El presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, ha firmado este miércoles una ley que permite a los ucranianos y extranjeros civiles obtener armas del Estado y usarlas para «oponer resistencia y disuadir la agresión armada de la Federación Rusa y/u otros Estados».

La legislación, accesible en el sitio web del Parlamento del país, estipula que los civiles deben utilizar las armas «de modo análogo al uso de armas por los militares durante la realización de sus tareas» y «no tienen responsabilidad del uso de armas de fuego contra las personas que realizan la agresión armada contra Ucrania». Asimismo, la ley permite usar las armas y municiones personales, sean deportivas o de caza.

La medida, que entra en vigor este jueves, prevé que las armas y municiones obtenidas del Estado deben ser devueltas a la Policía «a más tardar 10 días después de la suspensión o cancelación del estado de guerra en Ucrania».

La medida no aclara la posición de los civiles armados desde el punto de vista del derecho militar. Entre tanto, las condiciones del Convenio de Ginebra relativo al trato debido a los prisioneros de guerra (1949) requieren que los combatientes tengan signos distintivos, si se trata de milicias y voluntarios, y lleven las armas a la vista, en caso de «la población de un territorio no ocupado que, al acercarse el enemigo, tome espontáneamente las armas para combatir contra las tropas invasoras».

20.000 extranjeros se integran en tropas rusas

Durante una entrevista con la cadena estadounidense CNN, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha indicado este lunes que el número de voluntarios que se han alistado ya para combatir a las tropas rusas en los próximos días, “ahora es alrededor de 20 000” que vienen “en su mayoría de países europeos”. Como ya publicó Revista Rambla, algunos de ellos proceden de organizaciones fascistas europeas -e incluso españolas- que se han integrado en batallones neonazis como Azov o Aidar.

Aunque Kuleba ha elogiado a estos elementos extranjeros que se dirigían a Ucrania, el jefe de la Diplomacia ucraniana ha resaltado que lo más importante para Ucrania es recibir “apoyo político, económico y militar sostenible” de todo el mundo, especialmente “para la defensa aérea”.

“Necesitamos el liderazgo de Estados Unidos en este ejercicio, con especial atención a la defensa aérea”, ha agregado.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, llamó la semana pasada a los ciudadanos extranjeros para viajar al país para luchar contra los rusos. En este contexto, el Gobierno ucraniano creó una unidad militar de legión extranjera para tales voluntarios.

Dinamarca ha dado luz verde para que sus ciudadanos se unan a la lucha en Ucrania. Por su parte, la secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, dio un permiso similar a los ciudadanos británicos, pero se enfrentó a la oposición del jefe de las Fuerzas Armadas del país, el almirante Tony Radakin, quien aseveró que es “ilegal e inútil” que el Ejército y la población del Reino Unido comiencen a dirigirse hacia Ucrania para luchar contra Rusia.

Esto se produce en medio de los informes que advierten de la presencia de terroristas internacionales, entre ellos, los que lucharon en Siria, en medio del avance de las fuerzas rusas desde el este.

Un informe publicado la semana pasada evidenció que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. coopera estrechamente con Turquía en el traslado de un número significativo de los terroristas del Frente Al-Nusra (autodenominado Frente Fath Al-Sham) a Ucrania para luchar contra Rusia.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: