Los payeses se han manifestado en toda Catalunya este sábado para denunciar lo que consideran un «abuso de las distribuidoras» a la hora de fijar los precios de compra de los alimentos. Aseguran que se les paga por debajo del coste de producción y, por lo tanto, están «perdiendo dinero».

Unió de Pagesos (UP) ha convocado movilizaciones en 10 puntos de Catalunya ante los centros comerciales. Ha habido tractoradas y concentraciones en las comarcas gerundenses, en el Pirineo, en las Terres de l’Ebre, en el Camp de Tarragona, en los llanos de Lleida, en la Catalunya central y en el área metropolitana.

El sector acusa a las distribuidoras de pagar en función del precio máximo que fijan al supermercado y esto obliga al payés a vender por una cantidad que no le permite cubrir los gastos, especialmente en el caso de la leche.

A la histórica reivindicación del precio que les pagan las grandes superficies, los agricultores han añadido el incremento de costes de producción a causa de la subida del gasóleo, los abonos y los productos fitosanitarios. Pere Guinovart, coordinador territorial de la UP en el Camp de Tarragona, ha cifrado el aumento entre el 30% y el 40%.

Los manifestantes han repartido hojas informativas donde piden que se paguen unos precios justos. En Tarragona también han tirado estiércol delante de un establecimiento comercial. En las Terres de l’Ebre, los sindicalistas han protestado ante el Mercadona de Móra d’Ebre y el Esclat de Móra la Nova. Las acciones se han reproducido en Lleida, la Seu d’Urgell, la Vall d’en Bas y Vilafranca del Penedès.

En las comarcas gerundenses, uno de los temas que más denuncian los campesinos son los abusos que hacen las grandes cadenas de supermercados a la hora de pagar la leche a los productores a unos precios tan bajos que no les permiten sobrevivir. Dicen que lo hacen a través de las marcas blancas.

En concreto, el responsable del sector lechero en la demarcación, Marc Xifra, ha denunciado que están recibiendo 0,35 céntimos por litro, cuando el coste actual es de diez céntimos más; por lo tanto, acaban perdiendo dinero para trabajar.

Al final de la protesta, los agricultores han esparcido leche y líquido rojo para hacer visible «la muerte del sector lechero». Y es que actualmente hay menos de 400 explotaciones ganaderas en Catalunya, cuando habían llegado a ser más de 1.600. «Esto es una sangría que se tiene que parar como sea», ha concluido Xifra.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: