El regidor de Ciutat Vella, Jordi Rabassa (Barcelona en Comú), ha criticado las aglomeraciones “insoportables” de visitantes en Ciutat Vella durante la Semana Santa.

“Ciutat Vella es un lugar donde vivir, y no es un escaparate, ni un producto”, ha espetado en las redes sociales. Además, ha afirmado que el empresariado del turismo está satisfecho, pero ha alertado que la situación no trae “nada positivo” ni a los vecinos ni a la actividad económica de proximidad.

Ha lamentado también que no se ha aprendido que es “urgente” cambiar el modelo económico, y hacerlo a escala global. En este sentido, ha hecho un llamamiento a todas las administraciones para acabar con la “sobreexplotación” de los barrios.

Rabassa ha asegurado que desde el distrito se comprometen a seguir “nadando contra la corriente global que busca el beneficio rápido y no tiene cura de las personas”. Añade que no saldrán solos del envite y por eso reclama unas administraciones públicas orientadas a la defensa del bien común que regulen el sector privado.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: