Las Fuerzas Aramdas de Ucrania (UAF) han realizado tres ataques militares en las regiones rusas de Briansk y Kursk en menos de 24 horas, según ha informado el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB).

Ayer, un ataque con mortero desde territorio ucraniano, en las inmediaciones del puesto de control fronterizo de Novye Yurkóvichi, provocó daños materiales en dos vehículos con más de 30 refugiados de camino a Rusia, pero las personas no resultaron heridas.

Hoy, en cambio, dos helicópteros militares ucranianos efectuaron al menos seis ataques contra viviendas residenciales en el pueblo de Klímovo.

El miércoles, un puesto de control fronterizo ubicado en la localidad de Gordéyevka, en este caso en la región rusa de Kursk, también fue atacado desde el lado ucraniano sin que se registraran víctimas.

Se da la circunstancia que el Ministerio de Defensa ruso advirtió, con anterioridad a estos ataques, que sus Fuerzas Armadas lanzarán ataques contra puestos de mando militares, incluso en Kiev, si las tropas enemigas realizan nuevas incursiones contra regiones fronterizas de la nación euroasiática.

Ataques contra viviendas residenciales

A las 18 h de hoy, según han informado las autoridades de la región de Briansk, «dos helicópteros de combate equipados con armas pesadas ofensivas de los militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania irrumpieron ilegalmente en el espacio aéreo ruso. Volando a baja altura y actuando deliberadamente, llevaron a cabo al menos seis ataques aéreos contra edificios residenciales en el pueblo de Klímovo».

El número de las personas heridas por estos ataques asciende a 8, informó el asesor del ministro de Sanidad ruso, Alexéi Kuznetsov. Seis de ellas fueron hospitalizadas, como resultado del incidente. Entre los heridos figuran un bebé de dos años de edad y una mujer nacida en 1948, ambos en estado grave. Otras cuatro personas hospitalizadas, incluida una mujer embarazada de 25 años, se encuentran en estado de gravedad media, según fuentes rusas.

Hundimiento del Moskvá

El Kremlin confirmó ayer el hundimiento del buque de crucero lanzamisiles Moskvá en aguas del Mar Negro. La nave se hundió mientras estaba siendo remolcada a puerto en medio de una borrasca después de sufrir daños graves provocados tras, según las autoridades ucranianas, ser alcanzado por dos misiles de crucero antibuque Neptuno, que provocaron un incendio a bordo y la evacuación de su tripulación ante su hundimiento. Según las fuentes rusas, el buque se hundió por un incendio registrado a bordo la noche anterior, que provocó la detonación de munición almacenada.

El Moskvá era el buque principal de la clase de cruceros lanzamisiles del proyecto 1164 de la Armada rusa, que servía en la Flota del Mar Negro. El crucero estaba equipado con un sistema de defensa aérea de tres niveles que en principio debería haberle dado tres oportunidades para defenderse de un ataque con misiles Neptuno.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: