10 abril, 2021

Militares denuncian la presencia de fascismo en el Ejército ante la «indiferencia» de La Moncloa

El grupo de militares 'Ciudadanos de Uniforme' alerta que hay oficiales con discursos de extrema derecha y homenajes explícitos al franquismo

Ciudadanos de Uniforme es el grupo de Telegram anónimo que ha puesto al descubierto en los últimos años numerosos casos de apología del fascismo en las Fuerzas Armadas españolas, entre otras la presencia de un grupo neonazi formado por oficiales y suboficiales en activo apodado Lo Nuestro, con sede en Murcia. En una entrevista concedida a la ACN sus portavoces denuncian que la extremaderecha está «normalizada» en los cuarteles ante la «total indiferencia» del gobierno de Pedro Sánchez. «En cualquier país democrático como Alemania o Francia la existencia de estos grupos forzaría la disolución de unidades enteras para resolver el problema, o como mínimo el anuncio de medidas contundentes. En España, con un gobierno que se llama progresista, hay una total indiferencia».

El grupo, que se define a sí mismo como «una organización de militares demócratas», recoge denuncias de miembros del Ejército en activo. «Nuestro objetivo es contribuir a la democratización plena de las Fuerzas Armadas», y «por eso nos constituimos como canal directo entre los cuarteles y la sociedad mostrando lo que pasa en su interior a través de una amplia red de informantes».

Según los denunciantes, los profesores de la academia de Talarn hablan «de apalear MENAs y bombardear pateras». (defensa.gob)

Según apuntan, la extrema derecha «no es una anomalía en las Fuerzas Armadas». «Está socialmente normalizada, y esto es posible porque el 1% radicalizado, que son coroneles y generales, son los que están estratégicamente situados en los lugares de poder para evitar que los valores democráticos arraiguen en las Fuerzas Armadas». «El auténtico problema es que la Transición no llegó al Ejército porque realmente nunca hizo falta. No se vieron obligados a camuflarse como pasó con el franquismo en la sociedad civil».

Denuncia sobre Talarn

Hace dos semanas el grupo recibió una denuncia anónima sobre discursos fascistas por parte de los profesores de la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn (Lleida), que «se dedican a hacer apología de la extrema derecha en vez de dedicarse a instruir». Según la denuncia, hablaban «de apalear MENAs, bombardear pateras», o hacer apología del franquismo y a criticar a Unidas Podemos.

Un portavoz del grupo asegura que hay «referencias explícitas al franquismo en las unidades». «Una de las más palmarias es que en el Tercio Grande Capitán de la Legión exista la Bandera Comandando Franco«. «No creemos que en Alemania exista algún tipo de unidad dedicada a Hitler, ni en Italia dedicada a Mussolini», pero es «una muestra de la anormalidad democrática que existe en España».

Denuncias y sanciones

La semana pasada varios oficiales y miembros de las Fuerzas Armadas anunciaron denuncias contra el grupo por delitos de injurias. Principalmente por parte de la asociación militar Tercios Viejos Españoles, que ha lanzado una campaña para llevar a los responsables del grupo a los tribunales militares.

Además, según aseguran desde Ciudadanos de Uniforme, «tenemos constancia que los organismos de inteligencia nos siguen de cerca. Está claro que si nuestra organización no fuera anónima hace mucho que nos hubieran purgado como hicieron con el teniente Gonzalo Segura (expulsado después de denunciar situaciones ilegales al Ejército) o lo capitán Marco Antonio Santos (sancionado por haber firmado un manifiesto antifranquista)».

«Total indiferencia» del gobierno progresista

El grupo asegura que se siente «abandonado» por la clase política. «De la derecha no esperamos nada, está a su ADN encubrir el fascismo dentro de las Fuerzas Armadas», y «del PSOE lo que hemos obtenido es una total indiferencia a la hora de hacer cualquier reforma que ayude a democratizar las Fuerzas Armadas para hacerlas simplemente controlables por parte de la sociedad civil y que dejen de ser un Estado dentro del Estado».