Fuerzas ucranianas, que en los últimos días emprendieron una contraofensiva en la región de Járkov, están aplicando medidas de represión contra civiles de la provincia, denunció este lunes Vitaly Gánchev, jefe de la administración cívica-militar local en declaraciones a la cadena rusa Rossiya 24.

“Ellos [militares ucranianos] tomaron localidades al norte de la región de Járkov, […] allí la gente no puede cruzar la frontera [con Rusia]. Allí ya comenzaron las acciones represivas, y civiles tienen que esconderse”, afirmó, citado por TASS.

En paralelo, señaló que los que lograron evacuar de la ciudad de Kupiansk y la localidad de Veliky Burluk relatan que “mercenarios viajan y fusilan a la gente y lo graban con cámaras”. Gánchev supuso que la grabación se hace para luego presentar los crímenes como acciones de militares rusos, detalla RBC.

Pese a que en muchos casos los lugareños de la región ya no pueden cruzar la frontera, más de 5.000 civiles evacuaron hacia el territorio ruso en los últimos días. Según el representante, actualmente están recibiendo toda la ayuda necesaria. Asismismo, Gánchev indicó que no se sabe con exactitud el número de personas que partieron hacia la república de Lugansk.

Mientras, Valery Márchenko, alcalde ucraniano de la ciudad de Izium, que junto con otros poblados de la región estuvo bajo control de Rusia durante meses, declaró este lunes en una entrevista a la BBC que en la urbe se están preparando “actividades de filtración”.

“[Militares] Buscarán colaboradores. Esto llevará otros 10 días más o menos. Después, los habitantes que hayan abandonado la ciudad podrán volver en paz”, dijo Márchenko, al precisar que dos tercios de la población local abandonó la ciudad.

Ya el viernes, la Oficina Estatal de Investigaciones (DBR, por sus siglas en ucraniano) anunció que había comenzado a realizar una “filtración” de los civiles que viven en la ciudad de Balakleya. De acuerdo con un comunicado de la DBR, sus investigadores “iniciaron medidas de filtración e investigación en el asentamiento”, con el fin de “evitar el aumento de la actividad de los rusos y sus secuaces”.

El organismo también añadió que el régimen de Kiev pretende “someter a estricta responsabilidad” a “los colaboradores y traidores”. “Se acerca el momento de ajustar cuentas”, concluyó.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia comunicó este sábado que las tropas rusas desplegadas cerca de Balakleya e Izium fueron reagrupadas para reforzar las posiciones rusas en la dirección de Donetsk. En el marco de este operativo, que se desarrolló durante tres días, los militares rusos realizaron “una serie de actividades de distracción y demostración” que imitaron las acciones reales de las tropas. Para evitar daños a los soldados rusos, el Ejército realizó un ataque con aviación, tropas de misiles y artillería.

Entretanto, el jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhny, aseguró este domingo que Kiev retomó control de más de 3.000 metros cuadrados desde el inicio de septiembre.

(*) Con información de RT.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: