del ataque con misiles. “El 8 de abril, las fuerzas armadas rusas no tenían misiones de fuego en la ciudad de Kramatorsk y no estaban planificadas”, afirma el Ministerio de Defensa en un comunicado difundido en su cuenta oficial de Telegram, donde dejan clara su versión de la autoría: “Destacamos que los misiles tácticos Tochka-U, cuyos fragmentos fueron encontrados cerca de la estación de tren de Kramatorsk y publicados por testigos presenciales, son utilizados únicamente por las fuerzas armadas ucranianas”. Los misiles de las fuerzas armadas rusas son del tipo Iskander.

“Para los niños”

Kramatorsk
Restos de un misil Tochka-U cerca de la estación con la inscripción “para los niños” en un costado. A diferencia de los Iskander, los Tochka-U disponen de 4 aletas.

En uno de los fragmentos del mísil Tochka-U que ha impactado cerca de la estación de Kramatorsk, en imágenes distribuidas por la empresa de ferrocarriles de la ciudad, se puede leer en un costado la inscripción “para los niños”. Esta leyenda es habitualmente usada por las tropas ucranianas desde 2014, en sus ataques deliberados contra las regiones del Dombás.

Algunos medios apuntan a que los misiles fueron parcialmente interceptados por la defensa rusa tras ser lanzados desde posiciones ucranianas. Sin embargo, los fragmentos acabaron impactando contra la población civil. De ahí a que no se aprecie ningún cráter y que la carcasa haya quedado más o menos intacta.

Las milicias de la República Popular de Donetsk tiene bajo control esta zona del Dombás (incluidas las líneas de ferrocarril), donde, además, la población es mayoritariamente rusófona. Ucrania incrementó los bombardeos desde mediados de febrero contra los civiles de Donetsk y Lugansk tras recibir toneladas de armas de Estados Unidos y otros países de la OTAN, según denunciaron las dos repúblicas.

Donetsk y Lugansk se independizaron de Ucrania en mayo de 2014 tras no reconocer a las nuevas autoridades que resultaron del golpe de Estado producido en Kiev en febrero de ese mismo año.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: