Cerca del pantano de Camarasa, en Lleida, se ha encontrado un bosque de marihuana compuesto por casi 3.500 plantas de gran envergadura y otros 6.000 esquejes listos para plantar. La espectacular plantación de guerrilla, incautada ahora por los Mossos d’Esquadra, ocupaba parte de los términos municipales de les Avellanes i Santa Linya.

Según ha explicado este viernes la policía catalana, al principio del verano, los Mossos recibieron diferentes chivatazos que apuntaban a que en la zona boscosa que rodea el pantano de Camarasa se podría estar cultivando marihuana aprovechando el acceso al agua. El helicóptero de los Mossos pudo detectar la plantación, aunque se encontraba muy integrada en el bosque. En diferentes puntos, los cuidadores de las plantas habían aclarado un poco la zona, pero manteniendo la mayoría de los árboles para dificultar también la observación aérea. Posteriormente, los investigadores se desplazaron, según dicen, “discretamente” y localizaron en un lugar separado, pero con visión general del área, una tienda de campaña donde debían vivir las personas responsables de este portento de la naturaleza.

Perros, Tédax, submarinistas y helicópteros para desmantelar la plantación

Finalmente, una vez informada a la autoridad judicial, a primera hora del miércoles 10 de agosto se inició un dispositivo -aparentemente desproporcionado- donde participaron agentes de seguridad ciudadana e investigación de la comisaría de Balaguer, agentes del Arro, Unidad Acuática, Unidad Canina, Tédax y la unidad Hélice de medios aéreos. Al inspeccionar el área se localizó una segunda tienda de campaña y, una vez los agentes del Tédax revisaron y aseguraron que no hubiera explosivos (¿?), los agentes irrumpieron en la plantación…

En el lugar finalmente no se localizó ninguna persona, pero se hallaron las 3.320 plantas, de gran envergadura y plena producción, y una zona de plantel con una potencialidad de unas 6.000 plantas en total. Todo apunta a que dos personas huyeron por una zona escarpada con bosque muy denso. En las tiendas se localizaron todo el material para sobrevivir en el bosque y un camping gas.

Una vez se retiró una muestra de las plantas de los diferentes puntos, se inició la recogida y destrucción en el lugar de todas las plantas (siempre según la versión de los Mossos). La policía también encontró un depósito de unos 20.000 litros de agua con la que los responsables de la plantación regaban y una manguera y motobomba con la que rellenaban el depósito con el agua del pantano.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: