El Consejo de Seguridad de la autoproclamada República de Transnistria —que comparte fronteras con Moldavia y Ucrania— convocado por su presidente, Vadim Krasnoselski, activó este martes la alerta terrorista máxima para los próximos 15 días después de una serie de atentados registrados esta semana en su territorio.

“Los culpables serán procesados por terrorismo, tentativa de asesinato y tenencia ilícita de armas”, declaró Krasnoselski. Al mismo tiempo, las autoridades decretaron retomar las clases a distancia para las escuelas locales y cancelar los exámenes de graduación y el desfile del 9 de mayo en honor a la victoria de la URSS sobre la Alemania nazi.

“Los rastros llevan a Ucrania”

“Tras tres décadas de vida pacífica después de la guerra de 1992, Transnistria se convirtió en objeto de ataques terroristas”, lamentó Krasnoselski. “Como mostraron las primeras conclusiones de las actividades operativas y de investigación de emergencia, los rastros de los ataques llevan a Ucrania”, afirmó.

El mandatario recordó que la república se mostró neutral desde el inicio de la operación rusa en el país vecino y recalcó que continuará absteniéndose de intervenir. “Creo que aquellos que organizaron dicho atentado tienen como objetivo involucrar a Transnistria en el conflicto. Y puedo decir con seguridad que no lo conseguirán. Transnistria sabrá defenderse”, aseveró.

Paralelamente, Krasnoselski instó a las autoridades de Ucrania a investigar “el desplazamiento ilícito de ciertos grupos de combate” y “los actos terroristas” cometidos por estos en el territorio de Transnistria. Por otra parte, pidió a Moldavia “no ceder a las provocaciones” y no permitir que el país sea involucrado en ninguna agresión contra la república.

Escalada en la región

Por su parte, la presidenta de Moldavia, Maia Sandu, convocó este lunes una sesión de urgencia del Consejo Supremo de Seguridad por las explosiones en Transnistria, que el país considera parte de su territorio. La mandataria sugirió que los ataques fueron perpetrados por las fuerzas enfrentadas de la región, que buscan desestabilizar la situación.

“Lo que pasa en la región significa una escalada”, alertó Sandu. “Quiero subrayar que Chisináu llama a una solución pacífica del conflicto”, agregó.

¿Qué ocurrió?

A las 17:00 de este lunes (hora local), varias explosiones se registraron en la sede del Ministerio de Seguridad del Estado, situada en la capital transnistria, Tiráspol. Según el Ministerio del Interior de la república, el edificio fue objeto de un ataque llevado a cabo con un lanzagranadas.

Asimismo, en la madrugada de este martes se informó de otras dos explosiones que destruyeron potentes antenas de un centro de radio regional que transmite emisiones en ruso.

Mientras tanto, aparecieron informaciones de otro ataque perpetrado en un aeródromo militar ubicado cerca de Tiráspol, que habría sido alcanzado por minas de 60 mm, extensamente utilizadas por la OTAN, según el corresponsal de guerra Semion Pégov.

Aunque las explosiones causaron daños a los edificios y las instalaciones del lugar, las autoridades descartaron que produjeran víctimas o heridos.

La República Moldava Pridnestroviana

La autoproclamada república se declaró independiente tras la caída de la URSS, un hecho que provocó una guerra civil en 1992. El conflicto, que se cobró unas 800 vidas, terminó tras la intervención de pacificadores rusos, que se encuentran estacionados en Transnistria desde aquel entonces.

Más de 30 años después, el territorio, conocido oficialmente como República Moldava Pridnestroviana, sigue sin ser reconocido por la ONU.

Aunque Transnistria tiene tres lenguas oficiales —moldavo, ruso y ucraniano—, gran parte de la población utiliza el ruso.

*Con información de RT.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: