El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha refutado en una entrevista en La Vanguardia la teoría que vincula al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) con el atentado de las Ramblas y Cambrils, que tuvo lugar el 17 de agosto de 2017 en la capital catalana. Dicha teoría la defienden el ex-comisario Villarejo, determinados partidos políticos y medios de comunicación e incluso colectivos ciudadanos, como ya explicamos esta semana en Rambla.

Trapero asegura que “la respuesta más efectiva, con mayor conocimiento de datos, más profunda y más leal fue la del CNI”. “No tengo ningún indicio de la teoría conspiradora. Y la única realidad de ese momento es que el CNI nos ayudó mucho en la investigación”, añade.

Sobre la relación del imán con el CNI afirma que “una cosa no necesariamente lleva la otra. Los Mossos colaboramos con muchas personas. Puede haber un confidente de la policía a quien después se engancha, por ejemplo, con un transporte de drogas”.

El mayor de los Mossos también se refiere a los agentes implicados en la muerte de los terroristas. Expone que cuando se reincorporó al cuerpo después de ser cesado y se reunió con los agentes en cuestión “percibimos el dolor, las consecuencias que ha tenido para ellos como personas y como profesionales todo lo que ocurrió. Hay mucho de dolor que nos expresan, y muestran que no se sienten acompañados”.

Además, considera “que la sociedad debería haber sido más generosa con las víctimas”. “La sociedad no ha hecho grandes reconocimientos. No ha sido generosa, y no lo ha sido porque no se le ha animado a serlo. Pienso que vivimos un agosto, septiembre y octubre que fueron momentos de tormentas. Esto lo explica todo”, ha manifestado.

Ante estas declaraciones, el entrevistador ha preguntado al mayor de los Mossos: “¿Lo dice por el proceso? ¿Qué el conflicto político lo tapó todo?”. “Sí. Es así. Totalmente”, ha replicado Trapero, según recoge el diario.

Por otra parte, Trapero no niega que se sintiera utilizado durante esos meses por algunos políticos. “Yo no puedo decirlo. Cada uno jugó sus cartas. Algunos dando un valor especial a nuestro trabajo de una manera exagerada y otros al revés, colocando errores donde no los había”, asegura.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: